Ya en la calle el nº 1039

El Ayuntamiento de Caravaca recibirá la cesión de parte de la colección de obras del escultor y catedrático Rafael Pi

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

AYUNTAMIENTO DE CARAVACA

El Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz recibirá la cesión de una parte de la colección de esculturas de Rafael Pi Belda (1929-2012), gracias al acuerdo firmado entre el alcalde, José Francisco García, y la viuda del artista, Florencia Castán.

En virtud de dicho acuerdo, Florencia Castán -como representante de la familia- manifiesta su compromiso para ceder piezas de la producción artística que actualmente permanecen en la casa y en el taller del escultor y catedrático Rafael Pi, artista de origen valenciano cuya trayectoria personal y profesional estuvo estrechamente ligada a Caravaca de la Cruz. El Ayuntamiento de Caravaca, por su parte, dejará expuesta la obra escultórica en espacios municipales, como el Museo de la Fiesta, para que tanto caravaqueños como visitantes puedan disfrutar de ella.

José Francisco García ha expresado su agradecimiento a la viuda y la familia de Rafael Pi por este acto de generosidad con Caravaca de la Cruz; “Rafael Pi se integró perfectamente en la sociedad caravaqueña, tanto a nivel profesional como personal, participando muy activamente de su vida social, cultural y festiva y cultivando grandes amistades”.

El alcalde ha señalado “esta cesión vendrá a enriquecer el patrimonio artístico local y será una forma de rendir homenaje a una persona que tanto quiso y tanto se identificó con nuestra tierra”. Asimismo ha recordado que “las esculturas en gran formato de Rafael Pi son una parte destacada del paisaje urbano y de la identidad de Caravaca de la Cruz, destacando entre ellas las dedicadas a San Juan de la Cruz, al Moro y al Cristiano y a los Caballos del Vino, así como de los vecinos municipios del Noroeste”

Por su parte, Florencia Castán ha manifestado su alegría por este acuerdo en el Ayuntamiento “porque la obra de Rafael Pi no podrá estar en mejor lugar”, añadiendo que “en la familia todos llevamos a Caravaca en el pensamiento, en la palabra y en el corazón”.

Una vez que se ha materializado este acuerdo de declaración de intenciones, la viuda del artista seleccionará las obras que viajarán a Caravaca para su exposición permanente y, en su momento, se redactará y firmará el correspondiente convenio que regulará el número y la tipología de las piezas y la duración de la cesión.

Rafael Pi Belda residió en Caravaca de la Cruz con su familia, donde ejerció de profesor del Instituto San Juan de la Cruz, desempeñando también el cago de concejal de Cultura en la década de los ochenta. Sus aportaciones culturales a la sociedad caravaqueña le hicieron merecedor de la distinción de Hijo Adoptivo de la Ciudad.

DATOS BIOGRÁFICOS:

Rafael Pi Belda nació en Valencia el 25 de enero de 1929. Su infancia transcurrió en el centro histórico de la ciudad, en la plaza del Miguelete, junto a la Catedral. Con 12 años ingresó en el  curso de Dibujo Artístico que se impartía en la Escuela del Gremio de Maestros Carpinteros.

Desde los 16 años asistió al taller del maestro y escultor Carmelo Vicent, donde aprendió las técnicas del modelado, la talla y el relieve como preparación para el ingreso en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. Entre 1947 (con dieciocho años) y 1952 estudió la especialidad de escultura en dicha escuela.

A finales de los años cincuenta se integró en la Asociación Arte Actual (Asamblea Permanente de Artistas del Mediterráneo), participando en sus certámenes artísticos.

En 1952, tras acabar sus estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de Valencia, fue pensionado por oposición por la Excma. Diputación de Valencia, con el objetivo de ampliar estudios en Madrid y en Roma.

En la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, asistió a las clases de modelado del natural impartidas por el profesor Enrique Pérez Comendador.

En 1957 marchó a Roma, continuando con la pensión de la Diputación de Valencia. Prosiguió sus estudios en Milán, Florencia, Pisa y Venecia, donde estudió los grandes modelos de la antigüedad clásica, renacentista y barroca.

En 1962 obtuvo la medalla de oro en el III Salón de Marzo de Valencia. En 1976, logró el premio de escultura de la Universidad de Sevilla, en la XXV Exposición de Otoño. En 1977 obtuvo el premio de la Real Maestranza de Sevilla y en 1978 el premio del Círculo de Labradores de Sevilla, en sus ediciones XXVI y XXVII.

En 1982 obtuvo el Premio Nacional de Escultura Numancia en la ciudad de Soria, por su obra titulada Torso Femenino. En 1983 comenzó una etapa de esculturas de gran tamaño con el monumento al Moro y al Cristiano en Caravaca de la Cruz (Murcia) y este mismo año fue propuesto como candidato al Premio Príncipe de Asturias.

Durante el curso 1986-87 fue nombrado catedrático de Dibujo de Torrent (Valencia) y hasta el año 1994 compaginó el desarrollo de su trabajo como profesor con su taller de escultura. En esa etapa recibió encargos de monumentos de gran tamaño, encargos de diferentes ayuntamientos, entidades religiosas y particulares. Su obra se encuentra representada en espacios como el Museo Provincial de Cuenca, Caja de Ahorros de Sevilla, Ayuntamiento de Mojácar, Teatro Guerra de Lorca, Instituto de Bachillerato Floridablanca de Murcia y Diputación de Valencia.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.