AYUNTAMIENTO DE CARAVACA

El Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz ha recibido en donación el archivo que durante su dilatada vida fue atesorando el polifacético caravaqueño Antonio Medina García (1921-2010), compuesto por materiales que abarcan buena parte de la vida cultural y artística local y nacional de la segunda mitad del siglo XX.

“Antonio Medina fue uno de los vecinos más característicos de la Caravaca de la segunda mitad del siglo XX, siendo todo un referente de la vida social, cultural y festera, siempre comprometido con nuestra ciudad”, ha expresado el alcalde, quien ha agradecido a los sobrinos el gesto de la donación

“Antonio Medina fue uno de los vecinos más característicos de la Caravaca de la segunda mitad del siglo XX, siendo todo un referente de la vida social, cultural y festera, siempre comprometido con nuestra ciudad”, ha expresado el alcalde, quien ha agradecido a los sobrinos el gesto de la donación

El acto de la firma de la donación ha contado con la presencia del alcalde, José Francisco García; el concejal de Cultura, Juan Manuel de León; el técnico del área municipal de Cultura, Diego Marín, y familiares de Antonio Medina, especialmente sus sobrinos, de quienes ha efectuado como portavoz Salvador Medina.

Material audiovisual y gráfico, discos de piedra y vinilo, publicidad de actos culturales en Madrid y Caravaca desde finales de los años 40 hasta los 80, correspondencia con artistas y productores de la época, letras de canciones, guiones, diseños de enjaezamientos de Caballos del Vino y objetos personales, entre otros materiales, componen estos fondos, reflejo de una vida a caballo entre Madrid y Caravaca en la que siempre estuvo presente el mundo del teatro, de las variedades y los espectáculos musicales.

“Antonio Medina fue uno de los vecinos más característicos de la Caravaca de la segunda mitad del siglo XX, siendo todo un referente de la vida social, cultural y festera, siempre comprometido con nuestra ciudad”, ha expresado el alcalde, quien ha agradecido a los sobrinos el gesto de la donación.

“Este material que recibe el Ayuntamiento, a través de su Archivo Municipal, es memoria de nuestra ciudad, reflejo de una época que se fue, en la que varias generaciones de caravaqueños, con trabajo, ilusión y esfuerzo, construyeron una sociedad mejor”, ha añadido José Francisco García. “Medina forma parte de esa sociedad caravaqueña formada por hombres y mujeres valientes e ilusionados que décadas atrás sentaron las bases de lo que hoy somos y posibilitaron que nuestra ciudad creciera y prosperara con su identidad, empuje y alegría”, ha subrayado el alcalde.

Diego Marín ha explicado que “estos fondos, numerosos y variados, que comprenden varias décadas, van a ser custodiados desde ahora en el Archivo Municipal de Caravaca y, una vez catalogados e inventariados, y digitalizados, podrán ser consultados por cualquier persona interesada”. “El trabajo de conservación y catalogación es fundamental para evitar que este material desaparezca y a la misma vez para garantizar su uso y su consulta”, ha añadido.

Antonio Medina fue letrista de canciones interpretadas por artistas como Imperio Argentina, Lola Flores o Gracia de Triana, aunque sus creaciones no fueron registradas a su nombre, sino al de la empresa que se aprovechó comercialmente de sus obras, sin que él se lucrara de los beneficios económicos. Con muchas de estas artistas mantuvo una relación de amistad y epistolar a lo largo de los años, pues también trabajó y dirigió espectáculos en Madrid.

En las décadas centrales del siglo pasado produjo y dirigió montajes musicales en el Gran Teatro Cinema de Caravaca, con aficionados locales, como ‘Salero de España’, con el que rindió homenaje a la artista caravaqueña ‘La Salerito’; ‘Cuando mi tierra canta’, ‘Maravillas españolas’ y ‘Fantasía de colores’, entre otros, destinando las recaudaciones a fines benéficos varios.

En el ámbito de las Fiestas de la Vera Cruz, además de personal laboral de la Real e Ilustre Cofradía, fue componente de la kábila Abul Khatar; presidente del Bando Cristiano; del grupo Caballeros de Navarra y siempre colaboró con las actividades culturales y teatrales de la kábila de los Rifeños, además de con cuantas asociaciones solicitaron su asesoramiento y ayuda.

Reivindicó en Caravaca la carrera artística de la caravaqueña Maruja Garrido, para quien consiguió que se dedicara la céntrica avenida de la ciudad que sigue llevando su nombre. Igualmente, entre otras muchas actividades, dirigió y presentó programas de radio para divulgar el patrimonio musical español. Antonio Medina falleció el 17 de mayo de 2010.