La comunidad de Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales (LGBTI) ha conquistado grandes avances en términos de igualdad desde que el 17 de mayo fuera decretado ‘Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia’, una fecha que coincide con la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hecho que tuvo lugar en 1990.

La comunidad de Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales (LGBTI) ha conquistado grandes avances en términos de igualdad desde que el 17 de mayo fuera decretado ‘Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia’, una fecha que coincide con la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hecho que tuvo lugar en 1990.

En el balcón del Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, al igual que en miles de instituciones a nivel mundial, cuelga, por primera vez, la bandera multicolor con motivo del ‘Día Internacional contra la Homofobia’, como un acto de respeto y reconocimiento a los derechos del citado colectivo.

El 26 de septiembre de 2014 el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó una resolución para combatir la violencia y la discriminación por orientación sexual e identidad de género. Fue presentada por 42 copatrocinadores, entre ellos, Brasil, Chile, Colombia, Uruguay, Bolivia, Estados Unidos y varios países europeos.

Uno de los grandes logros alcanzados en esta materia es la legalización del matrimonio con la posibilidad de ejercer la adopción, algo que es permitido en países del mundo, incluso en naciones muy religiosas y conservadoras. El matrimonio igualitario ya ha sido aprobado en más de 20 países. Holanda fue pionero, tras ratificar en 2000 la medida igualitaria. También es legal en naciones como Bélgica (2003), Canadá y España (2005), Sudáfrica (2006), Noruega y Suecia (2009), Portugal e Islandia (2010), Dinamarca (2012), Nueva Zelanda, Francia, Luxemburgo, Irlanda, Estados Unidos, Inglaterra, Gales, Escocia y Finlandia.

Los avances en este sentido han trascendido paulatinamente como es el caso de la unión civil que recientemente ha sido aprobada en Italia, una de las pocas naciones en que no tenía legislación sobre uniones civiles, homosexuales o heterosexuales.

El colectivo LGBTI también ha reivindicado cambios normativos en la denominación registral para personas transexuales y ha logrado la inclusión de artículos en algunos estatutos de autonomía sobre la no discriminación por orientación sexual e identidad de género.