AYUNTAMIENTO DE BULLAS

Los alumnos del Colegio Obispos García Ródenas han llegado con retraso esta mañana a las aulas a modo de protesta para pedir a la Consejería de Educación que reabra una línea de infantil en el centro.

El AMPA de este colegio público se ha manifestado hoy de 9 a 9.30 horas a las puertas del centro exigiendo que no se masifiquen las aulas en los colegios del municipio de Bullas y, por tanto, demandar la doble línea de infantil. Y es que son seis las familias de Bullas que no han podido elegir el centro educativo en el que escolarizar a sus hijos.

Arropados por padres, madres, vecinos y alumnos han leído un manifiesto que han querido apoyar con su presencia la Diputada Regional del PSOE, Choni Ludeña, representantes de Comisiones Obreras y el Concejal de Educación, Antonio José Espín.

Hace unos días esta misma AMPA presentó ante la Consejería más de dos mil doscientas firmas de apoyo, además de contar con el favor de los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento que el mes pasado aprobaron por unanimidad una moción en la que exigían la reapertura de esta unidad defendiendo la libertad de elección de centro.

«La decisión de la Consejería de Educación de recortar aulas afectará a toda la Comunidad Educativa de Bullas» ha manifestado el Concejal Antonio José Espín quien ha dicho que «el año que viene las clases llegarán a los 25 alumnos en vez de una ratio de 22,9 alumnos por aula y, por lo tanto, no quedará oferta pública de puestos escolares a lo largo del año en todo el municipio».

Desde el AMPA del Ródenas seguirán con las manifestaciones hasta lograr lo que creen que es justo y es que los niños que el año que viene comienzan su escolarización lo hagan en aulas no masificadas. Mañana de nuevo se plantarán a las puertas del centro a primera hora y por la tarde han convocado una manifestación a las 20.30 horas en la Plaza de España.