Rubén Castillo Gallego/ www.rubencastillo.blogspot.com

Afirma una canción popular, con sintaxis haPascual Garcíarto discutible, que veinte años no es nada. Pero no es cierto. Veinte años son muchos, para lo bueno y para lo malo: para el amor, para el odio, para el trabajo, para la tristeza, para el esfuerzo. Y veinte años son los que lleva Pascual García (Moratalla, 1962) publicando obras «en papel», como dicen los neotontos. Hablo del año 1995, en una de cuyas tardes aquel muchacho que era amigo mío desde finales de 1990 se presentó ante mí con un libro de cuentos en la mano. Se titulaba «El intruso» y me lo tendió como quien entrega un trozo especial de su alma: ilusionado, tímido, feliz. Desde entonces, raro ha sido el año en que Pascual no ha publicado un poemario, una novela, un ensayo, una recopilación de artículos, un volumen de relatos. Algunos privilegiados los tenemos todos, con dedicatoria, leídos y subrayados, con las huellas dactilares del autor. Y en 2014 ha nacido «El arte, las palabras y las horas», que hoy ocupa esta página.
En este volumen se recopilan un buen número de escritos culturales que, diseminados en el espacio y en el tiempo, adquieren aquí el gozo de la reunión. Con su prosa excelente y su finísima inteligencia, Pascual García nos ofrece la oportunidad de que lo acompañemos en un viaje proteico, lleno de pinturas, palabras e imágenes del ayer: nos sentaremos en el estudio del pintor Pedro Serna, para escuchar la sencillez cercana de sus explicaciones; visitaremos las calles estrechas de Blanca, para que Pedro Cano nos muestre sus ideas y sus colores; escucharemos durante tres horas torrenciales a Francisco Cánovas; nos aproximaremos a la sensibilidad humilde y honda de Francisca Fe Montoya; bucearemos en la poesía de Eloy Sánchez Rosillo y en la prosa de Pedro García Montalvo, Salvador García Aguilar o Miguel Espinosa; o, en fin, nos deleitaremos con el análisis de un emocionante poema de José Selgas y Carrasco.
Pero quizá la parte más suculenta del tomo sea la que aparece rotulada con el marbete de «Las horas», porque en ella descubrimos al Pascual García más personal, menos académico, que nos habla de su paso por la universidad de Murcia (y sus impresiones sobre algunos de los docentes que allí encontró), de sus lecturas sobre la institución matrimonial a lo largo de la historia de la literatura (un gracioso escrito que se titula «Vilipendio y refutación del matrimonio en algunos textos literarios» y que se encuentra entre las páginas 271 y 307) o de sus invectivas contra la estación primaveral.
En suma, las diferentes caras y aristas que, combinándose al modo libérrimo de los caleidoscopios, forman el rostro y el alma de ese escritor dúctil, brillante y magnético al que conocemos como Pascual García.
Copiaré unas palabras suyas del prólogo: «No existen apenas razones para escribir un libro, por mucho que nos empeñemos, pero no conozco ninguna, salvo la vanidad, para publicarlo» (p.16). A mí, francamente, sí que se me ocurre una, y se me figura que es poderosa: el afán de comunicarte con otras personas mediante el uso de los vocablos y la literatura. Yo disfruto y aprendo con cada libro que publica Pascual, al que nadie supera como escritor en Murcia. Y me honra seguir mereciendo de sus labios el calificativo de «hermano».