Jaime Parra/Fotografía: Salva Roldán

“Me gusta dibujar pájaros y perros con flequillo, amo los formatos diminutos y las reproducciones en miniatura de cualquier cosa”, así hablaba sobre ella misma la ilustradora nacida en Bullas María Moya, quien recientemente ha participado en dos exposiciones colectivas en la ciudad de Murcia, junto a 21 artistas del colectivo Ilustra en la galería Léucade y también en la casa Chiriribi. Su primerLa ilustradora María Moya libro: “Il domatore di foglie” escrito por Pina Irace, Ed. ZOOlibri, Italia, ha sido publicado en cinco idiomas (italiano, chino tradicional y simplificado, danés y japonés). El segundo “L’omino del blu” con texto de Cristina Bellemo, Ed. ZOOlibri, salió hace unos meses y nos tiene a todos expectantes, ¿funcionará igual de bien? Sobre su primera publicación señala: “Publicar el primer libro es muy complicado. Los editores hacen una gran inversión con cada nuevo libro y nadie les garantiza que éste vaya a funcionar bien en el mercado, esto hace que muchos prefieran autores consagrados que jóvenes desconocidos. Para mi, supuso una gran oportunidad, la certeza de saber que si se trabaja lo suficiente se puede llegar a publicar”.

-¿Cómo recuerdas tus primeros pasos profesionales?

Los recuerdo con mucha ilusión, también con incredulidad, nunca pensé que podría dedicarme a la ilustración de forma profesional, así que, he disfrutado y vivido muy intensamente cada etapa.

-¿Cuáles son tus próximos proyectos y exposiciones?

Ahora mismo estoy trabajando en dos libros, uno junto a una escritora murciana y otro para una editorial. No tengo exposiciones programas por el momento.

-¿Qué aporta a tu arte pertenecer a un colectivo como Ilustra Murcia?

Trabajar junto a otros ilustradores es muy enriquecedor, se aprende mucho viendo como otros resuelven problemas que nos son comunes, también de las diferentes formas de afrontar un proyecto, de lo que los demás ven en tu trabajo que tú no eres capaz de ver.

-¿Qué libro te gustaría ilustrar?

– “Industrias y andanzas de Alfanhuí” de Rafael Sánchez Ferlosio.

-El arte digital y la aplicación de nuevas tecnologías tienen cada vez más importancia en el gremio. ¿Tú que prefieres?

Las técnicas tradicionales, sin duda. Pinceles, lápices, tintas, acuarelas…

-¿Comenzaste el 20 un taller para niños en el Cuartel de Artillería, ¿el arte se puede enseñar? -Depende de lo que entendamos por “arte”. Se pueden enseñar las técnicas, los procedimientos, trucos para estimular el pensamiento creativo, se puede incentivar el pensamiento crítico, la reflexión… etc., pero supongo que el “Arte” no se enseña, se muestra, se siente y se hace.

¿Qué ilustradores te han marcado?

-Uff… una lista interminable: Sempé, Tomi Ungerer, Franco Matticchio, Roberto Innocenti, Maurice Sendak, Tony Ross, Pablo Amargo, Pablo Auladell, Gabriel Pacheco, Maurizio Quarello, Mauro Evangelista…. y paro aquí.