Ya en la calle el nº 1047

El Año Jubilar y la Autovía han supuesto un antes y un después en lo espiritual y lo material, por Domingo Aranda

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Domingo Aranda, alcalde de Caravaca en los años jubilares 2003 y 2010

Cuando el día 9 de enero de 1998 el Papa, hoy San Juan Pablo Il concedió a esta ciudad del noroeste murciano la celebración de un Año Jubilar a Perpetuidad en torno a la devoción a la Vera Cruz, a celebrar cada siete años.

Sumándose de esta manera a los otros jubileos que se celebraban también a perpetuidad en Jerusalén, Roma, Santiago de Compostela y Santo Toribio de Liébana, aún no me había introducido en la vorágine de la política, cosa que ocurrió en las elecciones locales de 1999.

La inminencia del primer año Jubilar, tras la concesión papal, junto a la vocación de servicio público, fueron determinantes para mi posterior presencia al frente del Consistorio caravaqueño. Una vez más, la acción conjunta de varias instituciones (Ayuntamiento, Cofradía, Obispado, Comunidad Autónoma y Estado) nos llevó, a partir de las experiencias anteriores, a una organización cada vez mejor y una mayor difusión del conocimiento y devoción de la Cruz, con un progresivo aumento de visitantes y un incremento del sentido religioso- crucífero de éstos

El Año Jubilar y la Autovía han supuesto un antes y un después en lo espiritual y lo material, por Domingo Aranda
Durante la visita del príncipe Felipe a Caravaca

Para nuestro Municipio, dos hitos históricos: EL AÑO JUBILAR Y LA AUTOVÍA DEL NOROESTE, prácticamente coetáneos, han supuesto un antes y un después, desde lo espiritual y lo material, que definirán un nuevo marco de desarrollo en todos los órdenes.

Soy optimista, pero considero que, a pesar de los esfuerzos y considerables inversiones que están produciendo, es necesaria una continua remodelación de su patrimonio cultural, degradado en buena parte en su casco histórico, cortar la hemorragia poblacional de las Pedanías, eliminar la inestabilidad laboral y precariedad en el empleo, completar el tejido de infraestructuras de comunicaciones regionales y nacionales, fomentar un modelo económico y social que mantenga un verdadero equilibrio intersectorial

Nuestra tierra, La Comarca del Noroeste y, más en concreto, Caravaca de la Cruz desde el siglo XIII, ha visto como numerosos viajeros han acudido a visitar la ciudad, sus monumentos y, sobre todo, su Cruz.

En 1998, se concedió el Año Jubilar «in perpetuum», de forma que cada siete años y con carácter permanente, los peregrinos pueden ganar el Jubileo. Paralelamente, esta

histórica ciudad del noroeste murciano ha conocido un desarrollo de las infraestructuras como nunca en su historia se había producido.

Gracias, sobre todo, a estos dos factores se esboza un futuro halagüeño en Caravaca, que sin duda va a contribuir al desarrollo de la actividad económica en la misma y a que, por tanto, la Ciudad Santa se consolide como alternativa y complemento al tradicional modelo turístico de Sol y Playa.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

  • Sonrisa Saharaui
  • JUNIO MULA 24
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • lymaco
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
Suscripción ELNOROESTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción ELNOROESTE