La agricultura es uno de los grandes motores económicos y sociales de las comarcas del Noroeste y Río Mula. Su pasado eminentemente agrícola ha dado paso que esta tierra cuente con dos de las grandes denominaciones de origen de la Región de Murcia, el Arroz de Calasparra, y los Vinos de Bullas.

El olivo, la almendra, los frutales de hueso y los cítricos, así como las nuevas explotaciones, todo ello unido al sector de la flor cortada, un sector lleno de nuevas oportunidades, donde se une la tradición con la modernización de sus sistemas de regadío y una cultura ecológica.

El consejero de Agricultura, Agua y Medio Ambiente, Antonio Luengo, hace balance de lo que ha sido este 2021.

“El año que cerramos ha estado marcado por los retos y desafíos que el sector agrario ha tenido que hacer frente. El aumento de costes y materias primas, la bajada de precios de venta, el aumento de las exigencias ambientales o la negociación de la futura Política Agraria Común (PAC), en la que hemos pedido que se recoja el secano rabioso de áreas como la del Noroeste, han estado presentes y marcado la actividad agraria de la Región.

Desde el Gobierno de López Miras hemos defendido y respaldado al sector con 65 millones de euros en ayudas como las concedidas para agricultura ecológica, jóvenes agricultores, modernización de explotaciones, industria agroalimentaria y regadíos o el impulso de comarcas como la del Noroeste con el desarrollo de iniciativas en favor de sectores como las aromáticas, la flor cortada o los frutos secos. Y en materia de ganadería con la puesta en marcha de la Escuela de Pastores, necesaria para formar y garantizar el futuro del sector.

Y, como no, seguiremos defendiendo el desarrollo de las zonas rurales mediante la cuarta convocatoria de Grupos Operativos de Innovación con 3 millones de euros para proyectos que ayuden a fijar riqueza y población en estos entornos”.

Del mismo modo, COAG-IR en su balance de año agrario constata un ejercicio 2021 marcado por una crisis de precios en origen que se esta volviendo estructural y una carga de costes de producción que, con el incremento de los costes de la energía, empieza a resultar insoportable.

A estos condicionantes hay que agregar la entrada descontrolada de productos de terceros países, frente a los que se compite en absoluta desigualdad de costes y condiciones de producción, los efectos, cada día más apreciables, del cambio climático, con floraciones muy tempranas a los que luego les suceden alguna helada que destruye buena parte de las cosechas, y una reforma de Política Agraria Común para los años venideros introduce criterios que supondrán ajustes importantes para los agricultores de la Región. Los cítricos han sufrido un año marcado por una cosecha menor que no se ha traducido en mejora de precios, que han sido sensiblemente más bajos.

Además, en el ejercicio se han advertido entradas masivas de cítricos de países terceros que, en algunos casos, han venido con incidencias en los contingentes con riesgos potenciales tanto para la salud vegetal de las producciones murcianas como para la población.

Con respecto a uva para vinificación, en comparación con el año pasado, que no fue positivo, los precios han ascendido muy poco. La venta se está haciendo prácticamente por debajo de costes de producción, si seguimos en esta situación la Región de Murcia se verá afectada en el viñedo por la venta de derechos a otras Comunidades Autónomas, lo cual sería una irreparable pérdida para nuestro sector.

En Aceite se aprecia ahora una pequeña subida de precios, un pequeño consuelo, porque llevamos un año muy flojo por falta de agua.

En Almendra, vemos que se está defendiendo bien, con los precios prácticamente como el año pasado, que rondan 2,5 euros la ecológica y sobre 1 euros la convencional.

Durante la pandemia del COVID-19 la producción de la Flor Cortada se tiró a la basura, el sector estaba empezando a remontar, pero nuevamente surge otro problema: La subida de los precios de costes, como abonos, fitosanitarios, plásticos, esquejes, etc. Aun subiendo los precios de venta de la flor, no se están compensa costes por los gastos en producción tan elevados. De seguir así, las producciones serán cada vez más pequeñas tendiendo a desaparecer la mayoría de las explotaciones de flor de la Región.

El Cereal ha tenido un año positivo en lo agronómico, con una buena cosecha y unos precios adecuados, si los costes de producción no se hubieran incrementado, estaríamos hablando de un gran año para estos productores, pero los costes han mermado los ingresos de las explotaciones, detrayendo gran parte de los beneficios.

Los sectores ganaderos han tenido un año más positivo, aunque también lastrados por los costes de producción, en especial los energéticos. El ovino ha registrado precios al alza, en parte beneficiado por la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que ha dejado más mercado. El Porcino ha tenido más demanda por la entrada en nuevos mercados y los problemas de peste porcina en China. El vacuno de carne también ha podido ampliar mercados en Europa, con lo que se ha visto favorecidos por una mayor demanda. La leche, al ser en nuestra Región, fundamentalmente de cabra, ha tenido un año correcto, puesto que, al contrario que la de vaca, ha tenido precios adecuados por su equilibrio con la demanda y la producción de los quesos con Denominación de Origen de la Región de Murcia, que tienen muy buena acogida.

Por su parte, José Martínez, presidente del Consejo Regulador de la DO Calasparra realiza un balance “muy positivo para este sector porque, a pesar de las dificultades, se ha crecido en hectáreas, se ha aumentado en producción de arroz ecológico y la calidad del arroz de esta campaña es excelente. En ese sentido contentos”.

Sobre las Jornadas Gastronómicas del Arroz resalta han sido muy positivas positivas. El año que viene volveremos con más fuerza, ya que nos dan gran publicidad».

En cuanto a Origen Murcia, “2021 nos deja su nacimiento, la idea es crear sinergias entre las denominaciones de origen, ir de la mano, presentar algún proyecto a través de los fondos europeos que gestiona Integral”.

Al igual que Arrozinnova, un programa que cuenta con una ayuda de 165.565 euros, pretende mejorar la productividad y la calidad de los cultivos en un 25 por ciento.