PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Aparecer en los quioscos una vez a la semana nos dificulta, a veces, ordenar prioridades y llevar los asuntos musicales y sus acontecimientos con adecuado orden. Ha sido durante Agosto, sí, cuando hemos perdido a otro proverbial músico, como lo ha sido Glen Travis Campbell (22-04-1936, Billstown-Delight-Arkansas-EE.UU./08-08-2017, Nashville-Tennessee-EE.UU.). Conocido, artísticamente, como Glen Campbell, fue uno de los iniciadores de la fusión del country con los sonidos del pop o música popular. Presentador de la televisión estadounidense, actor, compositor y reputado cantante, brilló con una serie de éxitos que “se destaparon” en las décadas doradas, años ’60 y ’70 del pasado siglo XX. Johan Wayne ganó un Óscar con la película “True Grit”, cuya música fue creada por Campbell, nominada, igualmente, al premio de la Academia.


Ganador de los “Grammy” en diversas citas del certamen, convirtiéndose en el único artista que se hizo con el galardón en dos categorías diferentes, de forma simultánea (pop y country). El “Salón de la Fama de la Música Country” también le rindió tributo en 2005. La música pop estadounidense, igualmente, gozó de lujo y brillo con sus creaciones, destacando, entre otras muchas, la titulada “Cuando llegue a Phoenix” (“By the time I get to Phoenix”), tema que le sirvió para ser considerado como un auténtico clásico del pop americano, género que practicó y dominó junto al rock and roll, folk, balada y el ya destacado country. También tocaba la guitarra y utilizaba su seductora voz para mantenerse en la cima del éxito y ser considerado mundialmente como uno de los grandes del country-pop.
Capacidad de lucha
Con 81 años, se ha marchado para siempre a consecuencia del Alzheimer que le fue diagnosticado en 2011, lo que no le impidió mantenerse activo hasta 2013 y combatir su dolencia con extraordinaria humanidad, capacidad de lucha y esfuerzo denodado, a pesar de la desorientación sufrida en algunos escenarios, situación que superó con la fuerza de la música y su gran profesionalidad.
Relacionar todas sus canciones y su amplia obra musical es un ímprobo trabajo que no puede tener cabida en cualquier artículo periodístico por su enorme dimensión y extraordinario brillo de muchas de sus composiciones, una obra acumulada durante nada más y nada menos que 54 años de intensa e ininterrumpida actividad musical.
Colaborador de “los más grandes”
Séptimo de los doce hijos de un agricultor americano, se acostumbró a tocar la guitarra de forma habitual, pese a ser zurdo y sin saber música. Con 18 años, formó parte de “The Western Wranglers” y, con 22, se instaló en Los Ángeles para “machacarse” formándose, hasta lograr ser un gran músico de estudio. Colaboró con Ricky Nelson, Elvis Presley, “The Monkees”, Bobby Darin, “The Mamas & The Papas”, “Jan and Dean”, Frank Sinatra, “The Association”, Merle Haggard, Dean Martin, Ronnie Dove, Phil Spector, Nancy Sinatra o Nat King Cole, entre otros muchos, quienes requerían sus servicios por la garantía de calidad que representaba el artista convertido en un icono del “género vaquero”, pese a que, en España, haya sido menos conocido su nombre, pero no le ha reducido, eso, su influyente peso mundial.
Su primera guitarra de juguete
Mago de las seis cuerdas, que practicó desde que su padre le regalara su primera guitarra de juguete, llegó a conocer la sensibilidad del público como nadie y sabía qué interpretación ofrecer, en cada momento, para mantener a la audiencia entregada. El símbolo y creador del country moderno, Hank Williams, fue homenajeado por el ahora fallecido. Su espíritu religioso demostrado, le llevó a participar en discos de góspel y versionó a grandes como Lennon o Greenday. Era, además, íntimo amigo de Elvis Presley, quien le facilitó su trabajo en su participación en la película “Viva Las Vegas”, amén de otras colaboraciones con auténticos monstruos de la canción, cuyo relato detallado nos resulta imposible de ofrecer por razones de espacio.
“Adiós”, su recopilatorio recientemente publicado
Este mismo verano, se ha publicado “Adiós”, un recopilatorio que incluye versiones suyas de canciones pertenecientes a Willie Nelson, Bob Dylan o Fred Neils. Pero también el nuevo disco se cierra con una canción del mismo título, “Adiós”, en forma de balada descorazonadora referida al indiscutible valor de haber protagonizado una vida plena, con sus fracasos y sus éxitos, sus sueños y sus logros, canción que, igualmente, representa un lujo de despedida, solamente al alcance de las grandes estrellas del firmamento musical: “bebiendo margaritas, de noche, en una vieja cantina de California”. Descanse en paz un músico de mucha altura. Buenos días.
Fe de errores
En nuestra colaboración de la semana anterior, por un involuntario y lamentable error, en el obituario de Nati Mistral, “se coló” una foto de otra excelente y sevillana estrella, Juanita Reina, fallecida en 1999. Sentimos el involuntario contratiempo y ofrecemos, ahora sí, en esta “esquina” aclaratoria, una imagen de la madrileña fallecida el pasado día 20 de Agosto.