PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Roberto Roena Vázquez (16-01-1940, Dulces Labios-Mayagüez-Puerto Rico/23-09-2021, Carolina-Puerto Rico), afamado bongosero, percusionista, bailarín de salsa y director de orquesta, haría sus primeros pinitos artísticos ofreciendo rutinas de baile, que él mismo diseñaba y montaba con la ayuda de su hermano, Cuqui, en La Sultana del Oeste. Cuando Roberto tenía 9 años, su familia se instaló en Santurce, donde ambos hermanos no cesaron en sus intentos de promocionar el mambo y el chachachá que ellos aderezaban con toques extremadamente rítmicos, complaciendo, así, al público que acudía a los concursos de nuevos talentos. Tanta fama logró su actividad que, luego, fue llevada a convertirse en un programa semanal de televisión denominado “La Taberna India”, del conocido “Canal Dos”.

Y sería durante una de las grabaciones de ese espacio cuando el percusionista Rafael Cortijo vería actuar a Roena, que llegó a encandilarle. En 1956, Cortijo precisó de la asistencia de un bongosero para la banda que estaba creando, pero quería localizar a uno que, a su vez, bailara y percutiera el cencerro, siendo el propio Cortijo el que adiestrara a Roberto en el manejo de esos elementos de percusión, propiciando, así, el inicio de la relación de Roena con la banda de Cortijo, lo que duró 7 años. Roberto Roena gozó de numerosos galardones, reconocimientos y distinciones, se codeó con los grandes de la percusión latina, la batería y similares instrumentos y adquirió una intensa notoriedad artística. Su muerte, a los 81 años, se ha debido a un infarto.