Jesús Amo Amo
amoamojesus@gmail.com
«De vez en cuando la vida nosJesús Amo gasta una broma y nos despertamos sin saber que pasa, chupando un palo sentados sobre una calabaza», así termina la letra de la canción de Serrat, y quizás este párrafo tan escuchado sea un referente de lo que esta pasando en nuestra España del S.XXI en estos 3 últimos años.
Hemos asistido al desmoronamiento del estado del bienestar que tanto trabajo ha costado construir a lo largo de nuestra democracia. Este Gobierno de derechas (PP) se ha valido de una mayoría aplastante, para llevar a cabo todo aquello que habían soñado:
Poner en marcha una reforma laboral que es en sí un arma de destrucción masiva de empleo.
Recortar en la Educación Pública hasta prácticamente la inoperatividad, y hacer lo mismo con el sistema de salud Público, intentando destruir lo que bien funciona para justificar una privatización por unos pocos, lo que es de todos.
Cargarse la ley de dependencia, que marcó un antes y un después en la asistencia a nuestros dependientes.
Subirnos los impuestos de manera desproporcionada y nada equitativa.
Ningunear a los pensionistas, haciéndoles pensar que sus pagas se mantienen, cuando se las reducen en pagar servicios que se han ganado a pulso.
Todo esto y mucho más que todos nosotros sufrimos y conocemos lo llevan a cabo sin ningún tipo de oposición, sobre todo la que se hace en la calle, la que quita y restablece gobiernos.
Nos tendríamos que preguntar: ¿Cómo es posible que la sociedad española soporte toda esta tropelía de medidas encaminadas a frenar cualquier tipo de desarrollo de la clase trabajadora? ¿Dónde está la izquierda de este país? ¿Qué ha pasado con los sindicatos?
¿Os imagináis por un momento que un gobierno de izquierdas, me da igual las siglas, hubiera planteado que un jubilado de 600 o 700 euros/m tenga que pagar los medicamentos?¿ Qué este mismo jubilado tenga que pagar por la «justicia universal»?
Que a su vez tenga que darle de comer a un hijo o nieto, o a los dos. Hijo que quizás tenga una formación universitaria y al que este sistema capitalista no le ofrece una oportunidad laboral, ni siquiera en «movilidad exterior» como alguna ilustre ministra llamó a nuestros jóvenes emigrantes.
He titulado este articulo «EFECTO DERECHA», pero también se le podría haber llamado «DEFECTO IZQUIERDA», solo era cuestión de añadir una «D» al título y el sentido de mis palabras se puede interpretar desde otra perspectiva totalmente distinta.
¿Qué esta pasando con la ideología progresista y de izquierdas en este país?
Históricamente la sociedad que apoya a partidos de izquierda es más exigente con sus gobernantes, sería impensable que un gobierno de izquierda incumpliera al 100% el programa electoral con el que ha accedido al gobierno y sus simpatizantes no fueran extremadamente críticos, pues esto mismo ocurre en la actualidad y no se oye ni una sola voz desde sus filas que censure las acciones llevadas a cabo por el gobierno actual.
No creo que exista desfragmentación en la izquierda, esto es más bien un invento de la maquinaria mediática de la derecha, quizás porque ellos no entienden de igualdad entre personas, diversidad y libre pensamiento.
Hemos visto cómo en los últimos años algún partido de izquierda ha intentado hacer suyo alguno de los movimientos sociales (15M, PAH, MAREAS, etc.) que han surgido y se ha encontrado con el rechazo.
No ocurre lo mismo con la derecha, pues su masa social e instituciones, llámese Iglesia y patronal, en muy raras ocasiones son críticos con el gobierno.
Mención especial tienen los más jóvenes, pues creo que están aparcados en la apatía e inmovilidad, no nos vale con subsistir, eso solo lo admiten los miserables, tenemos que reivindicar una sociedad más justa e igualitaria, no podemos caer en la epidemia del olvido, no podemos ignorar que los derechos que no se pelean, se pierden definitivamente.
Bienvenidos sean aquellos partidos de izquierda que han surgido en los últimos tiempos y entrado con fuerza en la arena política, pero no debemos de olvidar que con promesas drásticas de partidos que nunca han gobernado y utopías que solo caben en discursos teóricos, pero que serían incapaces de poner en práctica, no nos llevarán al objetivo final, que no es otro que devolver al pueblo lo que es del pueblo por derecho y este gobierno de derechas le ha robado.