Ya en la calle el nº 1047

Diferente cabida de una finca rústica en Catastro y Registro de la Propiedad

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

José Román Morales Ros | www.ecuo-abogados.es | 968 073 817

La semana pasada recibí en el despacho a un cliente que, con ocasión de la tramitación de la herencia de su madre, se ha percatado que la cabida (extensión superficial) de distintas fincas rústicas del caudal hereditario reflejada en el Catastro y en el Registro de la Propiedad (RP) no coincide, y quiere que, además de tramitar la herencia, procure solucionar esta discrepancia.

Para finiquitar esta problemática, que es bastante común en fincas rústicas inscritas en el RP desde hace bastantes años, la Ley Hipotecaria (LH) exige tras su reforma de 2015 coordinar Catastro y RP en aspectos tales como la cabida o la descripción del inmueble, y para ello prevé dos vías, la registral y la notarial. Ahora bien, no será preciso seguir ninguna de estas vías si la diferencia de cabida no excede del 10% al prever la LH un procedimiento más sencillo para su coordinación.

En relación a estas dos vías, si se opta por la registral, hay que presentar ante el RP, junto al título que se pretenda inscribir (adjudicación de herencia, donación, compraventa, etc.), certificación catastral descriptiva y gráfica de la finca si esta certificación refleja la realidad física del inmueble, más, en caso de que no la refleje, representación gráfica georreferenciada alternativa, que debe estar firmada por técnico competente (ej. topógrafo) y cumplir con una serie de requisitos exigidos reglamentariamente.

El Registrador, una vez efectuadas las notificaciones pertinentes a las personas que pudieran verse afectadas por la modificación interesada (ej. titulares de fincas colindantes) para que efectúen alegaciones, y revisados los medios y bases gráficas a su disposición, decidirá según su prudente arbitrio si acepta o rechaza modificar la cabida de la finca, informando de ello al Catastro si la aceptase y no estuviese recogida la nueva extensión en este a fin de que quede coordinado con el RP. De no aceptar el Registrador la modificación solicitada, el interesado podrá recurrir su decisión conforme prevé la LH.

En cuanto a la vía notarial, resaltar que si se opta por la misma hay que acudir a un Notario competente por razón del territorio donde radique la finca, pudiendo ser promotor de este expediente cualquier titular o cotitular de la finca o de un derecho real sobre la misma. Este presentará ante el Notario un escrito que deberá recoger, entre otros datos, la descripción literaria de la finca conforme se exige reglamentariamente y la relación de datos registrales, catastrales o de cualquier otro origen de los que disponga para localizar las fincas registrales y las parcelas catastrales colindantes, en particular para conocer el nombre y domicilio de sus propietarios y demás personas que pudieran resultar afectadas por el expediente.

A este escrito hay que adjuntar el título de propiedad de la finca cuya cabida se pretende rectificar y certificación catastral descriptiva y gráfica de la parcela o parcelas catastrales de la finca en cuestión, y, en caso de que el promotor manifieste que la representación gráfica catastral no coincide con la realidad física del inmueble, debe también aportar representación gráfica georreferenciada alternativa.

Tras aceptar el encargo, el Notario solicitará del Registrador que expida un certificado de la finca inscrita en el RP, que, además de su descripción literaria, expresará quiénes son los colindantes según se desprenda de las representaciones gráficas existentes y de la consulta de los índices y otros asientos del RP. Tras recibir esta certificación, el Notario notificará la existencia del expediente a todos los interesados para que puedan alegar y aportar prueba escrita de su derecho durante el plazo de un mes, así como formular oposición con expresión de la causa en que se funde.

Si existe esta oposición, el Notario finalizará el expediente y lo archivará, y si no hay oposición levantará acta accediendo a la pretensión del solicitante, y remitirá copia al Registrador para que practique, si procede, la rectificación solicitada. El Registrador así lo hará si efectivamente comprueba que todo es correcto, procediendo en consecuencia a rectificar la cabida de la finca, de lo que dará la publicidad exigida legalmente, y en caso de que deniegue la rectificación de la cabida, los interesados podrán interponer contra esta decisión los recursos previstos en la LH.

Diferente cabida de una finca rústica en Catastro y Registro de la Propiedad
Diferente cabida de una finca rústica en Catastro y Registro de la Propiedad

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

  • Sonrisa Saharaui
  • JUNIO MULA 24
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • lymaco
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
Suscripción ELNOROESTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción ELNOROESTE