MICAELA FERNÁNDEZ

El secretario general del PSRM-PSOE, Diego Conesa, hacía balance, durante una visita a Mula de la situación actual de la Región de Murcia centrándose en materias como sanidad y educación.

La Región de Murcia registra una grave situación respecto a la pandemia, ¿están siendo correctas las medidas aplicadas?

A la vista está que no. El Gobierno de López Miras no ha hecho sus deberes, pese a que en mayo afirmó que “si viniera una segunda ola, estaríamos preparados”. Ha sido incapaz de organizar una ‘vuelta al cole’ segura, improvisando una educación semipresencial en la que deja en casa cada día al 20% del alumnado de primaria y al 50% a partir de tercero de secundaria. Somos la única comunidad autónoma que ha privado a sus estudiantes, en las primeras etapas, de la educación presencial los cinco días a la semana. A esto debemos de sumar la irresponsable política de contratación de rastreadores, donde no solo no tenemos los suficientes, sino que han colapsado a los profesionales de atención primaria, provocando que no puedan atender a pacientes no COVID. Buscando sólo la confrontación estéril con el Gobierno de España, perdimos tres meses esenciales (mayo, junio y julio) para gestionar, planificar y apostar por más salud y educación públicas.

¿Están dando resultado las medidas restrictivas aplicadas a diversos municipios?

No es de recibo que el Gobierno de López Miras plantee restricciones y no vayan acompañadas de medidas económicas para apoyar a los sectores afectados. Por ejemplo, con las decisiones de restringir la actividad en el sector hostelero, está abocando a miles de familias que dependen de esos negocios a que pasen serias dificultades. Y no digamos la actitud ante otros sectores como el cultural. Muchos anuncios, pero pocas medidas y recursos efectivos. Pediremos rendición de cuentas de esos anuncios y veremos en qué quedan.

¿Cómo afectará a la economía regional la situación actual?

Nuestra Región es fuerte. En el pasado hemos superado otras situaciones difíciles y por ello estoy convencido que saldremos adelante. Pero para ello es necesario que el Gobierno regional abandone la estrategia de escurrir el bulto y tirar balones fuera. Debe ponerse a trabajar por y para todos los habitantes de la Región. López Miras debe dejar de ser el bufón de Casado, que comprometió la salida de la primera ola del coronavirus no apoyando varios estados de alarma. A la Región le iría mucho mejor ir de la mano del Gobierno de España, para transformar nuestro modelo productivo, más cohesionado, más verde y más digitalizado. Ahí nos encontrará López Miras.

El pequeño comercio va a quedar gravemente dañado, ¿se están tomando medidas para evitar los cierres de los pequeños negocios?

De ninguna manera. El Gobierno regional anunció a bombo y platillo su plan Reactiva2020 y salvo los carteles, no hemos visto nada. Anunció más de 700 millones de euros para iniciar la recuperación de la Región, pero la triste realidad es que ni están, ni se les esperan. López Miras se ha especializado en vender humo, con grandes fuegos de artificio y puesta en escena. En el PSRM- PSOE llevamos meses realizando propuestas, hemos tendido la mano en infinidad de ocasiones al Gobierno regional para poder sacar adelante medidas que ciertamente ayuden al millón y medio de personas que viven en la Región, y recibimos la callada por respuesta. Pese a ello, seguimos estando dispuestos a colaborar y tender los puentes que sean necesarios para ayudar a las miles de familias, autónomos, pymes y empresas de la Región de Murcia, para salir de esta crisis cuanto antes. Es necesario que López Miras se baje de la nube en la que se encuentra y comience a pisar la tierra.

¿Cómo es la situación actual en los hospitales de la Región?

Peor de lo que debería. El consejero Villegas ya anunció que estamos muy cerca del colapso, y eso demuestra la irresponsabilidad con la que están abordando la situación. Con plantillas infradotadas, profesionales extenuados por las largas jornadas de trabajo, con una atención primaria colapsada y con la comunidad sanitaria exigiendo refuerzos en personal, no es posible estar bien. La ciudadanía de la Región en general, y las del Río Mula-Noroeste en particular, saben bien las carencias en centros de salud y en el hospital de Caravaca.

¿Faltan recursos?

Por supuesto. Es necesario un refuerzo urgente de las plantillas. El invento de que los médicos de familia hagan seguimiento de pacientes COVID, ha provocado un colapso en la atención primaria. Está causando graves problemas a pacientes con patologías distintas al COVID que no están recibiendo la atención que necesitan. Un ciudadano no puede esperar más de 15 días para una consulta a su médico de familia, es algo inaudito y que ha sido provocado por la negligencia de los que nos gobiernan.

Las listas de las bolsas de empleo de sanitarios está prácticamente vacía, ¿tendremos problemas para atender a los pacientes?

El problema es que se abrieron tarde, y muchos profesionales emigraron a otras comunidades autónomas vecinas, donde además obtienen mejores condiciones laborales. No se pueden ofertar contratos a tiempo parcial o con breve duración, porque los profesionales sanitarios, son personas que tienen familias y necesitan una estabilidad. Además, esta situación debería concienciarnos de que es necesario invertir en prevención. Los refuerzos que se hagan deben ser a largo plazo, y comenzar a migrar nuestro sistema sanitario hacia el paradigma de la medicina preventiva.

¿Está siendo suficiente la atención telefónica y consulta personalizada en casos extremos?

Las líneas de los centros de salud están colapsadas. Son frecuentes las denuncias de personas que alertan de que no les cogen el teléfono en el centro de salud. Y volvemos a la falta de medios humanos. Si no se dotan, es muy difícil conseguir una atención de calidad, y tan necesaria en la actual situación que nos ha traído la pandemia.

La apertura de los centros educativos ha preocupado mucho a la población, ¿estábamos preparados?

Debíamos haberlo estado. En junio el Gobierno de España remitió a las CCAA las directrices para planificar sus inicios de curso y anunció que llegarían casi 74 millones de euros a la Región para financiar las medidas extraordinarias que permitieran llevarlo a cabo. Pero López Miras y su equipo prefirieron entablar batallas absurdas en vez de sentarse con la comunidad educativa y escuchar sus necesidades. Pasará a la historia por ser el presidente que privó de un derecho fundamental como es la educación, al 20% del alumnado de Primaria cada día. Nos faltan profesores y maestros, al menos 1500 a jornada completa y hasta final de curso, para desdoblas aulas y reducir ratios, nos faltan medios técnicos, con colegios e institutos sin equipos para garantizar la atención educativa telemática y redes de comunicaciones obsoletas y sin mantenimiento que apenas pueden soportar la carga que conlleva esta nueva realidad. En julio presentamos en la Consejería de Educación una propuesta de reparto del dinero que había anunciado el Estado, donde con tan solo 25 millones de euros que aportara el Gobierno regional (de los 700 que anunció del Plan Reactiva) hubiéramos tenido un inicio de curso distinto, y mucho más seguro. ¿Una comunidad autónoma con un presupuesto de casi 5000 millones no puede destinar 25 millones adicionales a garantizar la vuelta segura al cole?

La medida de semipresencialidad, ¿cómo afectará tanto a alumnos como profesores?

Es una insensatez. Provoca graves problemas a las familias y al alumnado. Familias que no podrán conciliar y les repercutirá negativamente en su vida laboral. Y alumnos/as que se verán privados de parte de su derecho fundamental a una Educación de calidad y en igualdad de condiciones. Y ante esta situación, se sacan de la manga las ‘aulas de conciliación’ que les encargan a los ayuntamientos para congregar a estudiantes de todos los colegios en un mismo espacio el día que han sido expulsados del sistema educativa por orden la consejera de Educación. Los alcaldes y alcaldesas socialistas llevan semanas exigiendo el informe epidemiológico que avale semejante ocurrencia y, hasta ahora, solo han obtenido la callada por respuesta. Está claro que romper la estrategia de las aulas burbuja en los centros educativos no puede estar avalado ni justificado, de ahí el silencio de los responsables de salud pública.

Se está viendo que las desigualdades sociales son más visibles que nunca…

Es algo que me duele y me preocupa. En política se debe gobernar para la mayoría, y no para unos pocos. Es necesario realizar un gran pacto social que contenga medidas para ayudar a las familias que peor lo están pasando. Ahí, el gobierno de López Miras nos encontrará. Estamos dispuestos y tenemos experiencia para llevarlo a cabo. Falta la voluntad política de quien nos gobierna. Aún está a tiempo de cambiar su actitud de confrontación y deslealtad y ponerse a trabajar por el millón y medio de habitantes de la Región de Murcia.

Hemos pasado seis meses desde que se iniciara la crisis sanitaria, ¿cómo cree que estaremos dentro de un año?

Estaremos saliendo de esta crisis que ha provocado la pandemia. Será vital acertar en los proyectos de transformación e impulso de Región que se presenten, y que deberá liderar el Gobierno regional de López Miras. De su altura de miras, de la madurez con la que actúe y de su voluntad política dependerá en buena medida cómo saldremos de esta tremenda crisis social y económica que se avecina. En el PSRM-PSOE tendrá la mano tendida para poder trabajar y arrimar el hombro, ¿Será capaz de abandonar la confrontación y la deslealtad para trabajar de verdad por la ciudadanía de la Región? El tiempo nos lo dirá.