MICAELA FERNÁNDEZ

Diego Boluda, concejal de Cultura y Patrimonio Histórico, manifiesta la apuesta decidida del equipo de Gobierno por la recuperación del inmueble. Hablamos con él sobre el Palacio del Marqués.

¿Había tenido oportunidad de visitar las dependencias del Palacio alguna vez?, ¿cuál fue su impresión?

Una de las primeras tareas que hice cuando llegué a la concejalía de Patrimonio Histórico fue informarme sobre la situación del Palacio, ya que el Ayuntamiento había hecho algunas actuaciones en cuanto a problemas con las cubiertas que originaron goteras y humedades. La primera impresión que uno se lleva cuando entra en sus dependencias es sobrecogedora.

Por un lado, aprecias lo imponente que hay de lo que se conserva y por otro lado apena el grave estado de deterioro en el que se encuentra.

¿Qué supondría para el Ayuntamiento que se agilizara la catalogación del BIC para el Palacio?

Con la declaración de BIC aunándose a la elaboración de un Plan Director del Palacio del Marqués se podría comenzar ya a caminar y dar los primeros pasos en la recuperación del inmueble. La declaración del Palacio como BIC es imprescindible para poder acceder a ayudas y subvenciones que requieren la declaración de BIC como requisito fundamental.

Muchos de los vecinos de Mula desconocen la importancia histórica del inmueble del Palacio, ¿qué es lo más destacado del mismo?

El Palacio del Marqués de los Vélez de Mula no olvidemos que fue durante más de dos siglos el conjunto palaciego más grande e importante del Reino de Murcia, territorio que hoy conforma la Región de Murcia y el sureste español.

El Palacio estaba formado por las dependencias nobles de los marqueses y del gobernador. Salones destinados a la administración propia y del servicio, la contaduría, la casa del administrador de alcabalas, el granero, las bodegas, la casa de los huéspedes, la enfermería y dos caballerizas. Poseyó también una armería, una casa de pajes y un enorme jardín.

Llegó a ser residencia oficial del Marqués de los Vélez cuando Mula fue nombrada capital de sus estados y conservó gran parte del archivo señorial. Aunque muchas de estas dependencias han desaparecido debido a las múltiples modificaciones del palacio y su división en numerosas partes, son varias las que aún pueden recuperarse y poner en valor.

El objetivo final es recuperar el inmueble y ponerlo en valor como se hizo con el Convento de San Francisco, ¿han podido hablar ya con los propietarios del 70 por ciento del inmueble?

El caso del Palacio recuerda mucho al del Convento de San Francisco. Muchas personas hace décadas no daban un duro, lo veían irrecuperable e imposible poner en valor. En cambio, en la actualidad y tras el esfuerzo de muchas corporaciones municipales y el apoyo de todas las administraciones, se ha convertido en un referente cultural del municipio.

Por tanto, tenemos la esperanza e ilusión de que ocurra algo similar, aunque somos conscientes que gran parte del palacio es irrecuperable. Algunos propietarios se han puesto en contacto con el Ayuntamiento en los últimos años. Es importante ir consiguiendo paulatinamente propiedades, tarea difícil puesto que hoy en día son viviendas particulares.

¿Cuáles serían las actuaciones más urgentes para que el edificio no siga deteriorándose?

Lo más importante y urgente es consolidar la parte estructural que más peligro o amenaza está presentando: cubiertas, tejados con posibilidad de derrumbe, artesonados, suelos originales, etc.

¿Ha pensado alguna vez cómo será el Palacio en un futuro cuando haya podido recuperarse y rehabilitarse?

Siendo plenamente consciente de que es un trabajo que verá su resultado a largo plazo y que conllevará varios años esa rehabilitación, jugará un papel fundamental los hallazgos que vayan apareciendo conforme vaya recuperándose propiedades. Dependiendo de esto, no me atrevo a vaticinar qué configuración podría tener en su fase final.

Si se consigue recuperar los salones nobles, así como otras dependencias originales, sería un éxito para el municipio en materia de recuperación y conservación de Patrimonio Histórico.