MICAELA FERNÁNDEZ

Diego Boluda dirige las concejalías de Cultura, Patrimonio Histórico, Educación y Seguridad Ciudadana en el Ayuntamiento de Mula, áreas que durante el periodo de crisis han formado parte del confinamiento de los ciudadanos.

Desde el inicio de la crisis se han realizado propuestas culturales virtuales y en redes sociales, ¿cuáles destacaría?, ¿como ha sido la respuesta?

Uno de los aprendizajes que durante estas semanas ha quedado de manifiesto es que la cultura ha sido esencial y básica para poder sobrellevar mejor este confinamiento y garantizarnos una estabilidad emocional. Tuvimos claro desde el primer momento que debíamos llevar a cabo un plan de divulgación y promoción cultural para que el ciudadano tuviese acceso a la misma de forman continua. Comenzamos con un concurso de relatos cortos, proporcionamos acceso directo a plataformas digitales que albergan contenido cultural: teatro, conciertos o libros. Creamos la iniciativa de divulgar la historia de los apellidos muleños, creación de una página del Museo Ciudad de Mula para dar a conocer las piezas tan importantes que lo conforman o el concurso de fotografía para el día del libro. Varias semanas de constante contenido cultural del que destaco todos. La respuesta de los ciudadanos ha sido magnífica, cada iniciativa ha tenido su público y todo ha sido pensado para todos los gustos y todas las edades. ¿

Cómo surgió la idea de recopilar información sobre los apellidos muleños?

La idea surgió durante una conversación con Antonio Gabarrón, archivero municipal, en la que comentábamos la importancia que tiene ser conocedores de nuestro pasado para valorar el presente, lo que nos ha sido heredado por generaciones anteriores (este confinamiento también ha dado para muchas reflexiones). Teniendo en cuenta que uno de los objetivos que me marqué al inicio de la legislatura era la puesta en valor y promoción del archivo, consideramos que esta iniciativa podría resultar muy atractiva e interesante para los ciudadanos y podía tener buena acogida, garantizando simultáneamente que divulgamos y aprendemos historia, no solo de nuestras propias familias sino de nuestra ciudad. Esta iniciativa seguirá activa cuando todo esto pase.

Los museos muleños han abierto sus puertas de forma virtual, ¿podría ser beneficioso turísticamente para atraer a más visitantes?

Otro de los aprendizajes que nos ha quedado de estos momentos es la importancia que tienen las nuevas tecnologías como mecanismo alternativo de acceso a la cultura, concretamente en este caso para que las piezas que albergan nuestros museos puedan ser más conocidas e, incluso, nos incite a profundizar más sobre determinados temas de nuestra historia. Estoy convencido que también sirve de atractivo turístico para aquellos que no son de Mula. A través de la publicidad que se genera dando a conocer una pieza concreta, esto servirá sin duda de reclamo turístico. Lo que no se conoce no se valora, si lo aplicamos a nuestro ámbito, cuanto más se dé a conocer nuestro museo más probabilidad habrá de despertar el interés y curiosidad en ese futuro visitante.

Esta semana darían comienzo los actos del V Centenario del Castillo, ¿cómo han planteado este aniversario después de que se truncaran gran parte de las actividades previstas?

Lamentablemente el V Centenario también se ha visto ensombrecido. Sin duda ha supuesto un imprevisto muy importante que ha trastocado todos los actos y actividades conmemorativas que estábamos planificando. Además, el horizonte aún es incierto y no sabemos cómo irán trascurriendo los próximos meses y en qué medida afectarán a la celebración de actividades futuras. Seguimos trabajando en el diseño de posibles actividades. Cuando las autoridades sanitarias despejen más incógnitas, es nuestro interés convocar la mesa local de patrimonio para analizar y evaluar la situación, poner sobre la mesa la propuesta de la concejalía y lo más importante; dar participación, recoger los planteamientos e ideas que respecto a este tema nos hagan llegar los demás grupos políticos, así como los demás miembros y colectivos de dicho organismo. Ante este cambio obligado de planes, es capital el consenso de todos para celebrar como se merece el V Centenario.

Durante este periodo de confinamiento una nueva congregación de religiosas se ha interesado por instalarse en el Convento de La Encarnación…

Así es. El alcalde, estos días pasados estuvo en contacto con ellas mediante una llamada. Esta Congregación no tiene ninguna delegación en España, la de Mula sería la primera, por ello se encuentran ahora mismo concretando aspectos relativos a los últimos pasos para poder tener ese permiso de las autoridades religiosas de Colombia y de Murcia para que definitivamente puedan instalarse en el Real Monasterio. Por lo que nos han ido trasladando, todo apunta a que la probabilidad de que vengan es alta, pero aún debemos esperar a la decisión final.

¿Qué saben de los bienes del Convento que fueron trasladados a Elche?

En la reunión que mantuvimos con la Consejera de Cultura, nos manifestó personalmente su preocupación e interés en este tema, sumándose a la inquietud de los muleños. Desde la Dirección General de Bienes Culturales me remitieron copia del requerimiento que les hicieron a las hermanas clarisas en enero, en las que les daba de plazo 6 meses (vence en julio) para que las piezas de arte que se llevaron sean devueltas a Mula. Por hoy no tenemos noticias de las hermanas clarisas. Confío en que en esta ocasión sí cumplan la normativa y las piezas regresen a la localidad.

¿Cómo ha sido el reparto de material escolar?

Ha costado, pero ha sido posible. La verdad es que fueron unos días confusos. Me llamaron personalmente desde la Consejería para pedirnos colaboración para que los padres acudieran a los centros educativos a recoger el material. Lo organizamos con todos los directores y a los dos días volví a recibir otra llamada diciendo que no, que el material tenía que ser llevado casa por casa. No entiendo como desde la Consejería se comprometen con los padres a que el material sea repartido y, a posteriori, nos llamen diciendo que hemos de ser los ayuntamientos los responsables de dicho reparto. Volvimos a recibir una tercera llamada, en la que volvían a indicarnos que esperásemos a que se buscara otra solución dada la envergadura logística que suponía ir a cada domicilio. Los días pasaban y los niños estaban en casa sin su material para trabajar, por tanto, desde el Ayuntamiento apostamos por el reparto mediante Protección Civil. No podíamos consentir que nuestros alumnos se quedasen sin material mientras la Consejería no se aclarase, por lo que no dudamos en poner sobre la mesa todos los recursos necesarios; económicos y logísticos. Desde aquí aprovecho para agradecer a Protección Civil su enorme implicación y preocupación, sin su predisposición no hubiese sido posible, así como a los centros educativos, por el esfuerzo de preparar dicho material y ponerlo más sencillo.

Policía Local se ha volcado en convertir a los niños en los verdaderos héroes de esta crisis…

La Policía Local se ha volcado mucho en el sector infantil de la población. Ha sido difícil hacerles entender la gravedad de la situación, que lo comprendiesen y encontrasen algo de lógica al cambio radical que ha sufrido su vida diaria. Han dado un auténtico ejemplo a todos ya que han sabido adaptarse mejor que muchos adultos a esta situación. Desde la concejalía de Seguridad Ciudadana, mediante Policía Local y Protección Civil, hemos pretendido estar cerca del ciudadano también en estos difíciles momentos y, especialmente de los más pequeños, amenizando cada día ese hueco popular de las 8, desfilando con las sirenas por las calles, felicitando sus cumpleaños, realizando iniciativas como la que se llevó a cabo en los primeros días del confinamiento; colgar en los balcones mensajes de ánimo con el ya famoso “TODO IRÁ BIEN”; los diplomas a todos los niños por ser ejemplares durante el confinamiento o los carnets que los autorizan como “agentes infantiles” de la Policía Local de Mula para luchar contra el coronavirus.

¿Cómo está siendo esta desescalada?

Es importante la cautela y la prudencia. La sociedad muleña se ha comportado de forma extraordinaria durante estas semanas. En líneas generales se ha respetado mucho y la gente ha sido consciente de que era vital acatar y respetar las normas establecidas en el estado de alarma. No olvidemos que aún continuamos con él y que, aunque ya se vea esperanza en el horizonte, este grave episodio aún no ha acabado. Por ello vuelvo a remarcar esa cautela que comentaba al principio. Hemos de seguir siendo precavidos e ir actuando con ejemplaridad durante las distintas fases que aún tenemos por delante para alcanzar la normalidad en nuestras vidas. Es cierto que, tras tantas semanas, ya se hace duro y si a eso sumamos el buen tiempo, hay ganas de todo menos de estar dentro de casa, pero ahora más que nunca es importante seguir las indicaciones de las autoridades para no retroceder y echar por tierra lo mucho que hemos conseguido entre todos. Por eso hago un llamamiento a seguir como hemos estado actuando, respetando las normas, con precaución y realizando este esfuerzo personal para que más pronto que tarde todos podamos celebrar que hemos conseguido superar esta crisis sanitaria.