Leticia Rico
Una entrevista que me hacía especial ilusión realizar, un chico joven y dedicado a una gran pasión de la que ha hecho su forma de vida. Pablo Pablo AguadoAguado Lucena, de Sevilla nacido el 3 de Enero de 1991. Hizo su debut de luces el 28 de Junio de 2013, cortando 4 orejas y rabo en Soria. Indultando un novillo de Jandilla en San Juan de la Nava en Septiembre de 2013. Triunfador del ciclo de novilladas de La Maestranza de Sevilla, cortando dos orejas en la primera novillada y una en la final. Y finalmente se alzó esta pasada Feria del Arroz de Septiembre en Calasparra con el trofeo Espiga de Plata 2014.
-Bien es sabido que dedicarse a la tauromaquia hoy en día no es tarea fácil ¿Crees que vives de manera muy diferente a la de los chicos de tu edad?
-La diferencia es, que el tiempo que mis amigos emplean en trabajar o estudiar, yo lo empleo en entrenar y torear. El hecho de irme a vivir a Sanlúcar de Barrameda para entrenar me ha apartado algo de mis amigos, pero los fines de semana cuando vuelvo a Sevilla los vuelvo a ver. Ellos me apoyan y en general no me siento alejado de ellos porque aun con esta carrera que he decidido tomar los veo muy a menudo.
– ¿Cómo surge en ti, este admiración hacia el mundo del toro?
-Siempre he sido muy aficionado, desde pequeño he vivido en una familia con afición a los toros y en mi primera comunión ya toreé por primera vez una becerra, antes ya toreaba mucho de salón.
– ¿Cómo definirías tu concepto?
-Me gusta el toreo serio, lo clásico, la verdad, me gusta gustarme valga la redundancia. Concibo el toreo como mucho más que dar pases o someter a un animal, hay que hacer eso pero echándole gusto.
-Anteriormente me comentabas tu larga lista de triunfos como novillero sin caballos, ¿Cuál crees que ha marcado más tu carrera?
-El ser triunfador de las novilladas sin caballos de La Maestranza. Tanto a nivel local como nacional, porque la afición de Sevilla me ha acogido con mucho cariño tras mis dos tarde de torear allí.
– ¿Cómo te sientes tras tu paso por la Feria del Arroz de Calasparra y conseguir en él, el trofeo Espiga de Plata 2014? Háblame de esa tarde.
-Pues puedo decir que ha sido la tarde en la que más he disfrutado en una plaza de toros. Iba con mucha ilusión por torear en esta feria tan importante para los novilleros además con un encaste que hacia especial ilusión. Y se congenió todo para que fuera una tarde inolvidable. El primero se dejó menos y hubo que tirar de oficio, aun así me sentí capaz y asentado, y el segundo fue un novillo extraordinario que lo disfruté desde el capote hasta el final, exceptuando la espada claro… salí de la plaza muy contento y feliz por lo que había pasado y por cómo había respondido la gente.
– La afición en Calasparra, ¿Qué me dirías sobre ella?
-Me encantó cómo respondió a mis dos faenas. Se nota y se palpa que es una afición que sabe, pues en el primero supieron valorar el esfuerzo que hice ante un novillo complicado y en el segundo vi como valoraron una faena en la que me guste de principio a fin gracias a la buena condición del novillo. Me impacto y me gratificó que aunque fallé con la espada supieron valorar aquello y me premiaron con las orejas.
– ¿Qué diferencia marcaria en el certamen de Calasparra, respecto a otros en los que hayas estado anteriormente?
-La gran importancia que se le da al toro y al torero, y la afición y dedicación que se le pone. Me llamó la atención que hubiera charlas y coloquios antes y después de la novillada, lo que demuestra la afición de la gente de Calasparra.
Muchas gracias por compartir con nosotros y nuestros lectores esta bonita entrevista, y para finalizar algo que quieras decir. Estas líneas son para ti.
-Decir que estoy muy agradecido a Calasparra y a su gente tanto en lo personal por el trato recibido como en general por la dedicación que le ponen a las novilladas. Estoy deseando volver y reencontrarme con esa plaza y esa gente que hasta el día de hoy ha sido la que más me ha hecho disfrutar vestido de luces.