Asociación Apcom

Desde aquel 13 de marzo de 2020 en el que se nos comunicó el estado de alarma por la Covid 19, fuimos conscientes todos y cada uno de los que formamos parte de Apcom, que había que seguir apoyando a las personas con discapacidad y sus familias de una forma diferente. No podíamos abandonar a la más absoluta soledad y a un futuro incierto a todas aquellas personas que formaban parte de nuestras vidas.

Parte de Apcom pudo continuar con su actividad a pesar de la pandemia

¿Cómo lo hemos hecho?

Al principio no parecía que la llegada de este virus nos fuese a cambiar nuestros hábitos de trabajo, pero rápidamente nos dimos cuenta, que para seguir debíamos de restructurar nuestra forma de trabajar, ya que, nuestra finalidad ha sido, es y será el apoyo a las personas con discapacidad intelectual y sus familias.

El servicio más azotado por esta pandemia ha sido el de Vivienda, (Residencia Nova, Residencia el Copo, Vivienda Tutelada y Mi Casa), las restricciones debido a decretos, protocolos y normas que han tenido que sufrir las personas que viven 24h los 365 días del año han sido desde el primer momento muy estrictas. Aun así, los profesionales de primera línea han dado lo mejor de sí para hacer frente a esta situación, adaptándose a horarios y turnos diferentes para crear espacios seguros. Se han realizado programas de deporte, de arte, de ocio telemático para dar respuesta a las necesidades y expectativas que demandan los residentes, no olvidemos que actualmente seguimos con restricciones.

Se han vulnerado los derechos de las personas que tanto tiempo había costado conseguir, el orden de actividad diaria se ha sectorizado siguiendo parámetros de salud y no de elección y preferencia de la persona. A pesar de ello, en la Residencia El Copo han mantenido sus metodologías propias, de Apoyo Activo y Apoyo Conductual Positivo, siguen haciendo sus tareas diarias de lavandería, limpieza, reposición, jardinería… y son los que mantienen actualmente los pedidos y encargos del Club Bimba Piruleta. Las personas con grandes necesidades de apoyo siguen manteniendo sus sesiones de fisioterapia, terapia ocupacional y logopedia de forma telemática y en casos necesarios de forma presencial.

El Centro Integral el Copo, en el que se atienden a personas con grandes necesidades de apoyo ha tenido que combatir grandes cambios a partir de esta pandemia. En el centro de día los profesionales se han centrado en mejorar la metodología de apoyo activo en el entorno familiar, se han mantenido los objetivos planteados para cada persona y los profesionales han ido a los domicilios los días y horas que la persona lo ha necesitado para que realizase las actividades de la vida diaria que tenía planificadas en su planificación centrada en la persona.

Por otro lado, el Centro de día “Mayrena” también han tenido que modificar su modelo de trabajo y esto ha afectado a que las personas con discapacidad intelectual no puedan asistir todos los días al centro, como era lo habitual antes de la pandemia. Se han tenido que adaptar talleres para tener un número menor de personas por taller y que en todo momento sea un lugar seguro. Los profesionales   han creado nuevos talleres, nuevas actividades y nuevos proyectos, siempre teniendo como objetivo principal la certeza de que todos nos encontremos en un entorno de trabajo seguro.

El centro de Atención Temprana ha ido adaptando sus horarios a las necesidades de las familias, en este servicio al trabajar con niños de forma individual no ha afectado de forma tan directa en el desarrollo de las actividades.

Los servicios de empleo y formación han continuado en todo momento con su actividad. El Centro Especial de Empleo continúa prestando su actividad de mantenimiento de jardines públicos y fabricando pellet para suministro de las calefacciones de nuestros centros de día y de la Residencia El Copo. Inmediatamente se establecieron las medidas de seguridad y protección contra el Covid 19, se establecieron servicios mínimos y se proporcionaron apoyos a los trabajadores con discapacidad.

En cuanto al Servicio de Empleo con Apoyo, inicialmente se suspende toda la actividad presencial, salvo las personas con discapacidad que continuaron trabajando en sus empresas de sectores esenciales. Se adapta el funcionamiento del servicio a la nueva situación con el objetivo de mantener el máximo de actividad posible y procurando que las personas se sientan acompañadas. El contacto con las empresas fue continuo y el uso de las diferentes plataformas nos permitió seguir conectados. Tras la desescalada, fuimos retomando la actividad presencial, contando con la suerte de seis nuevas contrataciones en empresas.

En cuanto al Servicio de Formación, se ajustó la programación y empezamos a impartir la formación on-line. Teníamos que vernos, teníamos la necesidad de ver y escuchar a nuestros alumnos y así fue. Día tras día, la mayoría de los alumnos/as, estaban ahí, a través de nuestras pantallas e intentando salvar el curso, aprendiendo de otra forma, siendo sobre todo perseverantes y haciendo un gran esfuerzo. A día de hoy, continuamos preparándonos para el acceso a un empleo público a través de clases on line.

El servicio de ocio, sin embargo, ha tenido que cambiar su forma de trabajar por completo, para que las personas con discapacidad sigan disfrutando de su tiempo libre. Los profesionales de ocio han diseñado diversas guías de ocio en casa, en formato PDF y que se les ha enviado a personas con discapacidad y familias con diferentes actividades culturares, recreativas, deportivas y de turismo virtual. Han realizado salidas seguras de turismo de interior recorriendo la Comarca del Noroeste disfrutando de los mejores rincones de nuestra Región.  También, destacar el papel fundamental de las nuevas tecnologías, ya que, han hecho sentirnos más cerca de las personas que no hemos podido ver cuando hemos estado confinados. Ha sido difícil que un servicio lleno de tanta vida, haya sacado tantas sonrisas de personas, pero es que una vez más, ganan las ganas de querer hacer un mundo mejor.

No podemos olvidar, la emoción de familias y personas con discapacidad que se encuentran por primera vez a través de una pantalla. Cuando la edad, la inexperiencia o la falta de recursos te impide acceder a la comunicación mediante las nuevas tecnologías y lo consigues, es una imagen imborrable en nuestro recuerdo.

Durante el mes de enero y febrero de 2021 llega la vacuna  a nuestra Asociación es un hito, aunque aún quedan personas con discapacidad y profesionales sin vacunar.

APCOM cuenta con un equipo humano de más de 100 profesionales, entre ellos: cuidadores, educadores, preparadores laborales, psicólogos, fisioterapeutas, terapeutas, trabajadores sociales, logopedas, enfermeros, monitores de ocio, personal de limpieza y mantenimiento, cocineras, jardineros, administrativos … Un equipo valiente y responsable que ha velado en todo momento por el apoyo y la seguridad de las personas con discapacidad intelectual.

 Como decía Steve Jobs: “La única forma de hacer un gran trabajo, es amar lo que haces” y esta plantilla lo ha demostrado.