MARIANA PÉREZ ALMAGRO

Gerente y tatuadora de Skulls Lady Tattoo and Gallery

Observamos en televisión últimamente a más personas tatuadas que nunca.

Anuncios de perfumes y cosmética, conocidas firmas de ropa y coches, en series de televisión, en los partidos de futbol con sus “futbo-modelos” tatuados y por supuesto, en películas.

Burt Lancaster en The Rose Tattoo 1955

En el cine se ha usado mucho, desde siempre, el tatuaje para distinguir a la típica figura del malo o rebelde de la película, la mujer independiente o a los héroes del film.

Ya veíamos a Robert Mitchum en 1955 en La Noche del Cazador, quien lucía en sus nudillos el lettering tradicional de Love and Hate o en otro film del mismo año, a Burt Lancaster en La Rosa Tatuada, quien aparece no solo tatuado si no tatuándose, una rosa roja en el pecho, tatuaje que aparecerá en otros dos personajes más de la película.

Una película que sin duda todos los amantes del tatuaje deberían conocer es El Hombre Ilustrado de 1969. En ella se cuentan algunas historias, cada una de ellas a partir de uno de los tatuajes del personaje principal, Rod Steiger que luce su cuerpo enteramente tatuado. En el documental Tattooed Steiger, se puede ver el proceso de creación de los tatuajes falsos que llenaron el cuerpo de Steiger en la película.

En 1991 un jovencísimo Robert de Niro nos deleitaba con un gran tatuaje en la espalda, varios en el pecho y en los brazos. Se dice que, en esta ocasión, algunos de ellos fueron tatuados de verdad porque, en las escenas acuáticas, si eran maquillaje o calcomanías, se estropeaban.

Rooney Mara, en Los hombres que no amaban a las mujeres llevaba un gran dragón en la espalda.

No podía faltar en esta breve selección la figura de una rockera. En The Runaways, uno de sus personajes principales Dakota Fanning (Cherie Currie) nos mostrará en su piel fielmente, la cereza que llevaba la joven estrella del rock.

En el cine infantil también encontramos tatuajes como en el personaje de Maui en Moana, que tiene su cuerpo cubierto con tatuaje tradicional polinesio o el clásico Popeye con su ancla marinera en el brazo.

Los sex-symbols también lucen tatuajes en la gran pantalla.

Theo James con su personaje de Cuatro en Divergente, tiene un gran tatuaje en la espalda.

Brad Pitt en Snatch: cerdos y diamantes, Keanu Reeves en Constantine, Jason Momoa en Aquaman, un Matthew McConaughey super tatuado que salvará al mundo en la película El imperio del Fuego, o la fabulosa Angelina Jolie en Wanted, donde veremos en algunas escenas sus tatuajes, algunos de ellos reales, otros, parte del guion.