Cristina Sobrado Calvo y Jesús Rodríguez Sánchez/Asociación Descubriendo Moratalla

Fotografías: Jesús Rodríguez Sánchez

A mediados de febrero hacíamos pública una noticia que nos había “llegado” y que luego se demostró que estaba plenamente fundamentada: La Sección de Caza había solicitado a la Dirección General de Medio Natural, la descatalogación del Refugio de Fauna del Bebedor (Moratalla); en la práctica esto significaba que de producirse una contestación positiva, posteriormente, se hubiera subastado el aprovechamiento cinegético de esa finca propiedad de la Comunidad Autónoma de Murcia o dicho de otra manera, que un bien de uso público, pasaba por cierta cantidad de dinero, al uso privado de unos cuantos privilegiados.

Buitre leonado

Desde la Asociación Descubriendo Moratalla, que conocemos bastante bien algunos de los enormes valores ambientales e históricos de ese enclave, decidimos hacer una llamada de apoyo, solicitando firmas para respaldar una petición a la citada Dirección General de que la solicitud de la Sección de Caza no fuera tenida en cuenta. Habíamos pensado también programar algunas charlas informativas por la comarca a fin de dar a conocer este interesante paraje natural, pero los acontecimientos que se iniciaron en China, nos alcanzaron de lleno en el mes de marzo y como todos saben, el 10 del citado mes fue decretado el estado de alarma en todo el estado y el confinamiento de todos los habitantes del país en sus domicilios, a excepción claro, de aquellos profesionales imprescindibles para el mantenimiento del resto de la población.

En estos meses de incertidumbre y en los que la salud colectiva ha sido seriamente amenazada hasta el punto de que muchos compatriotas han perdido la vida y otros han quedado seriamente afectados por diferentes motivos, el tema del Refugio de El Bebedor parecía que podía haber caído en el olvido, pero no.

El pasado 28 de mayo, la Asociación Descubriendo Moratalla recibió contestación y con nosotros, las 2.700 personas que con sus firmas apoyaron la petición de NO descatalogación, en la que el Subdirector Gral. de Política Forestal y Caza, D. Juan de Dios Cabezas Cerezo, comunicaba que:

Desde 2014, se han recibido varias propuestas de asociaciones para llevar la gestión del espacio (ADFAM, ANSE, Caralluma y Federación de Caza de la Región de Murcia).

            A Caralluma se le va a ceder unas dependencias que les permita el desarrollo de iniciativas de carácter de educación ambiental denominado “El Bibior”.

            La Federación de Caza de la Región de Murcia solicitó que salga el aprovechamiento cinegético de dicho Monte de Utilidad Pública y que se permitiera desarrollar un proyecto de sensibilización y educación ambiental vinculado a la actividad cinegética sostenible.

            Con relación a esta última petición tras su valoración desde la Dirección General del Medio Natural se ha desestimado la misma, por las razones por las que se creó el Refugio; que no son otras que el Bebedor debe seguir destinándose a los objetivos de su creación:

  • Estabilizar las poblaciones existentes de cabra montés y potenciar la cría del buitre leonado. Facilitar la cría del águila real, búho real y halcón peregrino.
  • Desarrollar acciones para la conservación y mejora de los hábitats, para el mantenimiento, estudio y observación de las poblaciones animales y para la protección de sus lugares de cría o nidificación, haciendo compatible las mismas con el adecuado mantenimiento de los terrenos.

Para ello, desde la Dirección General, se va a impulsar un Plan Especial de Gestión del Refugio de Caza de El Bebedor….

Indudablemente son buenas noticias, puesto que el primer objetivo, que no se produjera la descatalogación como Refugio y su conversión en Coto privado, se ha conseguido.

Coincidimos plenamente con el resto de objetivos que pretende la Dirección General, únicamente señalar, que esperábamos la invitación para participar en la elaboración de ese citado Plan Especial de Gestión del Refugio, y no sólo de nuestra pequeña Asociación, también de otras entidades y personas que estamos seguros que podrían aportar múltiples sugerencias no sólo para lograr los fines declarados, sino también iniciativas que incluyan la promoción de la comarca del Noroeste, sus recursos naturales e históricos, su oferta de turismo rural… y de alguna manera, que el antiguo vivero de El Bebedor, con sus 6’5 has hoy sin uso, las 3 casas forestales, 2 de ellas en estado de ruina, los almacenes, caballerizas, las 2 balsas, en definitiva, un conjunto de instalaciones y espacio, muy apropiado para que puedan desarrollarse varios proyectos de divulgación, promoción, investigación, disfrute de la fauna, protección, etc. vuelvan a recuperar la actividad, aunque ahora, prestando un servicio que se adecue a las necesidades que la sociedad actual demanda.