ANTONIO F. JIMÉNEZ

Hace tres años, Pablo Martínez se citaba desde Holanda con El Noroeste vía online para hablarnos de la banda que había fundado en Holanda, ‘Pablo Martínez Flamenco-Jazz Band’, donde el bullero es trombonista y cantaor. Nos contaba ilusionado que había participado en el disco Huellas de Jorge Pardo, músico de talla que ahora, poco tiempo después, ha colaborado tocando la flauta en De madrugada, el primer disco de nuestro joven vecino que grabó el pasado noviembre junto a sus compañeros de banda y que vuelve a la cita online para contárnoslo. «Me acuerdo perfectamente de que Jorge Pardo me dijo que cuando necesitara una flauta para mi disco lo llamara. Y así hice. De hecho, él siempre presume de haber grabado Huellas mediante el ‘trueque gitano’: tú me grabas un trombón aquí, yo te grabo una flauta allá».
De madrugada, un título que evoca las veladas flamencas que Pablo Martínez vivía en Bullas con sus familiares y amigos, cuenta además con otras colaboraciones de lujo, como las de Nasrine Rahmani en el cajón, o Adriaan Correa en la percusión latina. «El disco está grabado por completo, aunque falta la mezcla, la masterización, el diseño de portada e interiores», por lo que la banda ha iniciado un proceso de crowdfunding a través de la plataforma digital Verkami para terminar de financiar el álbum.
Las recompensas para los mecenas podrían estar listas en torno a los quince o veinte días después de la finalización de la campaña, según lo que tarden en hacer las copias físicas. El lector interesado puede acceder a la web del proyecto entrando en la página web de Verkami y buscar «De madrugada»; ahí encontrará los detalles sobre los diferentes precios con la explicación de a qué irán destinadas las aportaciones de los que quieran ayudar, y las recompensas que recibirán a cambio. El plazo estará abierto hasta el 13 de junio a las 12:30 horas.
De momento han conseguido más de la mitad del dinero que esperaban recaudar. «La gente se está dando cuenta de que el sistema ha cambiado, de que ya no hay apoyo del gobierno ni de discográficas ni de nada por el estilo», expresa Pablo Martínez, que añade: «el Verkami es una prueba de fuego para tu proyecto. Te enteras si la gente apuesta o no por tu disco antes incluso de sacarlo. En otras palabras, solo puedes sacar un disco si la gente quiere que lo saques. A no ser que hagas música comercial, eso ya es otro cantar».
De conseguir todo el dinero, De madrugada estaría a la venta a primeros de julio. «Y aunque todavía estamos cerrando fechas, de seguro presentaremos el disco en Murcia, Barcelona y Madrid, quizá a principios de octubre». Al no contar con discográfica, de la distribución se encargará el propio Pablo Martínez. «Hoy día no es tan importante que tu disco esté o no en las tiendas. La gente que apoya al proyecto durante la campaña lo recibe en su casa por correo, y la gente que oiga hablar de nosotros después de que salga el disco solo tiene que meterse en pablomartinezmusic.com y pedirlo».

De madrugada

Es el primer disco que saca Pablo Martínez con su banda Pablo Martínez Flamenco-Jazz Band, en la que el bullero toca el trombón, el cajón y canta. El álbum contiene once temas resultantes de composiciones del propio Martínez, arreglos de estándares de jazz, palos tradicionales del flamenco, con letras del poeta murciano Sebastián Mondéjar y del cancionero popular. Con una música de fusión entre flamenco y jazz, que ya inició Paco de Lucía —a quien le dedican el primer tema del disco, Tangos para el de la Lucía— los componentes de la banda (Lluc Casares, al saxo y flauta; Jeff Heijne, a la guitarra flamenca; Joan Comaposada, al bajo; y Joan Terol, a la batería) junto a Pablo Martínez, consiguen que la armonía suene tanto a jazz como a flamenco al mismo tiempo, además de que se le confiera a los temas un dinamismo a la hora de interpretar el rimo, que va de un estilo a otro sin estar solo en uno de los dos. En palabras de Martínez, quien cree que nadie puede dominar un estilo al 100%, «hay que conocer y sumergirse en ambos para no caer en la vulgaridad». A ellos siempre les avalan los vítores del público.