Antonio F. Jiménez

El profesor de Lengua Española y Literatura en el IES Los Cantos de Bullas, David López Sandoval, ha ganado con su poemario ‘El viaje heroico’ el primer premio de poesía Fray Luis de León ―dotado con 12.000 euros―, que organiza la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León. López Sandoval (Córdoba, 1975) es doctor en Filología Hispánica; autor de la novela ‘Viaje al Parnaso’y del poemario «Náufragos». Actualmente reside en Bullas y escribe sus columnas de opinión en su blog Autopsia.
«Una potentísima sensación de incredulidad» fue lo que sintió David L.S cuando le llamaron desde la Vieja Castilla para informarle de que ‘El viaje heroico’, su segundo poemario, había sigo ganador del Fray Luis de León ―que recogerá en noviembre―. Y eso que hasta hace bien poco él era «bastante escéptico con esto de los concursos», y que, al igual que en la lotería, el profesor creía que «siempre les toca a los demás». Pero este viaje, este viaje heroico, el jurado lo ha elegido a él tomando, sin duda, la decisión correcta, como así versa uno de los títulos de un poema que pertenece a ‘Náufragos'(2010), su primer libro de poesías compuesto «en apenas cuatro meses».
David L.S llegó tarde a la poesía, «exceptuando aquellos torpes (pero entrañables) exorcismos de la adolescencia». En el principio fue la narrativa. De hecho, su primer libro es una novela: «otro viaje, ‘Viaje al parnaso’. Cuando descubrí que la escritura iba a acompañarme inevitablemente a lo largo del camino, tenía mucho más apego a la narrativa que a la lírica», cuenta el autor. Sin embargo, en un verano de hace seis años, así de súbito, como un soplo jupiteriano, empezaron a llegarle versos con los que compuso el poemario ‘Náufragos’.
Ahora que «lo lírico ha ocupado el primer lugar», ya hay un jurado ―el del Fray Luis― que destaca de la poética de David L.S su capacidad para representar líricamente el cansancio de una generación y las amenazas de nihilismo que caracterizan nuestro tiempo. El poeta, que se siente profundamente agradecido a los que le han elegido como ganador, piensa, sin embargo, que ‘El viaje heroico’ no es un libro generacional. «Hay dos o tres poemas que hacen mención a quienes, como yo, nacimos en los setenta y empezamos a enterarnos de qué iba el mundo en los noventa. Hay referencias a esa década, a Nirvana, a Smashing Pumpkins… Pero, insisto, es un libro que tiene mucho más de autobiográfico que de generacional», señala López Sandoval, quien matiza que esas «amenazas de nihilismo no son ya amenazas sino el estado natural de una civilización, de una cultura que acaba de entrar en un procesode decadencia».
Los versos de ‘El viaje heroico’ tratan de extraer conclusiones de ese panorama. «Pero siempre partiendo de lo que yo estimo la mirada más sana y menos dañina que se puede adquirir jamás: la de la ironía. La ironía es mi tabla de salvación particular. Te diré más: ante esta gigantesca nada que amenaza con engullirnos, la ironía es lo único que puede salvarnos, o al menos mantenernos al pie del cañón», expresa el autor, quien es devoto de la lírica de los Siglos de Oro, en especial Lope de Vega y Andrés Fernández de Andrada; también están los Baudelaire, Bécquer, Whitman, Machado, Cernuda ―«el mejor poeta del 27»―, Kavafis, Pessoa, Ajmátova, Pavese, Holan, Szymborska, la poesía de la experiencia, Rosillo, Jiménez Lozano, Álvarez, Luis Alberto de Cuenca. De todos ellos, David está dubitativosobre quién le ha influido más. «En realidad podría señalar la influencia de aquella poesía que no necesita intérpretes, la de la línea clara, la que está compuesta para que el lector la entienda y pueda identificarse con ella», resuelve el maestro y poeta, a quien abrazany felicitan sus viejos neófitos del pupitre con ese mensaje, acaso ya manido, pero icónicamente necesario: O Captain! my Captain!