TONI FONTÁN

El Bullense sumó su segunda victoria en ésta liga y alcanzó la punta del campeonato, amparado en su estructura cada vez más sólida y en un ataque letal: La «Cobra» picó dos veces y liquidó el partido. Mortífero.

Camina éste Bullense a paso firme en éste inicio de la Phillips Preferente 2019/2020. Ayer tocaba debutar en casa, con todo lo que eso implica, pero los muchachos de Mapeka andan con el fuego sagrado en modo ON, y el Bala Azul tampoco supo apagarlo.

Un lindo día para la práctica del fútbol. Una cancha muy habitada. Se daba todo para que el debut en casa fuera bien, y los rojiblancos no defraudaron. Aguardaron pacientemente en los primeros compases del partido, con un Bala Azul controlando la pelota en su terreno y lateralizando su juego. Aguas calmas y serenas para que muerdan los de arriba. Así fue como primero Ismael, Párraga y luego Justin tuvieron sus chances, sin éxito.

En esa tónica de no poder abrir la lata, a Yordi se le escapó su marca y los rojiblancos contuvieron la respiración para un mano a mano del extremo derecho visitante que, algo esquinado, definió demasiado cruzado ante la salida de Ginés Guzmán.

Mapeka entendió que necesitaba otra cosa y mandó a Alí a la cancha para arrancar el complemento. Un complemento que despertó a esa Víbora hambrienta que habita en el ataque rojiblanco: La «Cobra» Piqueras caoturó una pelota en el vértice del área y sacó un zurdazo envenenado (Cómo no) que el arquero no atinó a despejar.

Sin apenas tiempo de digerir a su presa, el punta volvió a morder, pero ésta vez de forma visceral: Enri Gómez, el eterno «Gambetita» cortó una pelota en su propio campo, levantó la cabeza y le puso un pase bárbaro a Piqueras, que reptó hasta el area y, manual de definición en mano, le palmeó la pelota de zurda al costado del arquero. Veneno puro y golazo. A ésta hora el Bala Azul estaba liquidado.

Otra gran victoria del Bullense y otra viva muestra de la mutación futbolística de los muchachos de Mapeka, cada día mas aceitados y con más credenciales para ponerse la pilcha de candidatos.

Dos de dos. Cinco a favor y cero en contra. Vamos que éste año nos envenenamos todos.