PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Aunque no lo parezca, es un privilegio y un alto honor, no referirnos, esta semana, a ningún fallecimiento, sino todo lo contario, es decir acercarnos a las fiestas patronales de la localidad convertida en Tierra Santa, la que da sentido a nuestra participación comunicadora y, sobre todo, hacerlo desde el orgullo de contar con un personaje “muy vivo”, despierto, entusiasmado con el flamenco y receptor de innumerables distinciones en ese género tan complejo, nada sencillo y siempre descubridor de sensaciones, experiencias y grandes vibraciones para los nuevos aficionados, que surgen a borbotones, nada más escuchar el temple de la guitarra, el sentimiento de las voces educadas para ello y la afición profunda y clara de grandes artistas que se dedican a esta actividad musical de manera intensa y en plena comunión con ese arte que tantos “palos” ofrece e intenso sentimiento aflora.

Este “Año Santo Jubilar 2017”, Caravaca de la Cruz goza de numerosos acontecimientos culturales, festivos, de diversión, encuentro, entretenimiento y demás valores añadidos que configuran la esencia y la justificación de unas fiestas, catalogadas de interés turístico internacional, pero, además, cuenta con un cartagenero con sentimiento murciano y caravaqueño, por razones artísticas recientes, que ha paseado el nombre de nuestra región por numerosos lugares de toda la geografía flamenca, alguien que no podía quedarse ajeno a las tradiciones caravaqueñas en las que, este año, gozará, por méritos propios y por haber hecho tanto y tan bueno por nuestra murciana tierra, del privilegio, no solamente de alimentar, y por partida doble, el programa cultural de esta edición del “Año Santo Jubilar” en materia de actuaciones culturales, con el profundo orgullo que ello supone, sino que, además, será, con todos los honores, nuestro pregonero de las fiestas patronales de 2017, la edición que, coincidentemente, se da la mano con el “Año Santo Jubilar” en su tercera celebración, tras los años 2003 y 2010.

Múltiples distinciones y reconocimientos

Francisco Javier Piñana Conesa (Cartagena, 11-11-1974) es el verdadero nombre de nuestro distinguido, un artista popularmente conocido como Curro Piñana, quien ya cuenta, entre otras muchas distinciones, con la que le concedió el diario “El Faro”, en 2005, nombrándole “Embajador de Cartagena”, reconocimiento que en poco puede ser superado para cualquier persona que, como es el caso que nos ocupa, le reconoce descarada y muy merecidamente como “profeta en su tierra”, algo que resulta más difícil, cada día, y que solamente consiguen “los elegidos”, como es el caso del distinguido por la Cofradía de la Santísima y Vera Cruz, con el refrendo de la Comisión de Festejos de la localidad de los Caballos del Vino, para convertirse en nuestro pregonero de fiestas de este año 2017.

Y nos preguntamos, con no poca curiosidad, siendo como es el flamenco, ¿no tendrán algo que ver los Caballos del Vino, el manto protector de la Santísima y Vera Cruz, ese camino de la verdad que es el que tiene por destino la Basílica-Santuario enclavada en el interior de la muralla del Castillo caravaqueño y que se inicia en diferentes latitudes geográficas, la guitarra y todos los “palos” de ese mágico género musical?. Seguro que sí y no por coincidencia, sino porque, todos esos valores, son castizos, históricos, culturales, religiosos, eternos y siempre bienvenidos.

Peregrino convencido

El programa de televisión de “La 7-Región de Murcia”, denominado “Peregrinos”, que dirige y presenta nuestro caravaqueño paisano y amigo Alfonso de la Cruz, ya dedicó uno de sus primeros espacios al flamenco cartagenero, un recorrido que Piñana nos relata como “una experiencia inolvidable, porque pude comprobar ‘in situ’ todas aquellas expectativas que yo tenía depositadas en esa aventura, haciendo causa común, como un humilde peregrino más, que va en busca de la Vera Cruz”. La verdad es que la entrevista con este magnífico artista se convirtió en un auténtico deleite en el que descubrimos al flamenco, a la persona sencilla, cercana, amable, murciana y cartagenera, plagada de virtudes y demostrando fe ciega en lo que hace. El rato no pudo ser más agradable y, en ese mismo sentido, tratamos de trasladárselo a nuestros lectores.

Digamos antes, no obstante, que Curro Piñana goza, además de los ya citados, de enormes reconocimientos que sería imposible relatar aquí en nuestras páginas impresas, pues tiene el “Aladroque de Oro”, “Fandangos Mineros”, “Melón de Oro”, “Mejor disco del año 2011”, “Faba de Oro 2016”, ofrecida por el “Restaurante Casa Menéndez”, de Águilas; la tan codiciada “Lámpara Minera”, en el “Festival Internacional del Cante de las Minas de La Unión”, en 1998, así como el reconocimiento “Patriarca Flamenco”, concedido, en 2016, por la “Cumbre Flamenca de Murcia”. Y no seguimos para no caer en la reiteración y en el “atropello” de nuestra escasa disponibilidad de espacio ya mencionada. Este “joven veterano”, dicho muy intencionadamente lo que acabamos de entrecomillar, porque nada mejor para cualquier artista que sentirse veterano y, al mismo tiempo, ser descaradamente joven, por lo mucho y bueno de experiencia que, todavía, tiene por delante, a la espera de vivir las vibraciones, sensaciones y alegrías que conlleva el aprendizaje de la vida, aunque en el mundo artístico también se crucen los sinsabores, las adversidades, los problemas y, a veces y muy lamentablemente, hasta las envidias infundadas e injustificadas hacia quienes, siendo artistas por todos los poros de su piel, son maltratados por quienes no soportan el merecido triunfo ajeno, aunque resulte plenamente “ganado a pulso”, como es el caso de nuestro querido y entrañable artista, Curro Piñana. Pero, a ese tipo de personas “sin atractivo”, mejor no dedicarles ni un segundo.

Pregonero en la emblemática ciudad de Caravaca de la Cruz

Le recordamos que en Caravaca de la Cruz han existido pregoneros de popularidad internacional y enorme consideración cultural, en unos casos, y artística, en otros, ¿qué se siente al ser pregonero de las fiestas en una ciudad tan emblemática como Caravaca de la Cruz y, por añadidura, en el “Año Santo Jubilar?.

-Es un orgullo incuestionable y una satisfacción impresionante el que hayan pensado en mí para anunciar las fiestas de Caravaca de la Cruz. Y mucho más en un Año Jubilar. Estoy seguro de que va a ser uno de los momentos clave de mi propia historia, como ser humano y, por supuesto, como artista. Y, en todo caso, algo que nunca sabré agradecer en su justa y atinada dimensión.

Ciertamente, estamos de lujo, llenos de arte y embargados por el indisimulado sentimiento de hallarnos con muy “buena gente” al frente del liderazgo de ese protagonismo que encierra esta edición de nuestras caravaqueñas fiestas patronales. Muchísimas gracias, querido y admirado Curro, por brindarnos el altísimo honor de dejarnos entrar en tu mundo y sentirnos partícipes de tu generosidad, buen talante e inalcanzable talento artístico y personal.

Sea como fuere, porque, quizás, eso nunca lo sepamos con certeza, sí estamos seguros de que la elección de este año no ha podido ser ni más artística, ni más flamenca, ni más oportuna, ni más cercana, porque inundar de bendiciones a un murciano de Cartagena, músico de corazón, flamenco de sentimiento, artista por devoción y por vocación y, por si no era suficiente, buena persona, mejor amigo y apóstol de la sencillez, es un privilegio que, en esta ocasión, nos llega como un regalo caído del cielo.

La belleza del flamenco y sus conciertos en Caravaca de la Cruz

Respecto al flamenco, nos dice que “es una forma de sentir y expresar, una belleza incalculable, una forma, si me apuras, de vivir. Existe otro prisma a través del que se perciben las diferentes profesiones, pero la nuestra, sin duda alguna, es tremendamente especial”. En cuanto a su “palo” favorito, nos comenta que “el flamenco proporciona una ambición que no te deja diferenciar para nada los ‘palos’, sino que tratas de estudiar, dominar y ejercer el abanico más amplio de ellos”.

De los conciertos que tienes programados en el “Año Santo Jubilar 2017”, donde, además de pregonero, serás invitado artista de lujo, ¿qué tienes previsto ofrecer?.

-Para el día 26 de Marzo, se ha programado un concierto con la Banda de Música de Caravaca, en el incomparable marco de la monumental iglesia de El Salvador. Pretendo hacer un recorrido sobre el estilo flamenco más relacionado con lo religioso, como la saeta flamenca, género que proviene del siglo XVIII, buscando un repaso por sus diferentes variantes estilísticas y donde ofrezco una selección de letras dedicas, exprofeso, a las imágenes más representativas de la Semana Santa caravaqueña. La banda de música interpretará una serie de muy distinguidas marchas procesionales. Por otro lado, el día 2 de Abril, celebraremos una misa flamenca en la Basílica-Santuario y, a lo largo de la liturgia cristiana, se va a desgranar una poesía flamenca dedicada a las distintas partes de la misa, poesía en la que se reserva un lugar muy especial para la Santísima y Vera Cruz.

Sus discos y sus proyectos

Curro Piñana ha grabado discos de enorme dimensión como el dedicado a “Saetas”, “De lo humano y lo divino”, “De la vigilia al alba”, “El alma lastimada y otros poemas”, “Antología del cante minero”, “Misa flamenca” y otros títulos de álbumes y canciones que harían interminable nuestra entrevista, pero el artista tiene muchos más proyectos como son todos los conciertos de cara a Semana Santa, en Murcia, Lorca, Puerto Lumbreras, San Pedro del Pinatar, Lorquí, Molina de Segura, Aranda de Duero y otros muchos municipios, cantando saetas en las procesiones locales. Y nos comenta que ha estado muchos años inmerso en la investigación para su tesis doctoral, trabajo que tuvo el honor de defender, hace unas semanas, en el marco de la Universidad de Murcia, con el seguro que merecido resultado de sobresaliente “cum laude”, porque Curro, además de cantaor de raza, es uno de los primeros doctores en flamenco de la historia del género, importante logro sobre el que nos comenta que “es el sueño por cumplir más inmediato, lo que me ha ocupado mucho tiempo y quiero, ahora, disfrutarlo en mis múltiples e inminentes actuaciones, entre las que destaca, además de mi caravaqueña participación, el concierto que vamos a ofrecer en el ‘Teatro Fernán Gómez’, de Madrid, dentro de un festival de música transcendental con los prestigiosos ‘Derviches de Damasco’, así como la preparación del nuevo disco con numerosas ideas y bastantes novedades, aspectos pendientes de matizar, madurar y darle forma definitiva a ese ímpetu creativo en el que espero estar acompañado por las dichosas musas que tanto necesitamos los artistas”.

Labor académica

En cuanto a su tarea lectiva como profesor, nos matiza que “el flamenco ya entró en los colegios mayores y no hace mucho tiempo, desde el año 2000, está en los conservatorios superiores de música. De hecho, Murcia, amén de ser una de las cunas más importantes del flamenco, a través del repertorio de los emblemáticos cantes de las minas, es pionera en los estudios superiores de música. Es una responsabilidad que ejerzo con un placer inmenso porque, en mi formación como cantaor, yo viví, también, esa transmisión a través de mi abuelo, con lo que, en la música, hay que tener aspectos muy claros, como la disciplina, el sacrificio constante y el amor y entrega absoluta hacia lo que haces. Lo pude aprender desde bien chiquito y no me olvido de mantener esa línea, porque, sin duda alguna, la tradición familiar ha influído decisivamente, ya que mi abuelo tocaba la guitarra, primero, y cantaba, después, siendo un capitán de navío en plena república. Mi padre comenzó cantando y luego se hizo maestro de la guitarra. De los seis hermanos que somos, tres hemos acabado como profesionales de este género y, al mismo tiempo, practicantes de la docencia, porque, por añadidura, llevamos el flamenco en el corazón. Mi hermano, Pepe, es guitarrista y profesor de acompañamiento en el Conservatorio Profesional de Danza de Murcia. Carlos, es guitarrista y profesor de ese instrumento, mientras que yo, Curro, soy cantaor y ocupo la cátedra de cante flamenco en el conservatorio Superior de Música de Murcia”.

Así es nuestro artista y nuestro pregonero de este año que, aunque no nos desvela contenidos por razones de pura lógica, estamos convencidos de que preparará un pregón brillante, como todo lo que suele hacer. Un enamorado de sus amigos, de su Cartagena y de sus gentes, pero, sobre todo, de María Elena, su esposa, y de sus hijos, Curro y Carmen Helena, a los que adora. Ánimo artista, porque el mundo del flamenco es tuyo y Caravaca de la Cruz está deseosa de verte en el balcón de la casa consistorial para animarte, apoyarte y aplaudirte. Buenos días.