ANTONIO MARTÍNEZ LÓPEZ

La colocación del pañuelo en la almena del castillo marca el punto de partida de las fiestas para los caballistas en general y para mi familia en particular.

La familia Martínez, por tradición es la encargada de colocar el pañuelo en la almena

Son ya 26 años, los que llevamos en mi familia cumpliendo con la tradición de la colocación del pañuelo en el Castillo, y digo tradición porque para nosotros es un día muy especial, se coloca el día anterior al Baile del Pañuelo y es emocionante ver  y escuchar los comentarios de la gente  cuando ese día contemplan el pañuelo desde diversas partes de la ciudad, indicando a todo el pueblo en general que se acercan unos días maravillosos que estamos todo el año deseando que lleguen.

El primer pañuelo lo colocamos  en 1995 y surgió desde el seno del Bando de los Caballos del Vino siendo su presidente Gaspar Muñoz, por aquel año el hermano mayor era Paco Pim y nuestro alcalde Antonio Martínez Reina.

La idea inicial era la de elaborar un pañuelo de grandes dimensiones que, como sucede ahora estuviera presente en el castillo y para todo el pueblo durante todas las fiestas, sin embargo en sus principios esta idea no fue muy bien acogida por parte de la familia festera y de hecho, y a pesar de que el pañuelo se colocaba antes de las fiestas, este no podía ser desplegado en la almena hasta la misma mañana del día 2 cuando las amazonas llegaban a la cuesta y se retiraba inmediatamente una vez concluía la entrega de premios a los caballos ganadores. A dia de hoy esto se queda en una simple anécdota y el pañuelo rojo, tan típico en la indumentaria de los caballista, se ha convertido en un emblema para todo el pueblo de Caravaca y todos los que durante esa mañana del día dos visitan nuestra ciudad.

Volviendo al pañuelo y a esos inicios: Siendo mi padre componente del Bando recibió el encargo de Gaspar de su colocación y de todo el tema relacionado con ese primer  pañuelo  que de hecho la tela se adquirió en “Los Roca” y lo pintó el ya fallecido y añorado Antonio “Azorín” y mi hermano y yo, desde el primer día, estamos ayudándolo en esta tarea, lo que ha supuesto, como he dicho anteriormente, una tradición en mi familia, de la cual, nos sentimos muy orgullosos.

En años posteriores, también se unió nuestro primo Antonio, que forma también ya parte de este EQUIPO, y esperemos que continué muchos años más.

A lo largo de los años, se han fabricado 3 pañuelos, este primero de tela normal y con la leyenda “CABALLOS DEL VINO”, a este le sustituyó  otro  con la misma leyenda, pero ya fabricado con tela de loneta, más fuerte y resistente que el anterior, buscando con ello que, por ejemplo, no se enganchara en la almena con el vaivén del aire, y aparte, se reforzó la punta con una pesa mucho más grande, para evitar de este modo el pañuelo se pudiese “volver” con el efecto del aire. Este pañuelo se realizó en el año 2014, siendo Presidente del Bando Manuel Fernández.

Por último y debido a la situación del Covid 19, que tanto ha afectado a la población en general y por ende, al festejo de los caballos del vino, se hizo un pañuelo, siendo presidente Javier Gallego, y con la leyenda ESTE AÑO CORREMOS CON EL CORAZÓN, que en el año actual, se ha modificado por la leyenda AHORA MAS QUE NUNCA he incorporado el logo por el nombramiento al festejo de los Caballos del Vino como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Son muchas las anécdotas que giran en torno a esta tradición, lo que me llevaría mucho tiempo en desarrollar, indicando eso si, como algo significativo, el hecho de que el año pasado, no pudo estar con nosotros mi padre por enfermedad, lo que supuso una enorme tristeza para nosotros, pero gracias a dios y nuestra Stma. Cruz, este año ya ha vuelto a estar con nosotros.

Esperemos que esta situación pase lo antes posible y volvamos a disfrutar todos juntos de este maravilloso festejo, y que la tradicional colocación del Pañuelo vuelva a ser el punto de partida para los caballistas, como lo ha hecho durante estos últimos años.