Antonia Belén López Sánchez
@Belen_TICS

La enseñanza en España ha cambiado mucho en los últimos años, sin lugar a dudas ha evolucionado y mejorado. VivimoAntonia Belén Lópezs en uno de los países con un mayor número de personas sobrecualificadas para el trabajo que desempeñan. Sin embargo, a pesar de esto nos llegan informes, por ejemplo, de la UNESCO, en los que España aparece como el país de Europa con el mayor índice de fracaso y abandono escolar. Han habido siete reformas educativas en democracia en España pero, ¿han servido estas reformas para mejorar la calidad de la educación?
El sistema educativo Español realiza constantes reformas educativas con el objetivo de adaptarnos y acercarnos a una educación mas europeizada. Sin embargo muchos se preguntarán por qué estas reformas se llevan a cabo sin preguntar la opinión de los que conviven día a día en las aulas, es decir, los profesores. Como profesora creo que esta falta de consulta a los educadores podría ser debida al bajo prestigio social que tiene la figura del maestro en España. Es importante que los padres den a los educadores la importancia adecuada ya que, será esa la imagen que tengan sus hijos de sus educadores a lo largo de su proceso académico.
Un tema que debería preocuparnos muchísimo es la cohesión social en nuestras escuelas. En los últimos años estamos viendo un desprestigio de la escuela pública en comparación con los centros concertados o privados. Se habla de peores resultados y mayor fracaso escolar en las escuelas públicas, pero no se habla de la diversidad del alumnado, de la existencia de colectivos de alumnos desfavorecidos o de las complejas condiciones en las aulas de los colegios o institutos públicos. En muchos centros públicos, un alto porcentaje de alumnos son niños o adolescentes inmigrantes. Esto supone que, estos alumnos procedentes de otros países con sistemas educativos diferentes, primero deben aclimatarse y adaptarse a su nuevo entorno social, y después podremos empezar a ver sus resultados académicos. El gobierno debe gestionar el destino del alumnado inmigrante con especial atención para evitar lo que ya es una realidad en España, las escuelas gueto.
Si bien es un punto positivo que se hayan desarrollado recientemente en España varios programas para la atención a niños y adolescentes con necesidades educativas especiales, estos alumnos necesitan un profesor de educación especial que les apoye en el aula junto al educador encargado del grupo. Estos programas de apoyo a niños con dificultades especiales pretenden garantizar una calidad educativa, una equidad que suponga la ascensión social para todos y la no discriminación en el aula. Sin embargo los continuos recortes obligan a disponer de menos profesores de educación especial, lo que afecta directamente al rendimiento y resultado de estos niños con necesidades específicas. Ya sea como docentes o como padres debemos proteger siempre el derecho de nuestros niños a educadores especiales, así como a becas comedor o ayudas de libros. Estas becas son de suma importancia ya que ayudan de forma importante a combatir el absentismo escolar y la pobreza infantil.
Por otra parte, y aunque sea justo romper una lanza a favor de los padres y tutores legales que cada vez más actúan como agente activo en el proceso educativo de sus hijos, todavía debe ser objeto de suma importancia la comunicación entre padres y profesores. Debemos fomentar la coeducación tanto en las escuelas e institutos como en el propio hogar del alumno.
Es, en conclusión, tarea de todos trabajar codo con codo para solventar los problemas que aún afectan a las aulas públicas españolas. Todos debemos formar parte activa del proceso de educación, educando para el futuro. Los cambios reales pueden costar años de duro esfuerzo, pero cada pequeño detalle contribuye a un futuro mejor. No debemos desistir en el intento de lograr una educación mejor, porque la educación define la sociedad en la que vivimos.