JAIME PARRA

La crisis del coronavirus ha monopolizado este curso casi todo el debate educativo. La responsable del área, Cristina Ruiz, en esta entrevista nos explica cómo se ha adaptado Calasparra a esta situación.

¿Cómo ha sido la vuelta a los centros educativos tras las vacaciones de Navidad? ¿Qué medidas han adoptado para mitigar los contagios por coronavirus?

Desde el pasado septiembre que tuvo lugar el inicio de curso en los centros escolares, la nueva normalidad se ha implantado en la vida de todos modificando nuestras formas de estudiar, trabajar y relacionarnos en general. Hemos podido apreciar desde todos los ámbitos como esta tercera ola ha sido más severa que las anteriores, pero esto nos ha permitido ver que los protocolos y las actuaciones realizadas en los diferentes centros han funcionado correctamente. Hay que reconocer la gran labor, el esfuerzo y la dedicación que han demostrado los docentes creando estos protocolos, instalando la señalética, reeducando a los alumnos y a sus familias para que los centros sean lugares seguros. Protocolos y acciones destinados a proteger a todos los alumnos y alumnas, a sus familias y a todos los trabajadores que desempeñan ahí su función. Incluso en el caso del IES Emilio Pérez Piñero han realizando un estudio sobre la ventilación en las aulas que ha aportado muchos datos interesante y una aplicación práctica que ha revertido directa y positivamente en la calidad del entorno escolar de estudiantes, profesores y demás personal del centro, estudio que han compartico con el resto de centros educativos.

Desde el Ayuntamiento de Calasparra intensificamos desde el inicio la limpieza en los centros, sumando a la limpieza habitual que se realizaba todas las tardes a una persona que se encuentra en el centro durante toda la jornada escolar reforzando la limpieza de los aseos, barandillas, pomos y manivelas de puestas, etc., en definitiva todas las superficies que son susceptibles de ser de mayor contacto.

También quiero remarcar la labor de la Policía Municipal de Calasparra, de los centros escolares y de las familias, por aplicar y adaptarse a la nueva situación ya que las entradas y las salidas a los centros educativos son localizaciones en las que en determinados momentos se podían producir aglomeraciones. Por ese motivo se lleva realizando el corte al tráfico de determinadas calles desde el inicio de las clases, para facilitar que los alumnos puedan acceder andando al centro, asegurando que se puede cumplir la distancia de seguridad y aumentado la seguridad vial en la zona, además del beneficio medioambiental que supone. A esta actuación diaria por parte de la Policía Local también se suman charlas informativas que los agentes van a realizar en el IES Emilio Pérez Piñero recordando las medidas de seguridad y la importancia de cumplirlas.

El que no se hayan producido contagios internos dentro de los centros demuestra que son entornos seguros para nuestros hijos e hijas, pero debemos de seguir trabajando para que la presencialidad sea total, garantizando el derecho a la educación de todos los niños y niñas y luchando contra el absentismo escolar.

En cuanto a formación, ¿es suficiente la oferta o se han solicitado nuevos cursos a la Consejería?

Desde el Ayuntamiento de Calasparra consideramos que siempre se puede mejorar la oferta educativa, ya que el entorno laborar es un ámbito que se encuentra en constante transformación  y en el que siempre hay nuevas necesidades que requieren de personal cualificado específicamente para ello.

En Calasparra solamente existe un FP de Grado Medio de Gestión Administrativa, y desde el Ayuntamiento de Calasparra tras reunirnos con las empresas que desarrollan su actividad en nuestro municipio, nos transmitieron la necesidad y demanda que tenían de profesionales del ámbito de la mecánica, y atendiendo a la demanda del alumnado que quiere seguir formándose y mejorar su empleabilidad, generando un impacto positivo sobre la economía de nuestra localidad, solicitamos la implantación de una formación profesional de mecánica. Esta formación proporcionaría a los profesionales más posibilidades de incorporarse al mundo laborar que en nuestra localidad cuenta con una potente industria asociada a la producción agrícola, además de una creciente actividad relacionada con el sector de las energías renovables.

En relación a la agricultura el Consejo de la D.O. Arroz de Calasparra, que se reunió con la alcaldesa y con el IES Emilio Pérez Piñero, también ha solicitado el grado medio de formación agrícola. Consideramos que el cultivo de nuestra tierra, en la que se produce el mejor arroz del mundo, se beneficiará ampliamente de contar con profesionales formados. Puesto que para el desempeño agrícola también se requiere formación tanto en técnicas agrarias como en gestión económica. Una acción encaminada  a dotar este sector de un mayor atractivo para futuros profesionales, ya que en la actualidad es un sector que en nuestro municipio cada vez cuenta con menos personas que deciden dedicase profesionalmente a ello.

Calasparra vuelve a participar en “Una educación para el siglo XXI”, ¿por qué es importante cooperar con este foro?

El Ayuntamiento de Calasparra junto a y AFEReM (Asociación Futuro de la Educación Región de Murcia) organizan este año las VII Jornadas “Una Educación para el siglo XXI. Miradas desde las Ciencias y las Artes 2021”. Ambos llevamos colaborando desde el 2017, enfocando  estas jornadas como un espacio que permita el análisis de la realidad y el contraste de ideas para fomentar el espíritu crítico mediante el diálogo con propuestas concretas que permitan ampliar la información de la ciudadanía información desde una visión crítica a la vez que aclaratoria.

Con esta premisa es fácil ver porque es importante participar en estos proyectos. Actualmente vivimos en un mundo en el que se producen cantidades ingentes de información, lo que provoca que su procesamiento y comprensión nos sea cada vez más complicado. Apostar por desarrollar espacios donde expertos de diferentes ámbitos expongan sus estudios contrastados, a la vez  que se cultiva el espíritu crítico nos parece una herramienta imprescindible de conocimiento que no podemos dejar de acercar hasta nuestros vecinos y vecinas de Calasparra.

¿En qué consiste el Consejo Local de la Infancia y Adolescencia? ¿Cómo se ha adaptado a esta época de pandemia?

Desde 2018 UNICEF reconoce a Calasparra como Ciudad Amiga de la Infancia, este proyecto lo lideró la ahora alcaldesa de nuestro municipio Teresa García cuando todavía era edil de educación. Este reconocimiento es también un compromiso y una apuesta clara de este equipo de gobierno por mejorar el bienestar de los niños, niñas y adolescentes de nuestra localidad, impulsando espacios de participación a través del consejo local de infancia  y trabajando en alianza con otras administraciones públicas o entidades para alcanzar sus objetivos.

En este contexto el Consejo Local de la Infancia y Adolescencia de Calasparra es un espacio específico para la participación infantil activa en el marco del gobierno local, es un cauce de participación y representación del conjunto de la infancia dentro de nuestro municipio. En este espacio los jóvenes hacen propuestas y trasladan a la corporación municipal sus opiniones, necesidades e inquietudes. Lo conlleva que las voces, necesidades y prioridades de cada niño y niña se escuchen y se consideren en las normativas y políticas públicas, en los presupuestos y en todas las decisiones que les afectan.

Además, ellos mismos realizan las propuestas que después trabajan para desarrollar con la ayuda de diferentes asociaciones y de la administración pública, propuestas que aunque durante el pasado año 2020 estuvieron marcadas por la situación sanitaria que atravesamos, han estado enmarcadas en todo momento dentro de los objetivos de la Agenda 2030.