MIGUEL HERNÁNDEZ VALVERDE

Mientras el Ministro De Guindos anuncia que rescatar a CAM puedeGrupo BMN costarle al erario público unos quince mil millones de euros (casi cinco veces el presupuesto de la Comunidad Autónoma) y que el Gobierno de España da por perdidos los doce mil millones inyectados a través del FROB a Catalunya Caixa, aquí en nuestra región las cosas pintan por fortuna algo mejor.

Si usted va a varias entidades financieras y pide un préstamo de 100 y todas le ofrecen 300, sólo puede significar dos cosas:

Qué todos se fían de su capacidad de gestión y negocio, y que su credibilidad y su formalidad para devolver el préstamo está fuera de toda duda.

Pues eso es más o menos lo que le ha ocurrido al Grupo BMN, al que todos conocemos como Cajamurcia, que lanzó la primera emisión para capitalizarse a través de Cédulas Hipotecarias por un importe de 500 millones de euros (ochenta mil millones de pesetas, que se dice pronto) y en tan sólo una hora y media, le prestaban por valor de 1.600 millones.

Pero no solamente ha recibido el respaldo de inversores españoles, que es importante, sino que más del 60% de la demanda provenía de fuera de nuestras fronteras, por lo que es para estar de enhorabuena los murcianos y murcianas, que los mercados internacionales, principalmente Reino Unido, Alemania y Dinamarca confíen en  Cajamurcia.

Al final, han sido cuatro grandes bancos internacionales quienes han colocado la inversión: Goldman Sachs, Barclays, Natixis y Nomura.

Sería necesario recordar, que tras la reestructuración del sistema financiero en España, donde el número de Cajas rondaba las cincuenta entidades, a fecha de hoy, su número se ha reducido prácticamente a 10 (Caixabank, Bankia, Catalunya Banc, Kutxabank, BMN, NCG Banco, Liberbank, Banco CEISS e IberCaja), de las cuales, sólo unas pocas tienen hoy en día la confianza, no sólo de sus clientes, sino de los mercados. Y si bien, era la propia Comisión Europea quien adelantaba que (a largo plazo) para el año 2017 el grupo BMN sería rentable si realizaba la reestructuración necesaria,  parece ser que el largo plazo puede sustituirse por el medio plazo.

Si a esto le añades, que el propio Secretario General del Tesoro Público, ha valorado más que positivamente esta emisión (la primera realizada por una entidad española con participación pública)  de Cédulas Hipotecarias, nos da como resultado, que todo apunta a que no todo lo que hacemos los murcianos tiene por qué ser malas noticias.

De hecho, muchos murcianos y murcianas que confiaron sus ahorros en las famosas preferentes, y que hoy en día ven con tranquilidad pero con inquietud, preocupación y mucha indignación, como cientos de miles de españoles (principalmente valencianos, gallegos y madrileños) están luchando en la calle haga frío, llueva, o haga calor, para recuperar sus ahorros de toda una vida. Y eso hay que valorarlo.

Ahora estoy seguro, que el camino para que el dinero llegue a las pequeñas y medianas empresas, a los emprendedores y sobre todo a las familias, estará más despejado y tendrá menos socavones.