LOURDES SIMARRO

Durante este curso se ha realizado en la comarca del Noroeste un taller  extracurricular para alumnos de altas capacidades que cursan la ESO, dedicado a la olvidada tarea de escribir.

La escritura  nos ha permitido durante mucho tiempo reflexionar, pararnos, ordenar ideas, crecer y madurar  a través de un acto tan aparentemente banal y ocioso como es sentarse en cualquier sitio con un papel y un boli a escribir lo primero que se nos pase por la cabeza. Sin embargo, hay que reconocerlo, cuesta mucho sentarse con uno mismo y poner en marcha el engranaje que nos ponga en el punto de lanzamiento para ser capaces de contar algo.

El taller tenía como objetivo principal la creación y la recreación literaria así como fomentar las relaciones entre los alumnos. Hemos querido compartir con vosotros algunas de las recreaciones sobre el cuento de Caperucita. Basándonos en el libro “Caperucita de colores” de Bruno Munari, los alumnos han inventado otras “Caperus” más modernas dedicadas a la informática, a la química, al absurdo…esperamos que os gusten.