José Fernández Tudela, concejal de Educación del Ayuntamiento de Caravaca

La comunidad educativa se enfrenta al inicio de curso académico más insólito y complejo debido a las condiciones especiales que ha impuesto la pandemia del COVID-19. Una situación que exige responsabilidad y diálogo de todos los que formamos parte de este apasionante mundo para encontrar un equilibrio entre el cuidado de la salud y el derecho y el deber de educar a los niños y jóvenes, a los que estamos obligados a ofrecer el escenario más seguro.

No es una tarea sencilla esta vuelta a las aulas. Nunca imaginamos enfrentarnos a un escenario tan extraño y a la vez tan cambiante, que nos fuerza a estar en vigilancia permanente. El aplazamiento del inicio de las clases en Infantil y Primaria hasta el día 14 de septiembre, que en nuestro municipio será efectivo el día 15 por ser festivo local ese lunes, permitirá que los centros puedan organizar mejor este regreso.

Para intentar ser previsores, desde el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz hemos mantenido en las últimas semanas reuniones, telemáticas unas y presenciales otras, con los responsables de la Consejería de Educación de la Región de Murcia, con los equipos directivos de colegios de Primaria y de institutos de Secundaria y con la federación de las asociaciones de padres y madres de alumnos del municipio para trasladarles la información, recoger sus propuestas y anunciarles medidas que a nivel municipal ya se han adoptado.

Aunque nuestras competencias en materia de educación son limitadas y prácticamente se limitan al mantenimiento básico de los centros, dada la situación actual, el Ayuntamiento, como administración más cercana al vecino, ha realizado un esfuerzo extra y ha trabajado en una batería de medidas para este inicio de curso escolar. Unas medidas que, además, deberán ser flexibles, para ir adaptándose a la situación sanitaria en cada momento.

Entre las iniciativas destacamos la puesta en marcha de un Comité de Seguimiento Educativo Municipal del COVID-19, que pasa a estar formado por los directores de los centros y los concejales de Educación, Servicios Públicos y Seguridad Ciudadana.

Igualmente, en estrecha cooperación con la Concejalía de Seguridad Ciudadana y Tráfico, se trabaja en un Plan de Acceso a los centros educativos para coordinar adecuadamente las entradas y salidas y evitar aglomeraciones. Otra medida es la creación de la figura del Policía Tutor, un agente con formación específica dedicado exclusivamente a labores educativas y de ámbito social.

Prioritario es el Plan de Limpieza y Desinfección, con la cooperación directa de la Concejalía de Servicios Públicos, para reforzar tanto las labores internas en colegios e institutos como la desinfección en los exteriores de los centros tres días por semana.

Una medida que se está estudiando es la creación de la Red de Voluntariado COVID-19, orientada a la colaboración educativa en los próximos meses, con la realización de tareas diversas, tales como la ayuda en los accesos a los centros, refuerzo escolar, apoyo a la conciliación de la vida familiar y laboral, desinfección, etcétera. Asimismo, el convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y Cruz Roja Española orientado a jóvenes en situación de vulnerabilidad social es otra de las iniciativas de refuerzo para este curso.

El Ayuntamiento de Caravaca también pone a disposición de la Comunidad Autónoma diversas instalaciones municipales con el objetivo de mejorar la conciliación o posibilitar la reducción de las ratios o número de alumnos, siendo indispensable que técnicos de la Consejería de Educación validen el uso de estas dependencias. Para la Guardería Municipal de San Francisco también se ha previsto una reducción de aforo y la creación de ‘grupos burbuja’ estancos que no coinciden, junto a otras medidas de prevención.  

La Consejería de Educación ha optado por un modelo de ‘vuelta al cole’ semipresencial, aunque también plantea otros escenarios en función de cómo evolucione la pandemia del coronavirus. Durante los días de no asistencia al centro, al alumnado se le facilitará el trabajo a realizar mediante diversas estrategias metodológicas.

Además, Educación refuerza este inicio de curso 2020/21 con la contratación de 800 docentes para Primaria y Secundaria, un presupuesto de 10 millones de euros para la mejora de las instalaciones de los centros y gastos adicionales de equipamiento de material higiénico sanitario y más de 2 millones de euros para el refuerzo de la limpieza. También se invertirán cerca de 18 millones en la digitalización de los centros educativos.

Para favorecer la conciliación laboral y familiar, fundamental en este nuevo escenario, la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social ofrecerá una nueva línea de ayudas a los ayuntamientos. Esta línea se suma a las ya anunciadas por la Consejería de Empleo.

Ahora más que nunca, administración, profesorado, padres y madres, debemos hacer un esfuerzo y remar en la misma dirección, ya que todos tenemos un mismo objetivo que es proporcionar la mayor seguridad y la mejor educación a nuestros menores en una situación tan difícil, pero que sin duda superaremos. Mucho ánimo a todos.