Pedro Antonio Hurtado García

Nacido en El Bronx neoyorquino, en el seno de una familia inmigrante, judía y de clase media. Su abuelo emigró desde Ucrania, se apellidaba Spekter, identificación que cambiaría a Spector, la misma que, luego, asumió, el ahora fallecido, Harvey Philip Spector (26-12-1939. Nueva York/16-01-2021, Stockton-California), popularmente conocido como Phil Spector, productor y músico que alcanzó la consideración de una de las figuras más notables, destacadas e influyentes de toda la historia de la música pop, además de colgársele, igualmente, la vitola de primer autor en la industria de la música, hallándose vinculado a todas la etapas de la producción.

“Muro de sonido”.- Su manera de orquestar sus creaciones se denominó “muro de sonido”, técnica que Spector bautizó como “una aproximación ‘wagneriana’ al rock and roll”. El trabajo se basaba en grabar multitud de pistas de acompañamiento que, posteriormente, superponía hasta alumbrar un sonido envolvente, armonioso y diferente a los demás, una creatividad con la que conquistó los deseos y preferencias de relevantes artistas, como los propios “The Beatles”, “The Beach Boys”, Leonard Cohen, “Ramones” y otros muchos, hasta tal punto que el cuarteto de Liverpool contó con él para la grabación del mítico “Let it be”.

Diagnosticado de coronavirus.- La muerte, a los 81 años, le ha sorprendido cumpliendo una condena de 19 años de prisión, en la penitenciaría de Stockton-California, pena cuyo cumplimiento inició en 2009, debido al homicidio, en segundo grado, de la actriz Lana Clarkson. Fuentes de la prisión californiana han asegurado que su muerte se produjo de forma natural, aunque también se han pronunciado diversos medios indicando que está relacionada con las complicaciones del coronavirus que contrajo cuatro semanas antes. Otro acontecimiento familiar desagradable fue el que sucedió el día 20 de abril de 1949, cuando el padre de Phil Spector se suicidó, quizás lo que ocasionó que su madre, en 1953, se instalara, con toda la familia, en Los Ángeles-California.

Polémico.- El fallecido productor comenzó su andadura musical como compositor y guitarrista del grupo “The Teddy Bears”, banda que se afincó en el panorama mundial, en 1958, gracias a la canción “To know him is to love him”. Era un hombre especialmente polémico por su carácter, reconocido por su condición de portar armas habitualmente, sabiéndose que le gustaba colocarla sobre la consola de grabación durante sus sesiones de trabajo. Se sabe que disparó su “caprichosa herramienta” durante una jornada de grabación con John Lennon. Trabajó como músico de sesión y orientó su carrera, claramente, hacia la producción musical, estableciendo colaboraciones con los prestigiosos compositores Leiber y Stoller, quienes crearon dúo oficial para tal finalidad.

Alquimista del pop.- De la mano de Spector y dirigiendo, él, la mesa de sonido, fueron numerosos los temas que se convirtieron en clásicos e imprescindibles del pop internacional, como “You’ve lost that lovin’ feeling” y “Unchained melody”, de “The Righteous Brothers”; “Be my baby”, de “The Ronettes” o el celebérrimo “River deep, mountain high”, de “Ike & Tina Turner”, una muestra de lo mucho que le debe, al neoyorquino, el pop más selectivo.

De plena confianza para “The Beatles”.- Hay que señalar que el artista está considerado como el productor de “The Beatles”, cuando, en realidad, lo que ocurrió es que, tras su participación en “Let it be” antes citada, los del cuarteto liverpuliano quedaron satisfechos con su trabajo y, luego, a continuación, coincidiendo con el momento de separación de la banda, requirieron a Spector, por separado, para sus carreas en solitario. Así resultó que produjo el single “Instant karma”, de John Lennon en solitario, lo que generó el que se ocupara de terminar las sesiones que el grupo había grabado en 1969 y que se lanzarían bajo el título de “Let it be”, que resultó ser, como todos sabemos, el último álbum de la trayectoria global de “The Beatles”.Siguió junto a Lennon impulsando el proyecto “Plastic Ono Band” y el exitoso tema “Imagine”, del propio Lennon. También participó en el emblemático “All things must past”, de Harrison. Por su parte, Paul McCartney bendijo menos que sus compañeros la presencia y participación de Spector.

Incansable.- Hablar de sus producciones pormenorizadamente, así como de sus éxitos es poco menos que imposible, porque necesitaríamos páginas y páginas, pero sí es cierto que, desde muy joven, se mostró trabajador incansable, emprendedor, creativo y llamó la atención, poderosamente, de muchos artistas a los que les hubiera gustado contar con sus atinados, eficaces y distinguidos servicios, no olvidando que también trabajó, como productor independiente, para Elvis Presley, Connie Francis, “The Paris Sisters” o Ray Peterson, entre otros muchos prestigiosos artistas.

En breves.- Telegráficamente, diremos que estuvo trabajando como estenotipista en los juzgados. Aprendió francés por enseñanza de su propia madre. A un examen para intérprete en la Naciones Unidas, a celebrar en Nueva York, no se presentó. Creo el sello discográfico Philles Records, en 1961. Quiso producir a tres grupos concretos, como “The Ducanes”, “The Crystals” y “The Creations”. Spector solamente adquirió compromiso con “The Crystals”, ya que, los otros dos, firmaron con diferentes compañías. Y constituyó un rotundo éxito su primer single titulado “There’s no other (like my baby)”. Un año después, se hizo con el control total de la discográfica al comprar todas las acciones a sus dos socios, ocupándose la compañía de todos los procesos de producción de los discos, salvo la distribución y la estampación. Contrató a “The Righteous Brothers” para su discográfica, en 1964.

Especial olfato.- Digamos, para ir terminando, que se relacionó con los mejores artistas del mundo, que fue pieza codiciada entre los músicos y solistas del planeta, que gozó de un especial olfato, de un gusto muy particular y que, pese a su carácter, se hizo respetar, como pocos, en el mundo discográfico y musical.

Odiado y admirado.- Su vida personal, condena, contratiempos, disputas y los numerosos avatares que jalonaron su vida darían, no para un periódico, sino para varios libros. En cualquier caso, fue odiado y admirado a partes iguales y se recordará siempre como un tipo artístico que contribuyó, poderosamente, al engrandecimiento de la música de la segunda mitad siglo XX y las dos primeras décadas del siglo XXI. Descanse en paz. Buenos días.