JOSÉ LUIS ÁLVAREZ CASTELLANOS/COORDINADOR @IUVRM

Inician su trámite parlamentario los Presupuestos Generales del Estado para 2021, los primeros del gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, que acaban con el periodo de austericidio y recortes de la etapa de los gobiernos de Rajoy. Son unos presupuestos expansivos, que baten record en inversión pública -con 239.000 millones suponen la mayor cantidad en la historia de nuestra democracia-, y que, en el contexto de crisis sanitaria, social y económica en el que estamos inmersos, ponen el acento en la protección social, el refuerzo de los servicios públicos y el Estado del Bienestar y en el empleo.

Algunos cifras muestran el carácter social de estos presupuestos: 600 millones para mejorar el Sistema de Dependencia, 700 millones más para la mejora del cuidado de los mayores optando por los cuidados en casa como alternativa al modelo de residencias, 3.000 millones para reforzar la sanidad, 700 millones para impulsar un Sistema de Cuidados y Conciliación, 6.000 millones para impulsar la transición ecológica y 2.500 millones  para investigación y digitalización, además de la actualización de las pensiones al IPC, así como el compromiso de la regulación de los alquileres y una nueva ley de vivienda que entrarán en el Congreso en el plazo de escasos meses, y la ampliación del Ingreso Mínimo Vital mejorando su cobertura y agilizando su tramitación.

También es importante el tratamiento que estos presupuestos dan a la Región de Murcia, situándola a la cabeza de la inversión por habitante -419 € – y del incremento de la inversión territorializada por CCAA.  En total 625 millones que impulsarán las infraestructuras y la reindustrialización de la Región de Murcia, y nos hacen avanzar en transición ecológica y autonomía hídrica a través de las obras de ampliación de las desaladoras.

Pero de entre todas las medidas que recogen estos presupuestos, me gustaría destacar una que afecta en gran medida a la Comarca del Noroeste y Río Mula. Se trata del presupuesto destinado al Programa de Fomento del Empleo Agrario dirigido a Zonas Rurales Deprimidas y que en nuestra región se conoce como Consejos Comarcales de Empleo. Es un programa que afecta a trabajadores/as eventuales agrarios contratados por los ayuntamientos para la realización de obras de interés general y social, garantizando así un complemento de su renta en períodos de baja actividad agrícola.

En el caso de nuestras comarcas, dicho programa da empleo a más de 500 trabajadores/as de un total de 1.215 personas seleccionadas en toda la región para este año. Como puede apreciarse, casi la mitad del programa se desarrolla en las Comarcas del Noroeste y Río Mula y supone una creación de empleo directa con repercusión en la mejora de infraestructuras municipales. En conjunto, incluye a seis CCAA -entre ellas Murcia donde se benefician 22 municipios-, con un presupuesto global de 30,3 millones para este año 2020 que lleva congelado desde 2012 -con un ligero incremento en 2018 del 3%-, lo que ha hecho disminuir considerablemente el número de contrataciones desde entonces,.

Pues bien, los PGE para 2021 recogen una incremento del 15% – el mayor desde que existe el programa-, que eleva esta partida presupuestaria hasta casi 35 millones, lo que permitirá revertir la situación y facilitar una mayor contratación de trabajadores/as de estas características por los ayuntamientos. Aún así, este incremento debería ser mayor y en el trámite parlamentario de enmiendas, desde Unidas Podemos volveremos a presentar la propuesta de un mayor incremento de dicha partida, cosa que por otro lado podría también hacerse si el gobierno regional la complementara con presupuestos propios, como hacen otras CCAA.