METEOCARAVACA

En lo que llevamos de 2020 hemos recogido en Caravaca de la Cruz unos 292 litros por metro cuadrado, mientras que lo habitual para los 4 primeros meses del año serían 134 litros. De esta forma, ha llovido más del doble de lo habitual, aunque bien es cierto que no todos los meses se han comportado así. La DANA de enero, la cual nos dejó también nieve, elevó la cifra hasta más de 100 mm, sin embargo, el mes de febrero fue extremadamente seco, con solo 1 mm. Marzo ha vuelto a registrar un pico significativo de precipitación, concentrándose esos 129 litros en su segunda quincena. Abril ya ha superado la media también.

En el gráfico se puede comparar lo que ha llovido en lo que va de año (azul oscuro) en relación con lo habitual (celeste).

Pero, ¿qué es lo habitual? Los períodos de referencia toman 30 años, en la actualidad cuando comparamos con «lo habitual» estamos comparando con la media 1981-2010. Sin embargo, el año que viene ya pasaremos a comparar con la media 1991-2020. ¿Y qué cambios supone? Con el nuevo período de referencia el mes de febrero ha pasado a ser algo más seco, mientras que la precipitación ha aumentado en los 3 meses restantes, y de forma muy significativa en el mes de abril, que pasa de 33 mm de media a 43 mm.

El nuevo período de referencia 1991-2020 aumentará la precipitación en la mayoría de meses, con alguna que otra excepción. Esto es significativo, dado que en este período ya dejaremos atrás a 1989, el año más lluvioso registrado en Caravaca que hasta ahora sí se incluía en la estadística, y aun así se percibe un aumento de las precipitaciones acumuladas.

SINGULARIDADES EN LA COMARCA DEL NOROESTE

En general, los episodios de precipitaciones fruto de una DANA como las que nos han afectado en el último año revisten mucha menos torrencialidad en nuestra comarca que en otras zonas de la Región de Murcia. Bullas suele acumular la mayor cantidad de precipitación en estas situaciones, mientras que las zonas más occidentales de Caravaca y Moratalla son las menos afectadas.

Desde finales del mes de marzo ha aparecido la actividad tormentosa en nuestra comarca, por lo que entramos en un período del año en el que los chubascos son más irregulares. Muchas tormentas son extremadamente locales, incluso dentro de los cascos urbanos. Un buen ejemplo es lo que ocurrió el pasado 30 de marzo, cuando una tormenta descargó hasta 27 litros por metro cuadrado en el casco antiguo de Caravaca en 20 minutos, anegando la Calle Mayor, mientras en la zona baja de la Gran Vía apenas se registraron 5 litros.

En la estación meteorológica de Bullas “El Llano” se han recogido 296 mm desde el 1 de enero, una cifra similar a la de Caravaca. Sin embargo, con la aparición de las tormentas los datos entre cabeceras municipales dejan de ir de la mano. En la segunda quincena de abril ha predominado esta tónica. Por ejemplo, el 19 de abril Calasparra registró 6,4 mm, Moratalla alrededor de 2 mm, Caravaca y Cehegín no registraron nada y sin embargo muy cerca de la pedanía de Valentín cayeron 29 mm.

La situación que desde mediados de marzo ha dejado lluvia en nuestra comarca uno de cada dos días llega a su fin, ya que mayo entrará con un tiempo muy estable y un claro ascenso de las temperaturas.