APCOM
En un primer momento, explicaré qué son las habilidades sociales, para que vean que es un concepto que parece complicado pero Trse niños con diferentes baloneses algo tan sencillo y cotidiano como las conductas que necesitamos para interactuar y relacionarnos con los demás de forma efectiva y satisfactoria.
Los padres de hijos con síndrome de Asperger saben de lo que estoy hablando, pero para que todos  los lectores lo sepan también, este síndrome se caracteriza principalmente por  ser un trastorno del desarrollo  con déficits en las relaciones sociales, la comunicación verbal y no verbal y por patrones restrictivos y repetitivos en la conducta, los intereses y las actividades.
Normalmente los centros a los que asisten sus hijos (residencias, centros de día, colegios… ) son el marco idóneo para detectar los déficit en habilidades sociales por la gran cantidad de interacciones que allí se producen (con sus monitores, profesores, compañeros, cuidadores… ).Y es un caso especial el de las personas  con síndrome de Asperger, que además suelen tener problemas en la comunicación social, inflexibilidad mental y comportamental,  y en algunos casos torpeza motora(por ejemplo, a la hora de jugar en el patio donde existe una interacción libre)
Es muy importante que ustedes sigan trabajando en sus casas, con su familia y en su entorno cotidiano las pautas que los profesionales formados en esta materia   y que tratan a diario con sus hijos les recomiendan.  
Normalmente,  sus hijos tendrán dificultades a la hora de tener una conversación,  porque  no entienden muchas reglas no escritas sobre la comunicación que las personas que no tienen este síndrome aprenden de forma natural mediante la observación, y esto sin duda, es una clara desventaja en cuanto a poder enfrentarse al mundo que les rodea.   Debemos intentar dirigir su aprendizaje social y emocional enseñándoles con paciencia y cariño las habilidades esenciales para que desarrollen una competencia social adecuada.
Trataremos de  enseñarles en las siguientes áreas: la resolución de problemas, habilidades de conversación, identificación de sentimientos y emociones, manejo de las emociones, control de la ira, control del estrés y habilidades de organización… Y qué mejor forma que reforzar lo que aprenden en los centros que en el medio natural en el que se mueve su hijo, su hogar, el de sus familiares, cuando van a hacer la compra, cuando salen  de paseo, cuando van a la piscina, cuando salen con sus amigos…
Les pondré un ejemplo concreto sobre cómo pueden aplicar todo esto en casa: el momento de la lectura, puede ser un momento adecuado y distendido para que aprendan estas pautas divirtiéndose. Ustedes pueden usar cuentos, historias o narraciones y pueden realizar una serie de cuestiones durante la lectura o después en la que pregunten  a sus hijos cómo creen que pueden sentirse los protagonistas, y que intenten identificar ese sentimiento,   comentar actitudes buenas y malas si existe una conversación en el texto, identificar en las historias los roles que desempeña cada personaje…. etc. No se frustren porque sus hijos no les den las respuestas adecuadas, recuerden que todo esto debe suceder en un ambiente distendido, alegre, amable y con sentido del humor.
Otro ejemplo claro de las dificultades que pueden tener las personas con síndrome de Asperger se detecta a la hora de relacionarse con sus iguales.   Su hijo puede tener una capacidad intelectual general normal, pero su concepción de la amistad puede ser  semejante a la de un niño mucho más pequeño. Puede disfrutar realmente de estar solo (aunque nos parezca que se siente así, él realmente disfruta) o puede preferir relacionarse con adultos.  También puede que su hijo entre directo en una sala llena de niños y prefiere jugar directamente con juguetes él solo.
El niño con síndrome de Asperger, puede evitar el juego para poder mantener el control de la situación, ya que para él  son frustrantes conceptos como compartir, esperar, guardar turno, etc…. Además, no comprenden  con la misma facilidad las expresiones sociales o el lenguaje corporal de sus compañeros. Todo esto puede suponerle a su hijo que sea retraído, que tenga una baja autoestima o que se sienta solo.  Es muy importante reforzar y fomentar que su hijo tenga relaciones de amistad para que aprenda a manejar situaciones conflictivas de forma constructiva y  para que encuentre a alguien con los mismos intereses y experiencias que él.
Actuaciones tan sencillas como las que les voy a describir, podrán serles a vuestros hijos de gran utilidad y sobretodo les aportará destrezas a la hora de relacionarse: ensayo del saludo y las normas  de cortesía en casa (decir hola, adiós, por favor y gracias, ser capaz de presentarse y pedir perdón) Conseguir que su hijo tome una postura corporal adecuada, que mire a las personas a los ojos cuando está hablando, que no toque a las personas que no conoce ( y por supuesto, enseñarles dónde no es adecuado tocar). Insistir en el cuidado corporal y la apariencia personal (el aseo, la ropa adecuada). Es muy importante que sus hijos se miren al espejo y  vean  una apariencia personal adecuada,  ya que esto aumentará su autoestima y  les servirá para interactuar de forma más segura con las personas.
Por último, les enseñaré una técnica muy sencilla y útil  que pueden usar también en casa para ayudar a sus hijos. Se trata del uso de  los mensajes del “yo”. Los mensajes del yo se utilizan para dar nuestra opinión o expresar nuestras creencias al otro, en vez de usar generalizaciones, ya que lo que para mí es de una determinada manera, no tiene que ser igual para el otro.  Es muy importante enseñar a sus hijos a construir este tipo de frases: “Yo pienso que….”, “Yo creo que…”, “En mi opinión…” , para que aprendan a expresar su opiniones, preferencias, etc…
Espero que estas ideas les hayan sido útiles y que si les surgen  dudas en su vida cotidiana,  consulten a los profesionales de los centros a los que asisten sus hijos y sobretodo que trabajen en casa en la línea en la que les aconsejan, siempre desde el cariño y la paciencia, al igual que lo hacemos nosotros.