FELIPA GEA/Psicóloga, Sexóloga y Neuropsicóloga/

ESPACIO DE ALCOBA

Este domingo próximo, 18 de octubre, se celebrará el Día Mundial de la Menopausia y no me parece mejor semana para responder a esta pregunta que nos ha llegado a nuestro correo electrónico.

Hola,

Escribo a Felipa para poder hacerle una pregunta. He leído su sección del Noroeste y me gustaría que me ayudara.

¿Es cierto que cuando se te retira la regla se pierde el deseo sexual? Todavía no he llegado la menopausia, pero he escuchado que cuando te llega se te baja el deseo y también disfrutas menos.

Gracias.

Hay muchos temas de los que no se habla a lo largo de todas las edades: el suicidio, la muerte, los problemas psicológicos… y, atendiendo al tema de esta sección, la sexualidad. Podríamos considerar que el silencio es el rasgo que mejor ha definido la sexualidad durante muchos años (¡gracias que actualmente ha cambiado un poco y puedo estar yo hoy aquí hablando de ella!) y cuando se trata de la sexualidad femenina todavía más, haciéndose cada vez más denso a medida que las mujeres traspasan la menopausia.

La menopausia (o última regla de la mujer) se asocia a la pérdida de la capacidad de reproducción, a nivel popular he llegado a escuchar la expresión “cuando se deja de ser mujer”, y a la vejez. ¡Poneos en situación! Si asociamos la menopausia a “dejar de ser mujer” porque ya no puedes traer descendencia y esto ocurre porque has llegado a una edad en la que no sólo ya no sirves “ni para tener hijos” sino que tampoco eres atractiva ni deseable, pues os podéis imaginar la concepción que vamos a tener de este hecho biológico distintivo de las mujeres.

Pese a que la evidencia científica afirma que la edad no tiene por qué suponer una dificultad para el deseo sexual y el disfrute, lo que se cree popularmente es todo lo contrario. La creencia popular no sólo afirma que el deseo sexual desaparece con la edad, sino que debería desaparecer porque tener una vida sexual activa en la vejez es inadecuado y abominable. Por supuesto, ¡esta creencia está totalmente fuera de lugar! La erótica es un elemento importante para nuestro bienestar y durante la vejez sigue ocupando un espacio significativo.

Ya en lo primeros estudios sobre la sexualidad de las mujeres, que fueron realizados por William Masters y Virginia Johnson (1966), se afirmaba que la capacidad de goce sexual de las mujeres no decrece con la edad, aunque es posible que no resulte fácil llevarla a la práctica por toda la conjunción de factores personales y sociales que se alían en contra del erotismo femenino. ¡Sí!, el patriarcado ha mermado mucho nuestra sexualidad como mujeres, pero de esto hablaremos en otro capítulo de nuestra sección.

Es cierto que las mujeres presentamos numerosos cambios físicos, psicosociales y psicológicos tras la menopausia, así como modificaciones en el estilo de vida y en las relaciones. Pero si antes de la menopausia eras una mujer que disfrutaba de las relaciones sexuales y tenías deseo sexual, tras ella no vas a ser otra mujer totalmente diferente. Es decir, si tu manera de vivir el sexo ha sido positiva y activa durante toda tu vida, la menopausia no va a contribuir en gran medida a que dejes de vivirla así. Es posible que necesites usar lubricantes, que tengas que aprender a convivir con sofocos, que presentes sueños más ligeros…, pero tu placer sexual será el mismo, tus terminaciones nerviosas serán las mismas y tu disfrute será el mismo. De hecho, tras la menopausia, hay muchas mujeres (y cada vez más) que se presentan ante la vida con un interés sexual renovado, ya que estos años se presentan sin la carga de la vida familiar, l@s hij@s y las obligaciones que trastoca el interés por la erótica, el placer y el deseo.

Hasta aquí mi sección de hoy. Espero que os haya servido para eliminar dudas y prejuicios, aunque yo siempre creo que hay mucho más que decir y siento que me dejo muchas cosas en el tintero. Pero, bueno, ya sabéis que esta sección es por y para vosotr@s, para que podáis plantear todas aquellas dudas, preguntas, sugerencias e inquietudes que tengáis. ¡Yo encantada de poder resolverlas! Os recuerdo que podéis hacerlo a través de: