CARM

La última fase de las obras para construir tres paradas para autobuses junto a la plaza del Templete en Caravaca de la Cruz está en marcha. El director general de Carreteras, José Antonio Fernández Lladó, junto al concejal de Urbanismo y Obras, Enrique Fuentes, visitó esta mañana los trabajos.

Fernández Lladó explicó que “se va a reponer el pavimento en la zona donde se han ejecutado las obras, instalar señalización vertical y repintar la horizontal”. El plazo de ejecución estimado es de 10 días.

Las paradas facilitarán la llegada de peregrinos con motivo del Año Jubilar, a un lugar tan emblemático y céntrico como la plaza del Templete. En este punto tienen conexión autobuses de las líneas interurbanas que unen Caravaca con los municipios de Murcia, Cieza, Cehegín y Lorca.

En concreto, los tres nuevos apeaderos se erigen en la avenida de los Andenes, la travesía urbana de la carretera regional RM-715 a su paso por la localidad, y arteria principal de la actividad comercial y social de Caravaca. La RM-715 se extiende hasta unir Moratalla y el municipio albaceteño de Socovos.

La primera fase de las obras, que ha llevado a cabo la Consejería de Fomento e Infraestructuras, ha consistido en la demolición de los muros existentes y movimiento de tierra para la construcción de nuevos muros de contención y cerramientos. La segunda fase, ejecutada por el ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, permitió la reposición de infraestructuras y obras de servicios urbanísticos como el alumbrado público, la red subterránea de baja tensión, el abastecimiento, el alcantarillado y los servicios de telefonía, y la renovación del mobiliario urbano. La última fase, que lleva a cabo también la Consejería, consistirá en la reposición del pavimento y señalización. Todos estos trabajos tendrán un plazo de ejecución total de tres meses.

El presupuesto total del proyecto asciende a 108.349 euros, de los que el Gobierno regional aporta 60.000 euros y el resto, 48.349 euros, el consistorio caravaqueño.

Esta actuación se enmarca dentro de las iniciativas que desarrolla la Comunidad para dinamizar la celebración del Año Jubilar, que prevé la visita de dos millones de peregrinos a Caravaca de la Cruz.