ANTONIO JOSÉ ESPÍN/DIPUTADO REGIONAL PSRM-PSOE

Se acerca el final del verano y las familias murcianas tienen ya la vista puesta en la vuelta al cole, que tendrá lugar la próxima semana en casi todos los municipios de la Región. Es época de preparar materiales, organizar la familia para la vuelta a la rutina y adecentar los centros educativos para que, después de las vacaciones, todo esté a punto para el inicio del curso escolar. Sin embargo, quienes tienen la mayor responsabilidad en esta tarea, parece que siguen disfrutando del mes de agosto como si la próxima semana no tuviese que estar la maquinaria puesta en marcha con los motores trabajando al 100%.

La Consejería de Educación viene mal acostumbrándonos desde hace años a crear el caos en los centros educativos durante la primera semana de septiembre, en la que no hay colegio murciano que complete su plantilla antes del día uno, teniendo en cuenta que este es el punto de partida para que los equipos directivos organicen adecuadamente el inicio del curso.

Estrenamos gobierno hace aproximadamente un mes y, aunque poco confiados en sus líderes, quisimos dar un voto de confianza a la nueva Consejera de Educación, que ha ocupado durante esta última legislatura varios sillones en dicha Institución y debe conocerla a la perfección. Sin embargo, trascurrido este tiempo, vemos con poco asombro ciertamente, como poco o nada ha cambiado en el seno de esta Consejería. Y es que ha sido año de oposiciones para miles de maestros de Infantil y Primaria, quienes, con más o con menos suerte en este angustioso proceso, todavía no saben cuál será el destino al que deberán incorporarse el próximo lunes. Una pésima organización del trabajo en el mes de julio ha ocasionado que, rozando el 30 de agosto, las plantillas de los centros sigan sin completarse y haya cientos de docentes que no sepan cuál será su puesto de trabajo. A esto hay que añadirle que las instrucciones de inicio de curso, que suelen llegar a los colegios a mediados de julio, hasta la fecha, no han sido enviadas a los directores y directoras de los centros educativos, que siguen esperando órdenes de sus superiores para recibir a más de doscientos cincuenta mil alumnos de toda la Región con los deberes hechos. Todo esto nos hace pensar, con poco miedo a equivocarnos, que ahora llegarán las prisas, las decisiones tomadas a la ligera y tendremos un inicio de curso “movidito como desde hace años ¡Qué lástima que no aprendan de sus continuados errores!

Pero esto no es todo, septiembre llega de nuevo con varios temas de trascendental importancia para nuestro modelo educativo sin resolver, y con pocos visos de hacerlo. Seguimos teniendo una cantidad ingente de colegios púbicos con amianto entre sus materiales de construcción y la Consejería sigue sin planificar su retirada, ordenada por la Unión Europea para 2028, como fecha límite. Los centros, las familias y las librerías siguen preocupados por la organización de la gratuidad de los libros de texto, medida que planteó el Partido Socialista en la anterior legislatura pero que el Gobierno lleva a cabo de forma descontrolada. Continuamos teniendo una financiación insuficiente para garantizar la educación pública de calidad que nos merecemos, con escasos recursos y poco personal en los centros. Sigue habiendo municipios sin comedor escolar y las becas para quienes los tienen continúan siendo claramente insuficientes. Las inversiones en infraestructuras son prácticamente nulas, dejando envejecer nuestros colegios y cargando sobre los ayuntamientos competencias impropias, entre las que también se encuentra el transporte para etapas no obligatorias, que están asfixiando a la administración local. Además, tenemos una deficitaria oferta de educación de 0 a 3 años, con pocas escuelas infantiles y a unos precios que no todas las familias se pueden permitir. Es urgente tomar medidas en este sentido, por lo que la primera iniciativa que presentamos, nada más tomar posesión de nuestro cargo, fue un proyecto de Ley de universalización y progresiva financiación de la Educación Infantil de 0 a 3 años en nuestra Región.

Lo peor es que esto es solo un aperitivo del enorme trabajo que tenemos en esta área durante los próximos años, pues es de todos conocido que hay mucho por hacer para afianzar y mejorar nuestro sistema público de Educación y una escasa voluntad de hacerlo con este nuevo gobierno de coalición PP- Ciudadanos.

Así las cosas, me temo que este inicio de curso será muy parecido a los anteriores, pues parece que nada ha cambiado en la Consejería y sus intenciones con la Escuela Pública siguen siendo un tanto retorcidas.