PEDRO ANTONIO HURTADO

Se escucha, al aparecer en escena, el saludo habitual de su director, Alberto Nieto Meca, y comienza el certamen, no sin antes ofrecernos un resumen de la presente y envidiable edición, así como del festival y su historia. Reconoció que “el jazz lo sustentan las personas mayores de 30 años y tenemos que realizar un intenso esfuerzo colectivo para incorporar a los jóvenes con mayor presencia”. Felicitó a los abonados, a los que reconoció su espíritu al llevar “veinte años ahí sentados”. Y presentó a Ximo Tébar Band, pasando nosotros, ahora, a tratar de realizar un profundo ejercicio de síntesis con el fin de que nos quepan los acontecimientos de cada fin de semana en nuestra página. En este caso, viernes y sábado últimos.

Prodigio interpretativo de Ximo Tébar Band

No era la primera vez que Ximo Tébar comparecía en el festival, no, ni mucho menos, ya que lo hizo en su primera edición, reconociendo el músico que era un honor, para él, haber pisado el escenario del certamen en cinco ocasiones, comentario que realizó tras la primera interpretación para matizar, igualmente, que inició la velada con “Sol mediterráneo”, la misma canción con la que comenzara, hace 20 años, en idéntico marco escénico, porque Ximo, el más internacional guitarrista de jazz español, goza del honor de haber sido el artista que inauguró este festival como primer intérprete y en su edición inicial. La fresquita y muy agradable velada marmenorense le dio oportunidad al veterano jazzista de compartir escenario con la extraordinaria voz con la que se hizo acompañar: la integrante del dúo “La Plata”, Carmen Rodríguez, un lujo auténtico que llenó de orgullo a Ximo y deleitó al público por tan magnífica reunión, ocasión para la que el guitarrista arregló algunas de las canciones del referido dúo, ofreciendo una versión muy especial del legendario tema de María Grever, titulado “Júrame”, así como arreglos sobre temas del recientemente fallecido Al Jarreau, con los que invitó a participar al público. Guiños a la bossa nova y la samba con una fuerte influencia del jazz, brindis al blues y recuerdos a Henry Mancini. Virtuosa actuación acompañado, además de por Carmen Rodríguez, Luis Guerra (piano), Darryl Hall (bajo), Will Martz (teclados) y el extraordinario Nathaniel Towsnley (batería).

Nuevo disco de Sole Giménez

“Cuando iniciamos las conversaciones de contratación, ni siquiera sabíamos que tenía disco nuevo, lo que aporta un aliciente añadido”, dijo Alberto Nieto para presentar a Sole Giménez, la “ex” de “Presuntos Implicados”, quien, a su vez, se hacía acompañar por el también “ex” de Ketama, Antonio Carmona. Media melena rubia e indumentaria larga de color liso en verde oscuro. Primeras canciones del nuevo disco titulado “Los hombres sensibles”, denominación basada en los once hombres que, a dúo con ella, participan en este plástico. Hizo, también, el bolero “Toda una vida”, la inolvidable “Oye como va”, de Santana, y la especial “Aguas de Marzo”, de Antonio Carlos Jobim. Con Carmona, interpretó “He vuelto a caer”, integrante del nuevo disco. Dice el “Ex-Ketama” sentirse extraño porque “hoy hace un año que mi padre se fue”. Y le canta, junto a Sole, “Sangre española”, de Manolo Tena, con ayuda del público. Se queda solito para revolucionar con su guitarra el “Parque Almansa” y, luego, cantan juntos “Flor de lis”, de Ketama. La yeclana, nacida en París, fue acabando su actuación con “Un ramito de violetas”, de Cecilia, así como “Mi pequeño tesoro” y “Cómo hemos cambiado”, de Presuntos. Hizo un sentido reconocimiento al festival, al que se sumó Carmona, animando, ambos, a seguir en ese denodado esfuerzo. Michael Olivera (batería), Haru Mori (bajo) Iván Cebrián (guitarra) y el colosal pianista Iván “Melón” Lewis.

Poderosa voz de Charenee Wade

La noche del sábado nos trajo, como comentó Alberto Nieto, a dos artistas nuevos en Murcia y en el sur de España, pero con una espectacular proyección. Esperó el cielo el brillante prólogo de sus músicos, sin terminar de oscurecer, para iluminar la aparición de esta estrella con indumentaria de fondo blanco, trazos negros y una preciosa y muy poderosa voz con destellos aterciopelados, timbre que acariciaba los sentidos y un dominio interpretativo verdaderamente prodigioso. Invita al público a seguir sus frases y a acompañarle cuando su voz se pone dulce, prodigiosa, dominadora y potente. Un lujo de artista que desgrana canciones con ritmo acompasado, en unos casos, trepidante, en otros, y espectacular, siempre. Teníamos ante nosotros a la excepcional cantante, arreglista, compositora y formadora Charenee Wade, con una auténtica exhibición de voz y enorme gratitud por su parte, quizás porque lo mejor que pronunciaba en castellano era “gracias”. Dejó notar su condición de profesora musical metiendo al público “en su propia escuela”. Sencillamente excepcional, como también lo fueron Óscar Pérez (piano), Paul Beaudry (contrabajo) y Marc Ayza Deu (batería).

Espectacular Chantz Powell Meets Shakin’ All

El espectáculo, de los cuatro ofrecidos, que más ha movido al público de sus asientos, sin duda alguna, ha sido el brindado por Chantz Powell, trompetista, bailarín, cantante, compositor y actor, un auténtico “hombre orquesta”, cuyo trabajo lo preside la más refinada calidad. Magnífica la versión de “Mackie el Navaja”. Polifacético constante, inquieto y hasta malabarista con el “pie del micrófono”. Se le nota lo mucho que ha trabajado para dominar tantas disciplinas artísticas. En las baladas, con la música más en segundo plano, su voz se torna poderosa, dominadora y potente y no deja de bailar ni para quitarse la chaqueta, porque lleva el ritmo en sus venas. Sensacional “What a wonderful world” en la que imita voces y versiones, simultáneas y dentro de la misma canción, de diversos artistas. Borda la de Louis Armstrong. Triple y espectacular salto mortal en sentido contrario, es decir de espaldas, para encandilar al público al ritmo del sonido de los variados metales que le acompañan. Espectacular. Alberto Pérez (trompeta), Dani Figuerola (saxo tenor), Juli Aymí (clarinete y voz), Dani Alonso (trombón), Gerard Nieto (piano), Queralt Camps (contrabajo) y Martí Elías (batería).

Mención pública para “El Noroeste”

A lo largo de sus intervenciones, durante estas dos veladas, Alberto Nieto quiso no dejarse ningún agradecimiento en el tintero y, quizás, por eso, los fue dosificando. Y tuvo reconocimientos “para todos los medios de comunicación, las plumas más emblemáticas e históricas del certamen, fotógrafos que ponen la imagen del festival en las redes y medios, dando a conocer los excelentes artistas que transitan por nuestro escenario, cartelería, operadores, montadores, técnicos de sonido y todo el personal que cuida la infraestructura del evento”, -señaló-. Nosotros, tenemos que agradecerle, de todo corazón, que, públicamente, reconociera la presencia de “El Noroeste” y el trabajo de divulgación cultural del certamen que aportamos. Buenos días.