JAIME PARRA

A Clara Gómez (13 años, Caravaca de la Cruz) ya le gustaba el fútbol de pequeña, por lo que se apuntó a la escuela de fútbol de Paco Cuco. “Y seguí y seguí hasta ahora”.

Ese hasta ahora la ha llevado a Alcantarilla, donde se ha proclamado con su club de fútbol sala La Boca te Lía Futsal campeona regional y ha conseguido un tercer puesto en el Campeonato de España de Clubes. Además de ser reconocida como Mejor Deportista de Base Caravaqueña y lograr 16 goles (máxima anotadora de su equipo) en la liga.

La temporada 2022-2023 se enfrenta a nuevos retos: jugar a la vez fútbol sala con La Boca te Lía Futsal y fútbol césped con el A.C. Caravaca Fútbol Femenino.

Hasta los 9 o 10 años jugó en un equipo mixto y, después desembarcó en la Selección Murciana, la primera vez que jugaba en un equipo femenino. Al no haber equipo de fútbol sala en su pueblo, se marchó a Alcantarilla, donde juega de ala y de cierre.

Destaca su velocidad, “sé jugar con el balón y levantar la cabeza que es lo más importante, ver a mis compañeras, dónde puedo dar el pase y cuándo. Marcar los tiempos”, explica, aunque también defiende. “En fútbol sala hay partidos que juego arriba y partidos que juego abajo. Me siento cómoda en las dos posiciones”.

En fútbol césped, se define como extremo y ya ha jugado junto a sus nuevas compañeras (que recibieron una mención especial en la Gala del Deporte) en un equipo sénior donde se mezclan jugadoras de todas las edades. “No conocía a mucha gente, me han acogido muy bien y me he sentido muy cómoda”.

Un sueño para Clara, el de jugar de profesional (“es un camino difícil pero lo puedo conseguir”) y, a ser posible, en el Real Betis Balompié, donde juega su ídolo (junto a Neymar) Joaquín.

De momento ya ha debutado con la Selección Murciana en un Campeonato de España de Selecciones celebrado en Salou. Aunque no llegaron al pódium se muestra orgullosa del trabajo que hizo. Tras la pandemia, que obligó a suspender otro Campeonato en Andalucía, espera que vuelvan las convocatorias con la Selección Murciana.

Este verano entrena a la semana tres o cuatro días para no perder el ritmo, eso cuando no está jugando con sus hermanos (reconoce que los dos pequeños tienen mucha calidad), pero ya se ha acostumbrado a ser la única chica que en el patio de La Consolación juega con chicos al fútbol, y nadie la mira mal ni la juzga.

Por eso anima a cualquiera que le guste a que lo intente: “que aunque haya mucha gente que os vaya a discriminar por así decirlo, que os hagáis las sordas y seguid jugando que al final mejoraréis y podréis llegar lejos”.

A Clara confianza no le falta, ni fuera ni dentro del campo, donde su entrenador Paco Cuco le inculcó que podría llegar donde se lo propusiera.

Camino va de llegar a la cumbre.