CIUDADANOS

Un cambio de modelo económico, basado en la sostenibilidad, la innovación y el uso de las energías renovables. Esa es la principal apuesta de Ciudadanos para la economía de la Región, anunciada esta mañana por el candidato Miguel Garaulet en el arranque oficial de la campaña, celebrado en Caravaca de la Cruz. “Apoyar a las familias y los emprendedores es nuestro ADN, y la mejor forma es impulsar una bajada de impuestos que permita a las familias, los autónomos y las pymes sumarse a ese cambio necesario”, ha destacado el candidato naranja, acompañado del cabeza de lista al Senado, el caravaqueño Francisco Caparrós, y el número dos al Congreso, José Luis Martínez.

Esta rebaja fiscal alcanzaría al 60% de las familias españolas, pero quiere incidir sobre todo en la España rural. “En la Región, bajar el IRPF un 60% a los núcleos de población de menos de 5.000 habitantes, tal y como queremos hacer, supondría un impulso enorme para comarcas como la del Noroeste”, ha destacado Caparrós. “Nueve de cada diez familias se verían beneficiadas y quedarían exentas de tributar, con lo que ese dinero serviría para impulsar el cambio de modelo económico”, ha destacado el candidato al Senado.

José Luis Martínez, por su parte, ha destacado que “Ciudadanos es la garantía de que va a haber un Gobierno fuerte y alejado de los extremos, de gente que quiere recuperar con ánimo electoral periodos que ya pertenecen a la historia”. Sobre el Mar Menor, el candidato a la Cámara Baja ha recordado que “ya está actuando y tiene ya 37 investigados”, pero ha añadido que “independientemente de esa actuación judicial, hay que dirimir responsabilidades políticas. En este sentido, no entendemos que el consejero Luengo no se replantee su continuidad en el Ejecutivo después de la histórica y multitudinaria manifestación en Cartagena, no tanto por su gestión como consejero, sino por su manifiesta pasividad e inacción en sus cuatro años como director general del Mar Menor”.

Para emprendedores, jóvenes y mujeres del mundo rural, Ciudadanos plantea además una tarifa superreducida de 30 euros “para fijar la población al territorio y ahuyentar el fantasma de la despoblación, al tiempo que se renueva generacionalmente un sector que necesita ayuda para completar su transición al nuevo modelo económico”, ha finalizado Garaulet.