AYUNTAMIENTO DE CARAVACA

Cerca de 400 alumnos de 5º de Primaria, de los centros educativos del casco urbano y pedanías, han participado durante las últimas semanas en las Jornadas de Educación Vial, que promueve el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, a través de su Concejalía de Seguridad Ciudadana, y que son dirigidas por los policías tutores.

El objetivo de las mismas es fomentar actitudes cívicas, seguras y responsables, incidiendo en la importancia de respetar las normas de circulación para no poner en riesgo la seguridad de las personas y prevenir accidentes en la vía pública. La educación vial debe trabajarse desde edades tempranas, recreando situaciones y contextos que los niños pueden encontrar en sus vidas cotidianas como peatones, viajeros y futuros conductores.

La novedad de este curso – tal y como ha explicado el concejal de Seguridad Ciudadana, José Santiago Villa- “es que los agentes han impartido las sesiones en las aulas de cada colegio, con el fin de evitar los desplazamientos en autobús, por razones de seguridad sanitaria dentro de las medidas de prevención del protocolo Covid-19, periodo de tiempo en el que se ha aprovechado para llevar a cabo el proyecto de remodelación y ampliación de usos del Parque Municipal de Educación Vial, que se abrirá al público en general en breves fechas una vez que han finalizado las obras y se está instalando el sistema de video vigilancia, contando así con un nuevo espacio al aire libre para el uso y disfrute de los vecinos en horario diurno”.

Policía Tutor

 Con la misión de velar por la protección de los derechos de los menores, actuar frente a conductas nocivas o ilícitas y fomentar actitudes positivas entre el alumnado de Primaria y Secundaria, a finales del pasado año 2020 se puso en marcha la figura del ‘Policía Tutor’, con la creación de dos puestos dedicados al ámbito educativo dentro de la plantilla policial.

El Policía Tutor supone un cambio de filosofía en el cuerpo policial caravaqueño, con un compromiso activo, colaborativo y continuado con la comunidad educativa. Los agentes trabajan en colaboración con las direcciones y departamentos de Orientación de los centros del casco urbano y pedanías. Entre los objetivos de su labor se encuentra la mejora de la convivencia escolar, la prevención de ciertas conductas negativas para su desarrollo o la resolución de conflictos, contando para ello con agentes ampliamente formados en la materia.

Las principales funciones de los policías tutores pasan por actuar frente al absentismo; prevenir e intervenir en casos de acoso escolar y uso ilícito de las tecnologías; vigilar y proceder conforme a la Ley en temas relacionados con el consumo o tráfico de drogas y la realización de charlas informativas y campañas de concienciación en áreas como la Educación Vial. Entre sus cometidos también figura la vigilancia de los exteriores de los centros educativos y zonas públicas aledañas frecuentadas por los menores, así como la mejora de la seguridad la circulación rodada y peatonal.