CCOO Enseñanza

CCOO Enseñanza está recibiendo cientos de denuncias de maestros y maestras de la práctica totalidad de los colegios públicos de la Región en el sentido de que es imposible adaptar las aulas a lo dispuesto por la Consejería en la Guía para el inicio del curso 20/21.

 Cuando se establece la distancia de seguridad de un metro y medio entre alumnos y el maestro o maestra, es prácticamente imposible que quepan más de 13-14 puestos escolares y cuando se establecen 20 puestos escolares es imposible mantener la distancia de seguridad. Semejante circunstancia se está dando también en los IES cuando se intenta adecuar las aulas al aforo de 24 o 28 alumnos según nivel educativo.

CCOO Enseñanza, que denunció la situación ante Inspección de Trabajo, anima al profesorado a dar publicidad a estas situaciones, documentarlas gráficamente y a presentar denuncias ante la inspección laboral y educativa.

 La Federación de Enseñanza de CCOO RM reclama el establecimiento de ratios máximas de 15 alumnos/as en todos los niveles educativos y la contratación del profesorado suficiente para atender los grupos escolares de este tamaño. A este respecto el sindicato CCOO denuncia la falsedad en cientos de aulas, todas las que tienen más de 25 alumnos/as, del anuncio de la reducción del aforo a 20 personas en primaria. De hecho en un aula con 28 alumnos (hay decenas así) el aforo será de 22 alumnos dos días a la semana y de 23 alumnos los otros tres días.

CCOO Enseñanza denuncia también la exigencia al profesorado, que se hace en multitud de centros, de que aporte sus propios medios informáticos: portátiles, tabletas o móviles, ante la inexistencia de estos recursos en los colegios para poder realizar reuniones virtuales.

Finalmente CCOO Enseñanza lamenta la confusión normativa y la falta de criterio unificado que está llevando a que en diversos centros educativos se lleven a cabo reuniones presenciales de decenas de docentes en espacios cerrados. CCOO Enseñanza reclama que se recurra preferentemente a las reuniones virtuales como medida básica de precaución y de protección de la salud de todos nuestros docentes y especialmente de aquellos y aquellas que pertenecen a grupos de mayor riesgo ante el COVID-19.