JAIME PARRA

En un pequeño pueblo del Noroeste de Murcia llamado Benablón, y a tan solo cinco minutos de la emblemática Ciudad Santa de Caravaca de la Cruz, se encuentra el alojamiento rural Casa Chirreas, un paraje exclusivo tanto por lo que alberga en su interior como por lo que le rodea.

Piscina de Casa Chirreas

Piscina de Casa Chirreas

Su gran encanto es que mantiene la esencia de la casa que en 1944 construyó el matrimonio formado por Juan Berbell y Dolores Montero, abuelos de la propietaria María Dolores Berbell, quien junto con su marido Pedro Antonio García, la ha reformado para comodidad del turista manteniendo la esencia y el mobiliario y decoración de gran valor y antigüedad.

Una estancia cálida en invierno y fresca en verano, un lugar idóneo para descansar con la familia o con los amigos.

Casa Chirreas de parcela independiente y con capacidad para doce personas cuenta con salón comedor, cocina, dos baños, uno de ellos adaptado a minusválidos.

Interior de Casa Chirreas

Interior de Casa Chirreas

Asimismo dispone de barbacoa y horno de leña, piscina de agua salada y parking privado.

Casa Chirreas, en plena naturaleza, es una oportunidad para conocer la fauna y flora de la comarca del Noroeste mientras se realiza una ruta de senderismo. Su ubicación permite visitar en poco tiempo monumentos como La Ermita de la Encarnación o el Castillo de Caravaca, así como el yacimiento arqueológico de la Cueva Negra.

Incluso estos días de descanso pueden aprovecharse para aprender unas nociones de violín con la músico Noelia García Berbell, hija del matrimonio, que pertenece a la Orquesta de Cámara del Noroeste, donde se encuentran los grandes talentos de la zona.

Por si fuera poco, Casa Chirreas es capaz de dar el mejor servicio durante todas las estaciones del año,gracias a la ubicación estratégica en la que se encuentra y a la inmensa cantidad de actividades lúdicas de que dispone la zona.

Gracias a los fondos Leader, de cuya gestión se encarga Integral, Sociedad para el Desarrollo Rural, este matrimonio ha construido un alojamiento rural donde prima la tranquilidad sin ovlidar la diversión.

¿Se puede pedir más a este lugar de ensueño alejado de estrés, contaminación y ruido?