FRENTE DE ACCIÓN ESTUDIANTIL (FAE)

En el marco de la convocatoria a la huelga estFAEudiantil estatal que tendrá lugar el próximo 8 de Mayo desde FAE queremos dirigirnos al nuevo equipo rectoral de la UMU para trasladar nuestras reivindicaciones mínimas, que creemos imprescindibles para mejorar la educación de nuestra universidad. Esperando además la respuesta y ejercicio de cercanía que en elecciones se ha prometido con la comunidad universitaria.
Antes de expresar nuestras reivindicaciones de mínimos nos gustaría exponer nuestro punto de vista sobre la situación actual de la educación. En los últimos años se está produciendo un desmantelamiento de la educación pública que solo puede traer consecuencias negativas para la sociedad en general y en mayor medida para aquellas familias que disponen de rentas más reducidas.
Tras la implantación de Bolonia numerosas carreras han desaparecido, ha aumentado la inversión privada en la universidad pública, se ha reducido la posibilidad de compaginar trabajo y estudios, además de haber aumentado las horas lectivas y las prácticas no remuneradas. Todo esto sin nombrar la creación de las becas-préstamos que en realidad son hipotecas que se deberán devolver una vez terminados los estudios y empezada la vida laboral.
A la brutal subida de tasas que venimos sufriendo los y las alumnas de la universidad hay que añadirle el aumento desproporcionado de los requisitos para adquirir una beca. Estos requisitos impiden que estas becas cumplan la función para la cual fueron creadas que es permitir el derecho a la educación independientemente del nivel de renta que se posea.
Esto es solo un pequeño resumen de la triste realidad a la que los alumnos y alumnas de esta universidad se tienen que enfrentar en su día a día. Para tratar de mejorar esta situación el Frente de Acción Estudiantil plantea unos mínimos que consideramos de fácil alcance, siempre que esté en su mano:
• Exigimos una reunión con el nuevo equipo rectoral para trasladar estas reivindicaciones, la situación real del estudiantado y las posibles medidas que puedan hacer mejorar la calidad de nuestra universidad.
• Apoyo a las movilizaciones del próximo 8M por un sistema de becas que cubra las necesidades del estudiantado y contra las expulsiones de las y los estudiantes de las aulas por no poder pagar.
• Derecho a paro lectivo.
• B1 gratuito en todas las carreras universitarias.

• Referéndum sobre el calendario académico de exámenes (Julio-Septiembre), ya que fue impuesto por el anterior equipo rector.
• Restitución de un mínimo por alumno y curso para fotocopias gratuitas en las impresoras de la UMU, como ocurría en el primer curso académico. Además consideramos que las desproporcionadas subidas de tasas no mejoran la calidad de los servicios prestados por la UMU y pedimos su congelación y progresiva reducción.
• Unificación de los precios de los distintos servicios de reprografía.
• Obligación a los docentes a utilizar el servicio Aula Virtual correctamente y colgar el material de clase en la plataforma, con el fin de poder imprimir y disponer del material de la manera que mayor comodidad suponga para el estudiantado, sin necesidad de tener que trasladarse hasta el campus para sacar las fotocopias.
• Exigimos que las facultades estén disponibles durante los periodos de vacaciones, y la apertura de la Biblioteca General y el Aulario Norte del Campus de Espinardo en Navidad y Semana Santa, ya que en la Merced no cabemos todas las estudiantes.
• Ampliación del fondo social para becas y creación de un fondo de rescate eficiente, con el fin de que ningún/a estudiante sea expulsado/a de la Universidad por no poder pagar la matrícula.
• Reivindicar ante la CARM y el Ministerio una mayor partida presupuestaria que no obligue a la UMU a buscar financiación externa con entes bancarios y privados que eliticen y condicionen nuestro sistema universitario.
• Que el fraccionamiento de la matrícula sea más flexible, pudiendo elegir el plazo de hasta doce meses y el compromiso de que no vuelva a ser obligatorio realizarlo con una entidad bancaria en concreto, de esta manera se facilita de verdad el pago al alumnado y puede elegir la entidad que mejor condiciones le dé, evitando así posibles condiciones desfavorables.
• Revisión de las guías docente en cuanto a la aplicación del Plan Bolonia.
• Equiparación de los precios de los Máster a los de los Grados, con el fin de que estos no se conviertan en un medio que elitice la educación y no permita aumentar, aún más, la brecha social que impide el acceso a un futuro mejor.
• Que se manifieste a favor de la reducción de los requisitos de créditos exigidos para la concesión de becas, que en algunas ramas (Artes, Humanidades, Ciencias Sociales y Jurídicas) llega a alcanzar el 90% de los mismos. Además de la nota media de 6´5 para acceder a la parte variable de la beca que no cumple la función de permitir el derecho a la educación.