Ya en la calle el nº 1043

«Caravaca tiene un privilegio grande, tiene una estrella que ilumina», Lorca Planes

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

E. SOLER

En el ecuador de las fiestas de Caravaca, en honor a la Santísima y Vera Cruz, los caravaqueños festejaron el día de su patrona, en el día en el que la Iglesia celebra la festividad de la Aparición de la Vera Cruz, encontrada por Santa Helena (madre del emperador Constantino) en Jerusalén.

Fiesta de la Aparición de la Cruz y también día en el que la ciudad de Caravaca celebra la aparición milagrosa de su patrona, que según la tradición tuvo lugar en 1231.

“Celebrar el día de la Cruz es un honor y un reto, es un día hermoso en el que debemos preguntarnos: ¿Qué supone para nosotros?”. Con este planteamiento iniciaba el Obispo de Cartagena, Mons. Lorca Planes, su homilía durante la celebración de la Misa Pontifical de la Vera Cruz que tenía lugar en la parroquia de El Salvador, en el día central de las fiestas caravaqueñas.

El Obispo ha explicado que durante la Cuaresma, ese tiempo de preparación en el que “dejamos a un lado lo que nos esclaviza, miramos de forma especial la Cruz de nuestro Señor, el Cordero sin defecto cuya sangre se ha derramado como Nueva Alianza”. Mons. Lorca ha animado a los caravaqueños a permanecer fieles a esa Alianza como “embajadores de la Cruz y del corazón misericordioso de Dios”. “Caravaca tiene un privilegio grande, tiene una estrella que ilumina, que abre caminos, que nos indica dónde está el Salvador. Abre para nosotros las puertas de la esperanza.

La Cruz es el signo extraordinario de un caravaqueño y de cualquier cristiano del mundo”, ha destacado el Prelado, recordando además que es importante escuchar a Dios a través de la Palabra y también de los signos que la acompañan: “Se sabrá si escuchamos a Dios si lo notamos en el bolsillo, si tenemos gestos de caridad con los más necesitados”.

Presentes en la celebración estaban el párroco y un grupo de fieles de la parroquia de Santo Tomás Moro de la ciudad alemana de Oberhausen, hermanados desde hace unos años con la Cofradía de la Vera Cruz y la parroquia de El Salvador de Caravaca. Mons. Lorca ha querido tener un detalle con ellos y les ha regalado una réplica de la Santísima Cruz a través de la hermana mayor de la Cofradía caravaqueña, Elisa Giménez-Girón.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.