JAIME PARRA

“La participación es, o debería ser, el eje vertebrador de las políticas públicas en materia de juventud. Pero al estudiar el caso de los Presupuestos Participativos que se desarrollan en algunos municipios españoles desde principios de la presente década,se
observa como las edades jóvenes(15/29 años)permanecen, en general, al margen de esta experiencia”.


Escribía en 2010 Domingo Comas Arnau, y en la Región de Murcia en siete años nada había cambiado en este aspecto hasta que el área de Juventud del Ayuntamiento de Caravaca ha puesto en marcha unos presupuestos participativos, para lo que ha suscrito un convenio de colaboración con la Universidad de Murcia.
15.000 euros es el presupuesto con el que cuenta el alumnado de 3º y 4º de la ESO, 1º y 2º de Bachiller, ciclos formativos y FP para invertir en las siguientes áreas:juventud, asuntos sociales,turismo,cultura, medioambiente, nuevas tecnologías y deportes.
El proceso finaliza en el mes de mayo, y el equipo de investigación, dirigido por la profesora Antonia González Salcedo, con el equipo investigador formado por Cristina Moreno, Alberto Mora, Ramón Villaplana, Elena Oliva, José Manuel Mayor Balsas y María José Baena se encuentran finalizando las charlas informativas en los institutos de la localidad. Como auxiliares cuentan
con los corresponsales de juventud de Caravaca.
Papeleras en el casco antiguo, zona wifi en los parques (“¿pero en qué parque?”,trata de acotar el equipo de investigación, ya que el presupuesto participativo debe responder a varias características: poder llevarse a cabo entre mayo y diciembre de 2017;
ser competencia municipal (“mejoras en el mobiliario del Centro Joven, sí, pero no en las aulas del instituto”), ser viable
y técnicamente legal, entrar en el presupuesto de 15.000 euros y, por último, que responda al interés general), mejores butacas en el cine de verano, ayudas para la asociación en defensa de los animales… son algunas de las peticiones de los jóvenes caravaqueños.
“Al principio siempre alguien se lo toma en broma, y nos ha salido algún fumadero de marihuana, pero en seguida se lo toman en serio y hacen propuestas muy solidarias”,explican Elena, JoséManuel y María José. “Venimos muy condicionados de procesos municipales, y los mayores son, por así decirlo, canales más viciados, piden cosas individualistas.En cambio,los
jóvenes piden propuestas para todos, lo que quieren es hacer grupo”.
Los tres han trabajado como dinamizadores en los presupuestos participativos que, desde hace dos años, se llevan a cabo en Molina de Segura, municipio en el que cerca de dos millones de euros de presupuesto deciden los vecinos en qué invertirlo. En el segundo año votaron casi tres mil personas, en el primero cerca de seiscientas. Una de las claves para el aumento de la participación ciudadana fue introducir en su metodología las sesiones informativas. “Es fundamental informar a la gente”. En el caso de Caravaca los jóvenes además servirán de correa de transmisión, a su familia, por ejemplo, ya que conocerá de primera mano la experiencia en participación.
Entre los jóvenes ha calado la idea, ya que “tienen la sensación de que no se les tiene en cuenta. Se consigue así crear un sentimiento juvenil, que se pueden unir todos juntos para conseguir algo. Por primera vez, cuentan con voz y voto”.
Además de los delegados de clase y los corresponsales juveniles, han contado con otra ayuda inestimable, la de los profesores de los centros que les incitan a participar explicándoles que ésta es una oportunidad que no se ha dado nunca y que deben aprovecharla.
“Son los mayores del mañana, al educarlos en participación ahora, en el futuro ellos mismos se lo van a exigir a sus políticos”, terminan, añadiendo que una de la clave de que en Molina de Segura la experiencia continúe tras un cambio de gobierno es que los partidos políticos se llegó al acuerdo de que la participación ciudadana no sería motivo de confrontación.
La concejal de Juventud, Esther Poveda, ha destacado la ilusión que están mostrando los mil ochocientos jóvenes llamados a participar en los presupuestos y el esfuerzo de los centros. “Para nosotros, desde el primer momento, ha sido importante la implicación ciudadana en nuestras políticas y, antes de realizarla de manera general y a gran escala, hemos comenzado con
algo menos ambicioso en cuanto a presupuesto pero igual de importante, que los jóvenes sepan que cuentan y que son copartícipes de lasdecisiones que les afectan”.
La intención de la Concejalía de Juventud es que éste sea un punto de partida y, tras ver con el equipo de investigación de la universidad, qué se puede corregir y mejorar para el próximo año, donde los jóvenes volverán a decidir una parte del presupuesto municipal.
“En Caravaca trabajamos no solo para que los jóvenes expresen su voluntad en cuanto a presupuestos, sino para que su elección sea viable y en poco tiempo puedan ver cómo sus decisiones se cumplen”.