DIEGO CONESA/Secretario General del PSRM-PSOE

Los socialistas de la Región de Murcia tenemos un firme compromiso con el sector del calzado y con la población caravaqueña que está sufriendo las duras consecuencias de esta maldita pandemia. Un compromiso compartido con el Gobierno de España que escucha, que es sensible y que está ayudando de forma directa a los sectores más golpeados por esta crisis sanitaria. En este sentido, recientemente se ha aprobado el Real Decreto ley 5/2021, de 12 de marzo, de medidas extraordinarias de- apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la Covid-19. Un paquete de medidas que tienen el objetivo de seguir protegiendo al tejido productivo, a nuestra economía y preservar el empleo. Entre las medidas aprobadas, que ascienden a un total de 11.000 millones de euros, cabe destacar la línea Covid de ayudas directas a autónomos y empresas por importe de 7.000 millones de euros. Estas ayudas están destinadas a las comunidades autónomas para que las canalicen hacia los sectores más afectados por la pandemia. No obstante, hay sectores muy localizados, como el del calzado, que también se han visto especialmente afectados sin que a nivel nacional superen los umbrales fijados en los criterios objetivos para poder acceder a estas ayudas. Ante esta circunstancia, el Gobierno de España, en el Consejo de Ministros del pasado 20 de abril, ha habilitado al Gobierno Regional de Murcia a que pueda añadir al listado de sectores elegibles de ayudas otros sectores como el del calzado. Con esta nueva medida del Gobierno de España, ¿a qué espera el gobierno de la Región de Murcia para incluir la industria del calzado en el listado de sectores que pueden recibir ayudas de entre 3.000 y 200.000 euros?

Estamos ante un sector muy importante en Caravaca de la Cruz, en la comarca del Noroeste y en el conjunto de la Región de Murcia. Un sector que llega a emplear aproximadamente a 2.000 personas y que exporta anualmente cerca de 100 millones de euros, estando conformado por pequeñas y medianas empresas caracterizadas por su valor artesanal, su alta calidad, su diseño y que se enfrenta a grandes desafíos en pleno siglo XXI como la digitalización, la sostenibilidad y la internacionalización. Consciente de la importancia del mercado norteamericano para el sector, quiero mostrar toda mi confianza en que no habrá nuevos aranceles que afecten a esta industria y haré todo lo que esté en mis manos para que finalmente no se pongan estos aranceles.

Es indudable que Caravaca de la Cruz es una ciudad que destaca por la importancia de la riqueza cultural y patrimonial de su Conjunto histórico que, sumado a su referencia como uno de los destinos de turismo religioso más importantes no solo a nivel nacional, sino también a nivel internacional, merece que las administraciones se impliquen en su puesta en valor y conservación.

No he querido dejar pasar la oportunidad para comprobar in situ la evolución de las obras de restauración de la fachada y de reparación de las cubiertas de la Basílica de la Vera Cruz. Un proyecto en el que trabajamos intensamente en mis años de delegado del Gobierno, mano a mano con el anterior alcalde socialista, Pepe Moreno, y en coordinación con el Ministerio de Fomento y el Ministerio de Cultura. Trabajo cuyos resultados han permitido que la financiación de la esta necesaria intervención en un Bien de Interés Cultural de altísimo valor, se incluyera en los fondos que se generan para “1,5% cultural”, lo que supone que sea el Gobierno de España, demostrando su compromiso con la Región de Murcia, el que se esté haciendo cargo del 75% del gasto que implica esta inversión que asciende a un total de casi 700.000 euros.

Por otro lado, la Declaración de la Fiesta de los Caballos del Vino como Patrimonio Inmaterial cultural de la Humanidad por la UNESCO que ha supuesto un orgullo no solo para la ciudad de Caravaca de la Cruz, sino para toda la Región de Murcia, debe de traducirse en la plasmación de actuaciones que ayuden a fomentar el reclamo turístico que merece tal reconocimiento.

La ampliación de las obras de rehabilitación de la Casa-Museo de los Caballos del vino, que supone la adecuación de la tercera planta y la bodega subvencionadas con 105.000 euros de los Fondos Europeos, gestionadas en la anterior legislatura por un Gobierno Municipal Socialista, deben ser un ejemplo, pero también un primer paso en la presentación de proyectos a la hora de conseguir fondos europeos para Caravaca.

En estas fechas estaríamos celebrando las maravillosas Fiestas en Honor a La Santísima Vera Cruz de Caravaca, unas fiestas que, por segundo año consecutivo, debido a la pandemia, no se pueden celebrar, quiero aprovechar esta líneas para mandar todo el apoyo, el cariño y ánimo al pueblo de Caravaca.

Ese sentimiento profundo de tristeza solo lo puede apaciguar con la convicción de que estamos actuando con el grado de responsabilidad que requiere esta situación extraordinaria.