Caravaca de la Cruz da los primeros pasos para convertirse en un destino turístico inteligente, tras la reunión que los concejales de Turismo, Gloria Gómez, y Cultura y Nuevas Tecnologías, Óscar Martínez, mantuvieron con un equipo de profesores de las universidades de Murcia y Alicante.

Caravaca de la Cruz da los primeros pasos para convertirse en un destino turístico inteligente, tras la reunión que los concejales de Turismo, Gloria Gómez, y Cultura y Nuevas Tecnologías, Óscar Martínez, mantuvieron con un equipo de profesores de las universidades de Murcia y Alicante.

En dicho encuentro, los profesores, entre los que se encuentra Ramón García, natural de la pedanía de Archivel, presentaron un proyecto de I+D+I, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, para el que a nivel nacional se han seleccionado, como destinos de interior piloto, a los municipios de Caravaca de la Cruz y Taramundi (Asturias), junto a otros seis destinos urbanos y del litoral.

“Hemos mantenido una primera toma de contacto con el equipo de especialistas que se van a encargar a partir del próximo mes de septiembre de desarrollar los estudios”, según ha informado Óscar Martínez. El proyecto –ha puntualizado el concejal- está respaldado por la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas, Segittur.

El planteamiento de destinos inteligentes busca la transformación progresiva del modelo turístico español, basándose en los conceptos de innovación, tecnología, sostenibilidad y accesibilidad. Entre los objetivos se encuentra adaptarse al comportamiento del turista, que ha cambiado notablemente la manera de planificar y vivir sus vacaciones, para lograr una gestión más eficiente y una mayor rentabilidad y competitividad en el sector.

Segittur define a un destino de turismo inteligente como un espacio turístico innovador, accesible para todos, consolidado sobre una infraestructura tecnológica de vanguardia que garantiza el desarrollo sostenible del territorio, facilita la interacción e integración del visitante con el entorno e incrementa la calidad de su experiencia en el destino y la calidad de vida de los residentes.