José Carlos Gómez/Concejal de Turismo de Caravaca de la Cruz

La finalización de 2019 y comienzo del nuevo año, marcan un antes y un después para el turismo de Caravaca de la Cruz. Para los retos que esta ciudad está llamada a asumir durante un 2020 cargado de oportunidades que este equipo de Gobierno va a rentabilizar, para el fomento de la marca turística Caravaca de la Cruz.

Despedimos 2019 con un entusiasmo renovado, gracias a decisiones que nos han permitido demostrar gestión  y eficacia. Por encima de todo. La esperada disolución de Caravaca Jubilar ha sido un punto de partida relevante y útil, esperado por unos ciudadanos sonrojados con el recuerdo de aquel pleno, el de 2015 en el que PSOE aprobaba y anunciaba la disolución de Caravaca Jubilar.

Ha llovido mucho desde entonces hasta hoy, cuatro años después, cuando este asunto por fin se ha disuelto.  En beneficio del turismo de la ciudad y de sus vecinos, quienes podrán disfrutar de nuevas nuevas opciones culturales y patrimoniales.

Otro ejemplo ha sido la XVI edición del Mercado Medieval de  Caravaca. Un evento cuyo crecimiento nos ha permitido confirmar que hemos iniciado un camino que Caravaca debe continuar, por los beneficios presentes y futuros que generará durante los próximos años.

Nos acercamos a 2020 y lo hacemos desde el entusiasmo, por las oportunidades que Caravaca tiene por delante. Nuevos logros  que fortalecerán nuestro ecosistema turístico, beneficiando tanto a ciudadanos como a profesionales y en general, a todos los agentes de la ciudad implicados en el turismo. La inversión de 90.000 euros recientemente aprobada por el Gobierno de la Región de Murcia y destinada a la señalización y mejora del Camino del Norte se suma al optimismo de las oportunidades que el año 2020 traerá a Caravaca.  Un año que sin duda, escribirá otra página histórica, con acontecimientos como la esperada declaración de la fiesta Los Caballos del Vino como Patrimonio Inmaterial de Humanidad por la Unesco. Un reto en el que este equipo de Gobierno se ha volcado y pudimos promocionar, con el apoyo de la Infanta Elena de Borbón, en la reciente edición de la Horse Week. Esta declaración de la Unesco, en la que tenemos absoluta fe, volverá a situar a Caravaca de la Cruz en el mapa del turismo internacional y a devolver la ilusión a sus ciudadanos. También a recuperar el orgullo de pertenecer a una ciudad como esta, que ha perdido demasiado tiempo con proyectos estériles que no han sabido utilizar el potencial que supone ser una ciudad situada en la primera división del turismo religioso de toda España, a la que avala su tradición y rico patrimonio, dinamizado por fiestas y eventos ofrecerán sorpresas en 2020, y en los que nos vamos a volcar desde el compromiso y la ilusión.

Trabajaremos en firme. Estaremos presentes en las ferias y eventos turísticos más relevantes. Impulsaremos las acciones de promoción que necesita Caravaca para continuar estando a la altura de lo que representa. Nos deparan meses de mucho trabajo en los que vamos a reforzar nuestra presencia en los canales profesionales, periodísticos e informativos, afianzando el Networking con alianzas de promoción turística que permitan fidelizar a los visitantes con un producto “a medida”: la rica herencia cultural e histórica que alberga esta ciudad. Y no perderemos tiempo en nada más, conscientes de que Caravaca necesita una puesta en común con el entusiasmo necesario para involucrar a la iniciativa pública y privada, y marcar entre todos, los ejes del crecimiento que experimentará como destino turístico durante los próximos años.