FELIPA GEA/Psicóloga, Sexóloga y Neuropsicóloga/

ESPACIO DE ALCOBA

Vuelvo a daros la bienvenida a esta sección dedicada a la Ciencia del Sexo y hoy he decidido hablar sobre un tema poco tratado, pero muy necesitado de tratamiento, como es la sexualidad en el cáncer de mama. Son cada vez más las mujeres que se enfrentan a este cáncer y, por este motivo, se celebra cada 19 de octubre el “Día Mundial del Cáncer de Mama”. Y, como no puede ser de otra manera, el tema de la sexualidad es transversal en las fases de diagnóstico, tratamiento y supervivencia al cáncer de mama. Os dejo una petición que recibí por parte de una lectora la semana pasada.

Buenas tardes, Felipa.

Hace poco me detectaron un cáncer de mama y tengo mucho miedo a que me corten el pecho. Creo que mi marido ya no me mirará como antes, aunque yo tampoco sé si me sentiré tan mujer si esto ocurre. Me gustaría que hablaras en tu proxima sección sobre cómo afecta el cáncer de mama en la sexualidad.

Muchas gracias de antemano.

Según las investigaciones, el 50% de las mujeres que tienen o han tenido cáncer de mama sufren alteraciones en su vida sexual. Es muy común que aparezcan ciertos factores que tienen a recudir la respuesta sexual y a alterar la percepción de intimidad en ellas y su vida, como pueden ser: fatiga, menopausia temprana, sensación de sofoco, dolor en la relación sexual (dispareunia), cambios del estado de ánimo, sequedad vaginal, etc.

A parte de estos factores más visibles, existen otros que hay que tomar en cuenta. Pues los pechos (o mamas) suelen tomarse como un símbolo de feminidad y sexualidad en nuestra sociedad, por lo que la mastectomía puede tener un efecto devastador en las mujeres que la sufren. Esta intervención hace que la imagen de estas mujeres se vea afectada y, por ende, sus relaciones con el entorno también. Cualquier destrucción es un atentado contra la estructuración psíquica del sujeto, especialmente si esta destrucción se lleva a cabo en el aspecto exterior y más cuando es por imposición.

Sufrir un cáncer es un suceso duro de por sí, es una carrera de fondo hacia la lucha y también hacia la aceptación. Lo que pasa es que ese suceso suele venir acompañado de otros muchos que hacen esta carrera todavías más difcil de lidiar. Todos estos sucesos repercuten en la vida en general y en la vida sexual en particular de las personas que lo sufren. Entre los factores físicos y psicológicos que afectan a la sexualidad de las personas con cáncer entrontramos los siguientes:

– Factores físicos: el deterioro fisiológico y orgánico como consecuencia del cácer; el deterioro general secundario y de repercusión directa en la función sexual a causa de las terapias oncológicas (cirugía, quimioterapia, radioterapia…); y la posible contribución a los problemas sexuales de los medicamentos usados para tratar el dolor, la depresión y otros síntomas.

– Factores psicológicos: cambios en la imagen corporal después de la cirugía; miedos y/o depresión secundaria; y posibles tensiones en la relaciones que ocurren de manera secundaria al cáncer.

Las tetas son el símbolo más claro de feminidad que existe de manera social y cultural. Éstas son el imán de las miradas, un adorno erótico que nos ha brindado la naturaleza. No es tonto relacionar la obsesión por ponerse tetas más grandes con esta simbología y concepción, pero de ésto habreremos más adelante. Aunque sí hay que reconocer que la cirugía plástica tiene repercusiones psicológicas muy positivas en los casos de cáncer de mama.

Las mamas tienen una función de reproducción sexual y engloban la integridad corporal de la mujer. Cuando te extirpan un pecho, además del miedo al cáncer tienes que afrontar la imagen que te devuelve el espejo. Por este motivo, en estas situaciones es imprescindeble hacerse cargo de la autoestima, algo que se logrará de manera más efectiva si la pareja participa como agente activo. Esto último tampoco es tarea fácil, pues la pareja también va a tener que atravesar un afrontamiento y aceptación respecto a la nueva situación dada, y tendrá que aprender a enfrentar el miedo a mirar, tocar y sentir los cambios producidos por el cáncer. Se hace necesario enfrentar el rechazo a la nueva cicatriz junt@s y para llegar a ello es esencial la comunicación, la honestidad, el respeto y el cariño.

Como ya sabéis, yo sigo esperando vuestra colaboración a través de las distintas vías que he puesto a vuestra disposición. El objetivo de esta sección es ayudaros, así que no me cansaré de esperar.

– Correo electrónico: espaciodealcoba@gmail.com / felipagea@gmail.com

Página web: www.espaciodealcoba.com

Redes sociales: Facebook (@espaciodealcoba / @felipagea), Instagram (@espaciodealcoba) y Twitter (@espaciodealcoba)

Carta tradicional: Avenida de Murcia, 87. Bullas (Murcia), 30180.