El Ayuntamiento de Bullas, a través de su Policía Local, va a llevar a cabo entre los días 27 de julio y 2 de agosto, una campaña de control del ruido de motocicletas y ciclomotores, para dar cumplimiento con ello a la normativa contenida tanto en la Ordenanza Municipal de Circulación, como en la Ordenanza para la Protección del Medio Ambiente frente al ruido.
«Debemos recordar que la realización de dichas pruebas de control por la Policía Local resulta obligatoria, y la negativa de los conductores a que las mismas se lleven a efecto supondría la inmediata inmovilización del vehículo y su trasladado a las dependencias municipales» ha dicho en este sentido la concejal de Seguridad Ciudadana, Mati Guillén.

Si como consecuencia del control efectuado se constatarse que el vehículo infringe la normativa sobre ruidos o gases, el conductor dispondrá de un plazo único de diez días para subsanar las deficiencias. De no proceder de ese modo se iniciará el correspondiente expediente sancionador, siendo la sanción prevista en las Ordenanzas citadas de 72 euros, sin perjuicio de que se pueda llevar a cabo el precintado del vehículo.